El hantavirus está lejos de Bahía, pero recomiendan extremar los cuidados

Por el contagio de roedores

El hantavirus está lejos de Bahía, pero recomiendan extremar los cuidados

12/1/2019 | 07:00 |

La infectóloga Laura Spadaro recomendó extremar los cuidados para evitar otras enfermedades.

El hantavirus está lejos de Bahía, pero recomiendan extremar los cuidados

Foto: Pablo Presti-La Nueva.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Aunque esgrimió que hay muy pocas posibilidades que se produzcan casos de hantavirus en nuestra ciudad, la infectóloga Laura Spadaro alertó sobre los cuidados que se deben tener sobre otra enfermedad transmitida por roedores: la leptospirosis.

   “El denominado `ratón colilargo', que es el responsable de transmitir la enfermedad por sus excrementos, vive en la zona cordillerana. No son las mismos roedores que se suelen ver en nuestra zona y por eso creemos que en Bahía Blanc hay muy pocas posibilidades de contagio de hantavirus”, comentó la doctora, quien se desempeña en el equipo de Diego Maurizi en el Hospital Municipal.  

   Y agregó: “A nivel país hay alrededor de 100 casos por año, pero en Chubut se dio la particularidad que trascendieron muchos casos en forma simultánea”.

   De acuerdo a lo manifestado por Spadaro, lo sucedido en Epuyén, donde murieron 9 personas, no es algo habitual.

   “En Chubut se produjo algo curioso, porque la transmisión se produjo de persona a persona, cuando lo usual son contagios esporádicos e individuales, generalmente producido en zonas rurales. Por lo que sabemos, una persona limpió una casa que estuvo más de un año cerrada, contrajo el virus y, ya con síntomas, acudió a un cumpleaños, donde contagió a muchas otras al toser o estornudar. Allí fue el foco de inicio del brote masivo”.

   Precisamente, la especialista en infecciones señaló que esta época del año es más propicia para la aparición de esta enfermedad.

   “Normalmente los casos aparecen entre septiembre y marzo, cuando hay mayor humedad. Los roedores están todo el año presentes, pero con el calor y la humedad tienen mayor actividad y circulación. Además, es la época que se comienzan a cortar pastos, a limpiar casos de verano, a ir a quintas a pasar el día o dar paseos por las sierras”.

   En Bahía Blanca, el último caso confirmado de hantavirus fue hace dos años, cuando una persona falleció, pero nunca se pudo establecer el lugar de contagio. 

   “Esta persona se encontraba viviendo hacía un mes en Monte Hermoso, en la zona del Sauce, pero llegó de Mendoza, que es otro lugar donde suelen producirse estos casos. El período de incubación es bastante prolongado, porque demora hasta 45 días para manifestar los síntomas”.

   Se transmite por inhalación. Esto ocurre al respirar en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente. También se puede contagiar por contacto directo al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores.

   “Es una enfermedad febril, que no tiene explicación de dónde proviene porque no presenta resfríos ni dolor de garganta. Suele producir dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, y a veces dolor abdominal y diarrea. En las fases más avanzadas genera compromiso respiratorio, como una neumonía atípica. Y en los casos más graves  afecta al higado”.

   Spadaro señaló que el hantavirus no tiene tratamiento.

   “No hay vacuna contra el virus. Muchos casos no sólo dependen de que se los trate a tiempo para evitar la muerte, sino a la respuesta inmunológica de cada persona. Lo que se hace es un tratamiento de sostén, de acuerdo a los órganos que se ven afectados”.

   En Bahía Blanca existen otras enfermedades relacionadas a roedores más frecuentes que el hantavirus. Por ejemplo, la leptospirosis. 

   “La leptospirosis sí está presente en los roedores urbanos, por así llamarlos. Tiene la misma forma de transmisión. Aunque en los últimos seis meses no hemos tenido casos, el consejo es que no hay que desmalezar patios, baldíos o terrenos sin los elementos adecuados, como son guantes y barbijos”.

   “Y si un lugar estuvo cerrado por bastante tiempo se aconseja ventilarlo por espacio de seis horas antes de ingresar a limpiarlo, con los mismos elementos de prevención. También se recomienda la limpieza humeda y evitar el barrido tradicional, porque el virus está en las partículas del ambiente”. 

Cinco claves sobre el hantavirus

   1) ¿Qué es? El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones silvestres (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.

   2) ¿Cómo se transmite? Por inhalación: Es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente. Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos infectados o las heces o la orina de estos roedores. Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores infectados y por vía interhumana: Puede transmitirse entre personas mediante el contacto estrecho con una persona infectada durante los primeros días de síntomas, a través de la vía aérea.

   3) ¿Cuáles son los síntomas?
   Los síntomas se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como “síndrome cardiopulmonar por hantavirus”, que puede llevar a la muerte si la persona no es internada a tiempo.

   4) ¿Cómo es el tratamiento?
   No existe tratamiento específico. Aquellos pacientes con síndrome cardiopulmonar por hantavirus deben ser asistidos en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias