Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

Bahía Blanca | Martes, 04 de octubre

El derecho animal hace punta en Bahía

Más de 45 perros caballos y gatos fueron recuperados desde que se creó en nuestra ciudad el Equipo de Trabajo en causas de Malos Tratos y Actos de Crueldad contra los Animales.
El derecho animal hace punta en Bahía. La ciudad. La Nueva. Bahía Blanca

Juan Pablo Gorbal / jgorbal@lanueva.com

   “Almendra” los concientizó en abril de 2014. La gran danés tenía desnutrición extrema, hemorragias, enfermedades infectocontagiosas y evidenciaba mucho dolor. Estaba al filo de la muerte.

   La abogada animalista Alejandra González Laserna y el Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados recibieron la denuncia del caso y pidieron con urgencia un allanamiento para salvarla. En poco más de 24 horas la fiscalía obtuvo la medida de parte de la justicia. “Almendra” pudo ser rescatada a tiempo de su “amo”. Zafó casi de milagro y hoy vive con Alejandra, quien en principio se había ofrecido como depositaria judicial voluntaria, para tratar de recuperarla y la terminó adoptando. “¿Cómo está hoy?...bastante malcriada”, responde.

   El de “Almendra” fue un caso paradigmático. Puso en evidencia la necesidad de contar con un equipo especializado para trabajar contra quienes buscan dañar a los animales. Y el 13 de junio de ese año se creó el Equipo de Trabajo en causas de Malos Tratos y Actos de Crueldad contra los Animales, que depende de la Fiscalía General, para abordar la problemática con personal que trabaja fuera de hora, es decir que no desatiende otras prioridades.

   Santiago Garrido, secretario de la Fiscalía General, es el coordinador, y las agentes judiciales Florencia Benítez y Constanza Rodríguez, lo secundan.

   “No estábamos siendo lo suficientemente eficaces en la aplicación de la ley 14.346, de protección animal”, reconoce Garrido al explicar los comienzos de una iniciativa que fue pionera en todo el país.

   Días atrás, durante el Primer Encuentro Nacional de Abogados de Derecho Animal expusieron en San Juan ante representantes de 14 provincias sobre la experiencia de los primeros 3 años.

“La intención es generar conciencia”

   Bahía tiene una sensibilidad especial con los animales y, más allá del conjunto de organizaciones proteccionistas que articulan con el Estado, están quienes los maltratan o atacan, muchas veces con una saña inentendible. De hecho, después de “Almendra” se conoció el caso de “Morocha”, quien no pudo sobrevivir a las quemaduras intencionales que le provocó un chico de 11 años en Villa Esperanza.

   “La intención es generar conciencia. Estamos convencidos de que la pena genera prevención y vigencia de la norma. Si la gente mata animales y no pasa nada, vale todo”, opina Garrido.

   Diego Mauricio Salazar, tenedor de “Almendra”, fue el primer condenado luego de la intervención de la oficina. El 21 de octubre de 2015 recibió, en juicio abreviado, 4 meses de prisión en suspenso. No irá a la cárcel pero tendrá un antecedente por el cual deberá cuidarse.

   Entre 1998 y 2014, en los primeros 16 años de la Reforma Procesal Penal que delegó la instrucción de las causas judiciales en los fiscales, se habían reportado 350 denuncias por maltrato animal y todas fueron archivadas. En los dos años y medio siguientes (2014 a la mitad de 2017) se sumaron 277, es decir casi la misma cantidad, con un promedio de una denuncia cada 4 días.

Mirá también: "Lo que le pasó a ‘Almendra’ sucede todos los días"

   De ese total, además, se produjeron 7 condenas y otras 10 causas ya fueron elevadas a juicio. El porcentaje sancionatorio (3,44%) es más alto que en el resto de los delitos (1,96%).

   “En vez de que vayan presos, nos parece más útil que aporten algo para los animales. Buscamos tareas comunitarias de manera de generar conciencia en el infractor”, sostiene Garrido.

   Constanza Rodríguez, por su lado, destaca el trabajo articulado en Bahía, “teniendo en cuenta que el movimiento proteccionista es fuerte” y también reconoce que se toma como modelo de referencia. “Nos han consultado desde muchísimos lugares, como por ejemplo de la Universidad de Lomas de Zamora. La movida va creciendo”, dice.

   “El equipo es un nexo entre los investigadores, las ONG y el Instituto de Derecho Animal del Colegio de Abogados, que es uno de los tres primeros del país”, explica Florencia Benítez.

Las denuncias se pueden hacer por Facebook

   Una de las positivas herramientas del sistema es que aquella persona que tiene conocimiento u observa algún maltrato animal no tiene que presentarse personalmente sino que puede denunciarlo a través de Facebook.

   La oficina tiene la página “Causas de maltrato animal. Fiscalía Bahía Blanca”. A su vez, intervienen de oficio, ante algún alerta que aparece en las redes sociales y responden dudas mediante el teléfono (0291) 4582423.

   Una vez que recibe un dato, el personal trata de recolectar pruebas para presentar la denuncia de manera formal en la fiscalía en turno.

   “La demanda nos impulsó, porque nos debemos a los intereses de la sociedad. Y ésta es una sociedad 'animalista', con muchas ONG's que trabajan en la materia. Posiblemente en otros lugares, especialmente de la provincia de Buenos Aires, los índices de complejidad criminal impongan otras prioridades, pero nosotros hemos demostrado que también se pueden atender otros delitos con buena respuesta”, opina el secretario general.

   Más allá de las denuncias, la Fiscalía General tiene abierto el Registro de Depositarios Judiciales, que es voluntario y lo conforman aquellas personas que, en el caso del rescate de un animal, lo cuidan al menos hasta la resolución judicial del caso.

   También está en trámite un registro de animales recuperados que, ya superan los 45 (básicamente caballos, perros y gatos), sin contar los 500 loros barranqueros en tránsito que fueron interceptados en la zona de Pringles, hace poco más de 2 años.

   Entre los tipos de maltrato más frecuentes figuran, según enumera Benítez, el envenenamiento, la alimentación en calidad y cantidad insuficientes y el ataque a tiros con armas de fuego.

Dos ideas: el refugio y sumar profesionales

   Desde la Fiscalía, se anuncia, iniciarán gestiones para trabajar con la Municipalidad a fin de obtener un lugar de contención de animales, de no existir depositarios judiciales. El problema se puede suscitar en caso de recuperar varios animales de una vez, porque los “depositarios” no abundan.

   “En esas situaciones no tenemos lugar donde alojarlos”, admite Garrido.

   También dialogarán con Zoonósis, para lograr el aporte de veterinarios, ya que usualmente interviene el de Infantería, aunque en algunos llamados está ocupado y la atención puede sufrir demoras.

   Por otra parte, ya se dispusieron jornadas de capacitación para que el personal policial sepa de qué manera actuar ante emergencias por maltrato animal.

   “Esto llegó para quedarse y vamos a seguir avanzando”, ratifica Garrido.

   Benítez agrega que hay muy buena predisposición de la gente, que quiere participar. “Lo vimos en San Juan: quedaron impresionados porque Bahía es el único lugar que cuenta con un equipo contra el maltrato animal. Nuestro objetivo es que exista un efecto multiplicador”, dice.

Cuestiones culturales: El primer cambio es del lenguaje

   Como en otras problemáticas sociales arraigadas, la lucha contra el maltrato animal tiene barreras por romper, algunas de tipo cultural.

   Florencia Benítez afirma que pugnan por un cambio de términos, a fin de “no enfocar a los animales como cosas”.

   “Se habla de 'secuestro animal' y se propone cambiarlo por 'rescate animal'. En vez de 'depositario judicial', hablar de 'guardador'”, explica.

   Durante el congreso en San Juan se planteó resolver “qué hacer con una mediación, si debe intervenir el dueño del perro o no, si se puede solucionar con un pedido de disculpas o si hay que llegar a la condena”.

Un fallo bisagra: “Sujetos de derecho no humanos”

El 18 de diciembre de 2014, la Cámara Federal de Casación Penal, a partir de un fallo, le dio un fuerte respaldo a la política de derecho animal.

En un hábeas corpus a favor de la orangutana Sandra (deprimida en el zoológico de Buenos Aires), el tribunal reconoció que “los sujetos no humanos (animales) son titulares de derechos y se impone su protección”.

Rescate equino: “Peti” también marcó el rumbo

   “Peti”, un caballo mestizo de 8 años, fue rescatado en Soler al 200, la noche del 27 de junio de 2014. Tiraba un carro cargado con cartones y no dio más. Cayó al suelo desplomado. Estaba desnutrido.

   La justicia le quitó la tenencia a su "dueño" y en 3 años su historia cambió por completo.

   El animal, según la historia que se contó tiempo atrás en La Nueva., después de pasar por algunos campos depositarios, fue cedido en adopción a Fernando Dorado, en cuyo tablecimiento rural continúa su vida en un ámbito natural y sin ser sometido a tareas.