Mauro Altieri: “Estoy podrido de tantas malas, soy el primero que quiere ver a Olimpo mucho mejor”

Se hizo esperar, pero dio la cara

Mauro Altieri: “Estoy podrido de tantas malas, soy el primero que quiere ver a Olimpo mucho mejor”

23/4/2019 | 06:00 |

Mano a mano con el presidente aurinegro, casi una hora y media de charla, 30 preguntas y respuestas que van a dejar pensando a más de un hincha. Hoy, la primera parte de la nota, como para ir entrando en clima.

Fotos: Emmanuel Briane y Archivo-La Nueva.

Por Sergio Daniel Peyssé / speysse@lanueva.com

   El descenso de Olimpo le pegó durísimo. A tal punto que, estresado, triste y con temor a enfermarse, se recluyó en su hogar durante casi una semana, con el uso de su teléfono celular restringido y alejado completamente de las redes sociales y de esa mala vibra que, según él, giró en torno al mundo aurinegro y de un equipo que, en un año, bajó de Primera a la B Nacional y de ahí al Federal A.

   Después de 7 días de esa “desgracia” deportiva, el presidente olimpiense dio la cara y, en una hora y 15 minutos de nota con La Nueva., habló de todo, de lo que pasó y de lo que vendrá.

   Fueron 30 preguntas, con respuestas jugosas y análisis profundos, aunque hoy ofrecemos la primera parte, la mitad de la entrevista, como para que usted entienda que Altieri necesitó de tiempo y espacio como para brindarle las mejores explicaciones a los socios, a los hinchas y a los simpatizantes del club de sus amores.

Arrancamos...

   1) —¿Ya superaste el duelo?

    —No, pero lo voy tolerando. Tal vez perdure hasta el arranque del torneo Federal (en el mes de septiembre), y sé que se va a ir cuando vea que el equipo funciona como pretendemos, cuando empiece a pelear arriba y cuando me de cuenta de que vamos a estar en condiciones de volver a la B Nacional en una temporada.

   “Por madurez y para no seguir dándome manija, me guardé en mi casa, tratando de descansar y despejar la mente. El descenso fue un golpe durísimo; nadie imagina lo que significa, para un dirigente, tener que soportar cuestiones como estas. Aunque estoy bien de salud".

   2) —¿Qué cambió en tu vida con el descenso consumado?

   —Si antes de que arranque el torneo de la B Nacional me decías que esto iba a pasar, te contestaba que iba a ser imposible de tolerar. Jamás me imaginé que podía llegar a aguantar lo que aguanté. Con tristeza, pero con una evaluación profunda de los errores cometidos y con una sincera autocrítica, estoy saliendo adelante. Tengo fuerzas, por eso cuento la verdad.

   “Lo que cambió fue la realidad; se modificó el escenario, y te tenés que reponer para seguir adelante. Después de unos días de mucho pensar, ya empecé a trabajar, a ir al club, a hacer lo que me corresponde, tanto para mi como para Olimpo. No estoy nervioso, ni molesto, ni intranquilo, pero sí tengo unas ganas tremendas de poder salir de la malaria. Es agobiante ver que todo va mal, y eso me tiene recontra podrido”.

   3) —¿Por qué borraste la cuenta de twitter y no apareciste más en las redes sociales?

   —Porque me cansaron. A tal punto que ya no miro la redes sociales. Me cansó el opinólogo poco constructivo, el anónimo que comenta cualquier barbaridad, el que no se cansa de faltarme el respeto y el que te agrede sin darte una solución. Eran cada vez menos los hinchas con los que podías debatir, que te permitían ver distintas realidades y te ayudaban a crecer y mejorar.

   “Siempre fui de discutir, coincidir o discrepar, pero esa gente que solo destruye, que se alegra más de las tragedias que de los éxitos, para mi son inútiles sociales. Y que las redes, hasta hoy, los ampara perfectamente”.

   4) —¿Está todo bien con tu Comisión Directiva, me refiero a si limaron asperezas y dejaron de lado diferencias personales pensando en el bien del club?

   —Todo bien. Te voy a poner un ejemplo: si a vos te va mal, si te quedás sin laburo, si tu señora no puede ser el sostén de la familia y no te sale una bien, en tu casa te vas a pelear hasta por la posición de un tenedor en la mesa o por si el volumen del televisor está alto. Y es normal. En el caso nuestro, los dirigentes, nos tenemos que dejar de joder, traccionar juntos y salir hacia adelante.

   “En esta Comisión, cada uno tendrá que hacer lo que mejor sabe hacer, pero no en forma solitaria, sino respetando un grupo de trabajo. Si entendemos eso, está y va a estar todo más que bien”.

   5) — La última reunión de CD fue para resolver si seguían trabajando juntos o no. Ganó el sí. A vos, ¿te llamaron la atención, fuiste el dirigente que más veces tuvo que pedir perdón?

   —No me retaron y siempre pido perdón... (risas). Soy de equivocarme, pero me equivoco por hacer y no por mirar. Estoy a punto de cumplir 39 años y tengo la conciencia tranquila para decir que nunca erré con mala intención.

   “Me equivoco porque las decisiones que se toman acá son casi instantáneas, no tenés tiempo para analizar o pensar en una posible solución. Estás en el medio de la crisis, y en las crisis tenés que tomar decisiones porque sino se va todo al diablo. Es más, perdí tanto como el club”.

   6) —¿Perdiste tanto como el club? No entendí...

   —Hicimos mucha fuerza para pagarle a Plaza Colonia el pase de “Paco” Rodríguez porque corríamos el riesgo de que nos quitaran 6 puntos. Y, la verdad, ese dinero lo podíamos haber ahorrado, porque 6 unidades, tal vez, no hubiesen cambiado el destino que nos tocó. Siempre fui a fondo para que saliera todo bien, quise cumplir porque otra forma de salir del paso no conozco, pero pudo haber sido un error.

   “Si nos quedábamos con ese dinero, podríamos haber reforzado el plantel, pero la jugada salió mal. Quedamos mancos y mal parados, pero nunca nos sentimos muertos”.

   7) —A algunos dirigentes les molestó que hayas tomado decisiones en forma personal y sin consultarle a nadie. ¿Te lo hicieron saber?

   —¿Cómo cual?

   8) —Por ejemplo en diciembre, en pleno receso de la B Nacional, que hayas destinado un dinero importante a la construcción de una cancha de básquet de cemento en el complejo de Teléfonos cuando era necesario reforzar al equipo de fútbol.

   —Lo expliqué en Comisión Directiva. La idea fue innovar en el predio, fortalecer la relación con las nuevas autoridades de Teléfonos y que exista la intención de ambos lados para prolongar el contrato por el alquiler y el uso que la da Olimpo al complejo. Teléfonos, para nosotros, es un socio estratégico.

   “Ese dinero que se destinó para la cancha de básquet no generaba ningún cambio en la economía del club. El impacto fue mínimo. Además, y le podés preguntar a cualquier dirigente, la mayoría de los ingresos que recibió la entidad, fueron derivados al fútbol. Nunca me corté solo, y siempre tomé decisiones para el bien de la institución. Soy y me siento el presidente...”

   9) — (Interrumpiendo) Le guste a quien le guste...

   —Las determinaciones hay que tomarlas para progresar; no puedo esperar sentado a que me traigan las soluciones. En lo deportivo salió todo mal, pero la cara siempre la pongo yo. Me hago cargo de las resoluciones que tomé, de los errores que cometí y de las consecuencias que tuve y tengo que soportar.

   “No reniego de mi equipo de trabajo, pero asumo las responsabilidades y las enfrento. Cuando no se decide nada en conjunto, la decisión la tomo yo o el que considero que la tiene que tomar. Se invirtió en el complejo de Teléfonos para que empiece a funcionar una colonia de vacaciones que le generó y le va a seguir generando ingresos al club. Hay que escuchar la historia completa, porque no se hace nada que no tenga un beneficio para el club”.

   “Las decisiones que tomé fueron con total convencimiento. Nadie me preguntó de que manera gasté el dinero, pero todos tienen la potestad de revisar hacia donde se derivan los pocos fondos que ingresan a Olimpo. Nadie me consultó como se cubrieron ciertas necesidades financieras, pero de alguna manera se cubrieron. Si esperás que el de al lado haga las cosas, cuando se equivoca sos el primero en caerle con todo, y eso es algo que destesto completamente. Soy muy leal y veo todo con buena fe”.

   “No es fácil manejar distintos temas a la vez, pensar y querer mirar hacia adelante cuando tenés que tener el plantel al día, el club ordenado, saldar deudas constantemente y bancarte embargos. Y todo eso, en definitiva, recae sobre vos”.

   10) —¿En algún momento sentiste que te dejaron solo?

   —Honestamente no creo que los dirigentes que me acompañan se hayan enojado por decisiones que tomé. No le doy trascendencia a eso y tengo la sensación de que estamos amargados porque no se dio el objetivo deportivo, que terminó afectando a la parte institucional y a toda una ciudad. Por ahí no tomamos medidas preventivas y se terminaron notando mucho más las reactivas. Son posturas y formas de pensar, y todo forma parte del escenario directivo.

   11) —Tras el descenso consumado, ¿pensaste en renunciar?

   —No. La única vez que dudé fue en diciembre, a días de la asunción como presidente, por un problema de salud de mi papá (Julio). Una insuficiencia renal se le hizo crónica y, como lo vi tan mal, le pregunté si quería que deje el club para estar al lado de él. Mi viejo era la prioridad en ese momento.

   “Olimpo descendió y la amargura es total, pero de ahí a pensar en abandonar el club hay un paso gigantesco que jamás se me ocurrió dar”.

   “Si el socio no está conforme con lo que venimos haciendo como Comisión Directiva, hay organismos estatutarios que lo amparan para reclamar de alguna manera. Se pueden autoconvocar, pedir una Asamblea... Yo no me represento a mi mismo, estoy al frente de un grupo de trabajo que fue elegido para comandar de la mejor manera a la institución. El club es de los socios, y ellos pueden tomar decisiones por el bien de Olimpo sin importarle si afectan a Mauro Altieri o a su Comisión Directiva”.

   12) —¿Cómo van a hacer para mantener semejante estructura institucional y deportiva en un Federal A?

   —Debemos generar más y mejores actividades para estar más adaptados a la lógica moderna de turno. No se puede seguir como veníamos. Estoy trabajando en dos proyectos: Olimpo debe ser un club con visión superadora y elegir, para autofinanciarse, el camino de la captación, la formación, la competencia y la venta de futbolistas.

   “Es necesario abrirnos a un mercado con gente interesada en nuestra materia prima. Si logramos una relación directa con posibles negociadores, podemos mejorar los precios y vender calidad made in Olimpo. Con las ventas, el club corregiría el déficit corriente crónico mensual y podrá empezar a tener capacidad de ahorro, una palabra que hoy por hoy desconocemos”.

   “Olimpo debe representar mucho más que a Bahía. Tiene que conseguir una imagen positiva, que las marcas vean que hay una vinculación sana y saludable del fútbol local, nacional e internacional con el club. Más allá de los errores que se pueden cometer o no, hay que terminar con eso de alquilar un equipo nuevo año tras año”.

   “Para solventar los gastos de la estructura se necesitan conseguir inyecciones financieras, además de generar ventas que nos permitan bancar una determinada campaña futbolística. También valorar y ofrecer nuestra marca, buscar nuevos canales para la venta de la imagen del club y, por qué no, evaluar si surge un eventual gerenaciamiento”.

   13) —¿Cumplieron con los pagos atrasados a empleados y proveedores?

   —Parcialmente. Se pagó hasta febrero. Nos reunimos con ellos, asumimos el compromiso y lo estamos cumpliendo. El plantel profesional está al día.

   14) —¿Se tomarán medidas drásticas para reducir parte de la infraestructura?

   —Nunca quise tomar medidas drásticas. Ahora, que nadie crea que esto es Disneylandia. La realidad se decide por sí misma. Tenemos que hacer que el club sea eficiente. El empleado que vea que está perdiendo el tiempo, que no está haciendo nada, debe preocuparse por buscar algo que garantize que es productivo y que engrane en el bien general del club.

   15) —Antes del último partido con Quilmes, Marcelo Broggi aseguró su continuidad como DT de Olimpo, pero tras el 1-3 frente al “cervecero”, en sus declaraciones se percibieron ciertas dudas. ¿Qué pasó que el hincha no sabe?

   —Broggi se calentó terriblemente con el descenso. Para él Olimpo es un club de Primera, y no le entra en la cabeza que haya bajado al Federal A. Está enojado, le quería ganar a Quilmes para irse de vacaciones tranquilo. Lo entiendo y me alegra que sienta eso por Olimpo; es un entrenador que va para adelante como loco, con un cuerpo técnico ejemplar. Va a continuar al frente del equipo; es su deseo y también el de todos nosotros.

   “Es cierto que para continuar estableció algunas condiciones. Quiere un equipo para pelear, y esa es nuestra idea también. No pensamos en otra cosa que no sea formar un equipo competitivo para volver a ascender en un año".

   “Nos pidió que se mantenga la estructura, la utilería y la misma forma de trabajar. Eso está, va a seguir tal cual estaba. Incluso estamos mejor posicionados que varios equipos de la B Nacional. Debo decir que Olimpo se fue perfeccionando en todos los aspectos. Para seguir creciendo necesitamos una cancha de césped sintético para las categorías formativas, mejorar el gimnasio de pesas y también los campos de juego. Estamos en eso, vivo con la esperanza intacta de ver a un Olimpo mejor. Lo vamos a lograr".

(Mañana no te pierdas la segunda parte de la nota, más en futuro que en pasado y con un mensaje de Altieri para todo el mundo aurinegro).

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias