Pensando en el medio ambiente

Patagones lo logró: cerrará su basural a cielo abierto

15/12/2019 | 06:30 |

Con Viedma y San Javier, se puso en marcha un sistema asociativo para el tratamiento de los residuos urbanos.

Fotos: Agencia Carmen de Patagones

 

   Con la inauguración de las planta de separación y transferencia de residuos del sistema de Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos, en Viedma, se concretará el esperado cierre de los basurales a cielo abierto de Carmen de Patagones, la capital rionegrina y la localidad de San Javier, ubicada a pocos kilómetros al oeste de esta ciudad.

   El proyecto es el primero en el país que integra dos jurisdicciones diferentes como Buenos Aires y Río Negro y, además, es el último proyecto GIRSU sin costo para las provincias.

   En Carmen de Patagones se calcula que hasta enero continuará operativo el basural a cielo abierto, cuando se concrete el cierre definitivo de una pequeña zona de sacrificio donde hoy se está arrojando basura.

   “Estamos cambiando el paradigma del manejo de residuos sólidos urbanos en Patagones, Viedma y San Javier. Así, desde el municipio se da solución a un viejo reclamo de los vecinos que viven en los barrios aledaños al basurero local, sobre todo con las quemas”, explicó Guido Bergandi, coordinador del proyecto GIRSU por Patagones.

   Finalizadas las cuestiones administrativas, en Carmen de Patagones se llevarán los residuos al relleno sanitario, previo paso por la planta de separación y de transferencia.

   “La idea es, a mediano plazo, incorporar otras localidades, como por ejemplo Cardenal Cagliero que es una población pequeña y está cerca”, explicó.

   La planta de separación supuso una inversión superior a los 150 millones de pesos y permitirá que todos los residuos -separados previamente por los vecinos en los puntos de reciclado, en las campañas amarillas y en los dispositivos que se fijen para tal fin,  sean divididos según su clasificación. 

   Luego, el material reciclado podrá prensarse y embalarse para su reutilización.

   El lugar también cuenta con una playa de estacionamiento construida en altura, para que los camiones recolectores vuelquen los residuos no separados en una batea de  gran capacidad. Este recipiente se trasladará posteriormente hasta el relleno sanitario, reduciendo notablemente los costos de flete y traslado.

   En 1916, el jefe comunal maragato José Luis Zara y el hoy fallecido intendente de Viedma, José Luis Foulkes, firmaron el convenio para el trabajo conjunto de ambas ciudades en el ámbito del GIRSU. 

   El proyecto preveía  la construcción de un relleno sanitario, una planta de separación de residuos y el saneamiento del basural a cielo abierto, no solo de Viedma, sino también de Carmen de Patagones y San Javier.

   En este marco, los primeros movimientos del programa de Gestión Integral de los Residuos Sólidos Urbanos, se dieron en la segunda quincena del mes de enero de 2018.

   En principio, la obra demandaría una inversión de alrededor de 100 millones de pesos, financiada con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo, que fue aprobado por el Estado nacional, pero luego superó los 150 millones.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias