Propuesta de Federico Susbielles

Qué dirá finalmente la ley de Alcoholemia 0 que está a punto de ver la luz

20/10/2018 | 07:00 |

Aunque el proyecto original sufrirá modificaciones, hay acuerdo para convertirlo en ley en la provincia.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   El proyecto de ley que impulsa desde hace mucho tiempo el bahiense Federico Susbielles sobre “Alcoholemia 0” está muy cerca de ver la luz en la provincia de Buenos Aires.

   Aunque el original sufrirá algunas modificaciones, el senador de nuestra ciudad valoró el acuerdo logrado en la Legislatura, donde prima un acuerdo de casi todas las bancadas.

   La mayor novedad en el Código de Tránsito bonaerense radica en que los conductores bonaerenses menores de 21 años y aquellos que recientemente hayan obtenido su carnet deberán circular "limpios" de alcohol en sangre.

   Es decir, que no podrán consumir ni una gota de alcohol antes de subirse a un vehículo, tal como ocurre actualmente con los choferes de transporte público y de cargas.

   La prohibición alcanzará también a los que obtengan su carnet por primera vez, durante dos años, período en el que se prolongará la categoría de "Principiante".

   La iniciativa, que además contempla un aumento de la pena de inhabilitación hasta dos años para quienes superen los niveles de alcoholemia permitidos, será tratada en la próxima sesión del Senado, donde ya cuenta con dictamen de la comisión de Legislación General, merced a un acuerdo entre Unidad Ciudadana y Cambiemos.

   Quienes incumplan esta prohibición incurrirán, según el proyecto, en una "falta grave", por lo que a las multas correspondientes se le sumará la concurrencia a cursos especiales de educación y capacitación para el correcto uso de la vía pública.

   “Nos hemos encontrado con muchas resistencias a lo largo del camino, pero el proyecto nunca se estancó y finalmente parece haberse encarrilado hacia su implementación”, señaló Susbielles a “La Nueva”.

   Y amplió: “Es una ley con muchos argumentos técnicos y científicos que demuestran que con su implementación descendería abruptamente la siniestralidad y las muertes en accidentes de tránsito, pero sabíamos que tendría resistencias. “En la comisión de Legislación General, el oficialismo abrió los canales para que podamos exponer el tema con varios especialistas, entre ellos Pedro Silberman, decano de Medicina de la UNS, y familias que sufrieron pérdidas, como Santiago Saccoccia. Ellos lograron trasladar el mensaje en favor de una normativa que, al menos, consiguió que el oficialismo acceda con algunos condicionantes en la aplicación, lo cual lo tomamos como un avance”.

   Susbielles analizó como positiva la gradualidad de la implementación.

   “No es malo que el camino se empiece en forma gradual. Con el paso del tiempo vamos a llegar a la universalidad, porque estamos convencidos que es una ley muy necesaria para terminar con este flagelo”.

Un cambio cultural

    Según manifestó Susbielles, espera que esta ley tenga semejanzas positivas como la de “Antitabaco”.

   “Creemos que se producirá un efecto similar. Se decía que iba a ser muy difícil de implementar, pero con el tiempo quedó demostrado que, aún sin tener sanciones, la gente dejó de fumar en espacios públicos o cerrados. Se logró un cambio cultural muy positivo, que estamos convencidos que también sucederá con el alcohol. Queremos llegar a un momento en el que aquella persona que esté por tomar una copa de alcohol ya sepa que no puede conducir. Está comprobado que desde la primera ingesta hay una ralentización en la reacción del conductor y entonces hay que apuntar a que no tomen nada”.

   --¿De dónde provino la oposición?

   --Hay lobbys históricos y algunas interpretaciones erróneas. Por ejemplo, en el costo de la implementación. Para nosotros no se va incrementar y, aún yendo más allá, se ahorrará dinero que hoy se destina a la recuperación de la salud de los involucrados en accidentes de tránsito, en el caso más afortunado de no lamentar pérdidas humanas, que son irreparables.

   “En provincia Buenos Aires mueren seis personas por día en accidentes viales. Y por cada accidente que se produce, quedan 2 discapacidades graves y 4 leves. Con lo cual hay un cúmulo de circunstancias económicas que giran alrededor de este tema que también justifican la tarea de prevención para aliviar las arcas de la provincia”.

   --Los municipios avanzaron con distintas ordenanzas.

   --Ya hay 20 municipios que pidieron que el Senado trate urgentemente esta ley. Eso es gracias al trabajo que hicieron los familiares de las víctimas. El municipio de Mar del Plata sacó su ordenanza hace muy poco tiempo. Todo eso, más al acompañamiento de los medios de prensa, suma para que la ley esté en agenda.

   --También la opinión pública se ha expresado a favor con distintas marchas.

   --Hay encuestas que marcan que 9 de cada 10 personas están a favor de la ley. Eso marca que la opinión pública está a favor. Creemos que hay que complementar todo esto con programas de concientización e incorporar a los más chicos, aunque sepamos que no conducen. Ellos se encargarán de decirles a sus padres que no conduzcan si los ven tomando. Algo similar sucedió con el cinturón de seguridad.

Mayores sanciones

    Por otro lado, la iniciativa endurece las sanciones contra quienes excedan los niveles de alcohol en sangre permitidos por la legislación actual, llevando hasta dos años la inhabilitación para conducir y hasta $ 64.000 la multa máxima.

   De este modo, la inhabilitación para quien supere en 500 mg el nivel de alcohol permitido pasará de 6 a 12 meses; mientras que quien lo haga por 1.000 mg quedará inhabilitado por 18 meses; y a quien sobrepase el límite por un nivel mayor se le retendrá el carnet por dos años.

   En tanto, el proyecto que podría ser ley antes de fin de año incrementa fuertemente las multas.

   De este modo, a las sanciones económicas ya fijadas por la ley se le agregará un 25% por cada 500 mg de alcohol en sangre que se supere el límite establecido.

   De este modo, a quien se le halle un nivel de más de 1.000 mg por encima del permitido le podría caber una multa, a valores actuales, de $ 63.892.

Números

   --Hoy, más del 68 por ciento de los jóvenes que salen los fines de semana, toman alcohol y conducen, según una encuesta que realizó Luchemos por la Vida.

   --Más del 70 por ciento no conoce cuál es el límite permitido actualmente. Más del 50 por ciento creía que eran dos botellas de cerveza, cuando ni siquiera es más de un vaso.

   “Hay mucha falta de información. Entonces, creemos que no pasa por el control en sí, si no en exponer fuertemente el tema al público. Y que los controles sirvan como prevención, porque mucha gente no se va a arriesgar a ser controlado, multado y sancionado”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias