Néstor Mancini: "Es hora de buscar diversión por otro lado"

Hoy se corre la penúltima fecha

Néstor Mancini: "Es hora de buscar diversión por otro lado"

8/3/2019 | 06:30 |

El Pato anunció su retiro al término de Estival 2018/19. A continuación, un repaso por su larga y exitosa trayectoria. 

Fotos: Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com

   Ante cada pausa o interrupción a su participación dentro de la categoría, siempre admitió tratarse de un “hasta luego”. Sin embargo, esta vez, para el medanense Néstor Mancini llegó el momento de decir adiós.

   Tras más de 32 años ligado al Midget, el Pato decidió ponerle punto final a su prolongada y exitosa carrera deportiva, en la cual supo conquistar la gloria en dos temporadas, triunfar en innumerables ocasiones y, por sobre todo, ganarse el respeto ajeno.

   El paso de los años (este año cumplirá 61), el desgaste lógico de tantas batallas, la falta de presupuesto y, además, los pobres desempeños logrados en la presente temporada, fueron señales más que suficientes para entender que es hora de colgar el casco.

   “Me cansé de tener que estar toda la semana enderezando el Midget. Esta temporada me la pasé casi todos los días en el taller arreglando el chasis, para volver a pista y llevármelo más roto. Siempre hay un toque con alguien, o estoy bien posicionado y pasa algo; una cosa atrás de otra. Pensaba estar este fin de semana largo disfrutando en familia y me la pasé soldando caños. Realmente cansa”, indicó el Pato, quien afrontará sus últimas dos competencias.

   “Además, con 60 años, los golpes se sientan más; también hay que pensar en eso. Este año seguí, porque arriba del auto me siento bien. No es que me está faltando o tenga miedo, como dicen algunos. Sigo acelerando y me la sigo jugando como siempre. Pero es hora de buscar diversión por otro lado. Es hora de dejar”, agregó.

   —¿Lo tenías pensado antes del campeonato o la decisión se dio sobre la marcha?

   —Arranqué la temporada bastante decidido a dejar. Me pensaba bajar el año pasado, pero hubo una nueva ilusión por poder correr con el ex auto de Esteban (su hijo), lo que me generaba mucha expectativa. De hecho, en la primera fecha entramos a la final. Pero después, se terminó todo ahí. No hubo más carreras buenas. Al contrario, siempre toques, accidentes o algo.

   —¿A qué se le atribuyen los malos resultados?

   —A la mala suerte. Pensaba hacer una temporada tranquila y con un buen auto, pero se dio todo al revés. En realidad el auto es bueno, no anda mal. Pero las cosas en carrera no se dieron para nada. Recuerdo hace tres fechas, en la semifinal, venía cuarto y Dupont (Brian) no levantó, me pegó de atrás y me dejó último. Cuando las cosas te salen al revés no hay caso.

   “Encima tampoco llega ninguna alegría de parte de Esteban, quien rompió el motor, el embrague, el diferencial, el distribuidor, etc. Una cosa de locos. Y eso que el auto se desarma y se revisa por completo como siempre. El último viernes venía rapidísimo e increíblemente se soltó el cable del distribuidor. Tanto lo de él como lo mío, fue por más mala suerte que otra cosa.”, lamentó.

   —Hace un par de temporadas, te diste el lujo de ganar y mostrar la vigencia. ¿Qué significó eso para vos?

   —Eso fue algo impagable. Siendo Esteban la prioridad en el taller, la idea nuestra era acompañarlo y divertirnos. Obviamente que si se podía ganar, bienvenido. Pudimos hacerlo, estuve algunas fechas segundo en el campeonato y con chances de ganar en más de una carrera. Hasta estuvimos a nada de hacer el 1-2 con Esteban en una final. Lástima que se paró esa carrera.

El Pato volador

   El apogeo midgístico de Néstor, padre de Esteban, actual subcampeón, y de Martín, quien también despuntó el vicio en algunas competencias, se dio a mediados de los 90´, época de transición para la actividad, con el cambio de escenario de Tiro Federal a Dublin.

   Por aquellos tiempos, la unidad amarilla del Pato, preparada íntegramente en su taller de Médanos, era protagonista indiscutible en casi todas las definiciones de campeonato...

   “Por más que me recuerden mucho por lo que hice en Tiro Federal, creo que mi mejor momento fue en Dublin. Además de ganar mi segundo campeonato (NdR: temporada 1997/98), logré estar siempre entre los 10 primeros y siendo protagonista”, argumentó.

   “La definición de mi segundo título resultó más de lo que esperaba. Fue mejor que el primero, porque no tenía el mejor auto y creo que lo gané yo. En el otro había logrado un muy buen rendimiento, a pesar de tener que definirlo en la última final (NdR: por medio punto sobre Sergio Torres). Hasta casi lo pierdo por un error mío, pero en la última vuelta pude recuperar una posición y ganarlo. Pero en Dublin, nunca tuve un auto tan contundente. Por eso, haberlo ganado como se ganó, me dejó muy satisfecho”, admitió.

   —¿Qué tenía de diferente aquel Midget del actual?

   —Por empezar, se trabajaba de una forma mucho más artesanal. Recuerdo que había mucha gente alrededor del auto, y el taller siempre lleno de colaboradores. Además me gustaba más cómo se competía mano a mano con los pilotos. Había algunos ásperos, lógicamente, pero existían otros códigos. Hoy me parece que hay un poco de mala intención; especialmente cuando se transita en las rectas; algunos no tienen problema en tirar al de afuera hacia el paredón. 

Los comienzos

   Poco tardó Néstor Mancini en demostrar sus aptitudes al volante de un Midget. Luego de su debut en la temporada 1987/88, el medanense bajó del N°47 al N°21.

   Sin embargo, su gran salto se produjo en la temporada 1992/93, cuando logró culminar con el 9° y afianzarse, de allí en más, en el top 10 de los siguientes campeonatos; hasta su alejamiento temporal a principios de 2002.

   El pico máximo de su carrera lo alcanzó en las temporadas 1994/95 y 1997/98, donde se consagró campeón en los circuitos de Tiro Federal y Dublin, respectivamente.

   En el primero, batallando a capa y espada con Sergio Torres y Gustavo Zennaro hasta la última final de la temporada (lo ganó por medio punto); y en el segundo, junto al propio Torres y Daniel Altamirano, también en la competencia decisiva.

   “Veníamos a ver las carreras de Melger (Juan Carlos) y eso me entusiasmó mucho. Gracias a un amigo, Oscar Pérez, empecé a correr. Le compré un chasis a Juan Carlos Salaberry, que tenía un motor de "Pancho" Palma (NdR: Peugeot 405), y con eso debuté. Después, a la temporada siguiente, armamos el primer chasis propio en Médanos, con un motor Dodge que me dio muchas satisfacciones. De ahí en más siempre seguí haciendo todo yo”, confesó.

   “En la tercera carrera de invierno que corrí, salí segundo en la serie, segundo en la semifinal y cuarto en la final. Lamentablemente, después no me fue bien por falta de presupuesto. Así y todo pinté el 21° y bajé varios números”, cerró sobre sus comienzos.

Nada en el tintero

   Más allá de alguna que otra diferencia de pensamiento hacia determinado piloto o dirigente, Néstor considera haber dejado una buena imagen entre sus pares y en la categoría en sí misma.

   “He tenido muy buena relación con todos. Con el único que no tuve trato fue con el ex Comisario Deportivo, Hugo Álvarez. Después estuve un tiempo enemistado con Gustavo Zennaro, pero ya se solucionó. No estamos como hermanos, pero nos saludamos y respetamos. En general estoy conforme por lo que he logrado. Siempre fui respetado y yo siempre respeté a todos”, dejó en claro.

   “He escuchado hablar de algunos pilotos que cuidan el auto o se guardan, pero yo no. Cuando me siento en el Midget, corro para ganar. Si no sale, no sale. Pero dejo todo en pista, agregó.

   “Me retiro conforme con lo hecho. Sí me hubiese gustado ganar un campeonato en Aldea Romana, para así completar un título en cada pista que corrí. Pero después gané varias carreras y disfruté mucho con mi hijo. Eso me deja muy conforme", cerró.

Ficha personal

   **Nombre: Néstor Mario Mancini

   **Nacimiento: 15 de agosto de 1958, en Médanos.

   **Debut: Temporada 1987/88 (Tiro Federal).

   **Cantidad de victorias: 18.

   **Primera victoria: 1 de enero de 1994, en la séptima fecha del Estival 1993/94.

   **Última victoria: 28 de noviembre de 2015, en la tercera fecha del Estival 2015/16.

   **Títulos: 2 (Estivales 1994/95 y 1997/98).

Sin margen de error

   Desde las 20:45, marche la primera de las últimas dos pruebas de fuego de este Campeonato Estival de Midget 2018/19, con disputa en el óvalo de Aldea Romana.

   Con 54 puntos en juego, y los quince aspirantes al título con chances matemáticas de alcanzar la corona, la quinta fecha del playoff promete sangre, sudor y lágrimas.

   Dos de los integrantes del selecto grupo, Emiliano Urretabiscaya y Gastón Pérez tendrán la obligación de trepar a lo más alto del podio al término de la programación; en caso contrario pondrán en jaque sus posibilidades.

   El resto, en tanto, a procurar sumar puntos gruesos y asegurar la candidatura de cara al próximo viernes, cuando se baje el telón con la disputa del último capítulo.

   ¿Se inscribirá un nuevo nombre en la lista de ganadores? De momento fueron 14 las máquinas que obtuvieron el mayor halago; cifra que, tranquilamente (no solo por los integrantes de playoff, sino  también por el resto del parque), puede aumentar.

  Quien se acredite la victoria recibirá de un flamante reloj Caterpillar, gentileza de Joyería Gasparino (local 12, Galería Plaza). Quienes ya tuvieron dicho halago, fueron: Luciano Franchi, Nicolás Macazaga, Luciano Vallejos y Roy Altamirano.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias