Florencia invita a despertar los cinco sentidos

Florencia invita a despertar los cinco sentidos

16/9/2018 | 07:05 |

 El puente tradicional, la iglesia, la plaza y su arquitectura la convierten en una ciudad “impresionante”.

Florencia invita a despertar los cinco sentidos

   Situada en la Toscana italiana y bañada por el río Arno, la ciudad de Florencia se ha convertido en un verdadero museo al aire libre. Con el dinero de los Médici y otros mecenas, esta urbe se convirtió en la auténtica capital del Renacimiento, un lugar en donde el arte y la belleza nos invitan a despertar nuestros cinco sentidos.

   Porque en Florencia no solo regocijarán su mirada, sino también su oído a través de esas maravillosas historias que nos hablarán de Miguel Ángel, de Rafael o incluso del mismísimo Leonardo Da Vinci.

   Y mientras se embelesan escuchando y admirando las espectaculares creaciones de estos incomparables genios, toquen las viejas y señoriales fachadas de los edificios ya que quizá, por qué no, estos grandes personajes pusieron sus talentosas manos en el mismo lugar, siglos después.  En la Toscana, como en cualquier ciudad de Italia, podrán degustar la exquisitez de sus helados a la vez que dejarse llevar por el aroma y el sabor de una más que exquisita pasta “al dente”.

   Sí, cuando lleguen a Florencia alerten a sus sentidos, aunque bien pensado, no hará falta que se tomen tal molestia, ya que serán ellos mismos, sus propios sentidos, los que no querrán volver a dormirse hasta que, como mínimo, tengan que abandonar por obligación esta impresionante ciudad.

   Así , es recomendable que después de observar desde una de sus colinas una panorámica de la misma, se adentren de lleno en ella para admirar la hermosura de los edificios que rodean la plaza de la “Santa Croce”, con su correspondiente iglesia en donde encontrarán las tumbas de Miguel Ángel, Galileo e incluso la de Maquiavelo. Por supuesto, dirijan a continuación sus pasos hacia la plaza de “La Signoria” para contemplar sus palacios y la espectacular galería de Los Uffizi.

   A esta  altura de la visita el grandioso arte contemplado hasta ese momento ya los habrá atrapado por completo, por lo que se aconseja que hagan una pausa para retomar fuerzas con un sugerente plato de pasta para, acto seguido, seguir disfrutando del arte ya que hasta ese momento apenas habrán visitado una muy pequeña parte de las joyas florentinas.

   Una vez pues recuperada la forma física, deambulen por las peatonales calles del centro de la ciudad, esas que sin duda les conducirán hasta el “Duomo” que, con su grandiosa Catedral de mármol verde y cuya cúpula es un gran prodigio de la arquitectura, se ha convertido en un verdadero “edén del arte” en donde el colofón lo pone el “Baptisterio” con su original y refinada “Puerta del Paraíso”.

   Entren en la Catedral, escuchen las historias que les contarán de ella y, cuando hayan admirado repetidamente todo aquello que gustosamente nos regala esta espectacular plaza del Duomo, entonces diríjanse a contemplar las únicas e incomparables obras de arte que esconden el resto de museos florentinos puesto que, entre otras muchas, podrán regocijar sus pupilas admirando la belleza y perfección del “David de Miguel Ángel”.

   Y después de esta intensa jornada en la que habrán agotado sus extremidades, pero disparado sus sentidos, guarden fuerzas para el día siguiente ya que en esta ciudad les estarán esperando todavía lugares incomparables como la Iglesia de Santa María Novella, la de San Lorenzo, el palacio Médici Riccardi o el grandioso Palacio Pitti, este último justo al otro lado del río Arno. 

   Pero eso sí, no se conformen solo con admirar la belleza arquitectónica, sino que aprovechen su paseo por la ciudad para descubrir sus mercados típicos como, por ejemplo, el encantador mercado de “La Paglia” (de la paja) mientras hablan con sus gentes, pues sin duda su carácter latino les regalará amabilidad, cercanía y más 

 

Digno de conocer

   Uno de los sitios más emblemáticos y bellos

   Fascinante. Cada día que estén en Florencia no dejen de visitar, repetidamente, el Ponte Vecchio, uno de los puentes más fascinantes que podrán contemplar a lo largo del mundo entero.

Medieval. Es un puente medieval sobre el río Arno en Florencia, (Italia). Es un símbolo de la ciudad y uno de los puentes más famosos del mundo. Atraviesa el río Arno en su punto más estrecho.

   El puente se sostiene sobre tres arcos, el principal tiene una luz de 30 metros y los otros dos de 27 metros. El alzado de los arcos varía entre 3,5 y 4,4 metros. Se cree que fue un puente construido inicialmente en madera por los romanos.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias