Golpe a las valijas

28/10/2017 | 20:33 | No se entiende cómo el equipaje a veces entra en tierra de nadie y termina pagando las consecuencias de un desmanejo.

Por
David Roldán

Pasa el tiempo y hay cosas que en los viajes en avión presentan una gran evolución.

No hay dudas de la gran seguridad de los aviones; del buen servicio que uno recibe a bordo (más allá del poco lugar para las personas de talles especiales); de las comodidades que tienen los aeropuertos, en general; de la atención del personal en el chek in, etcétera.

Pero tampoco existen dudas del mal manejo que se hace del equipaje que tiene como destino las bodegas.

Cierto es que no resulta agradable andar levantando y desplazando valijas de 23 kilos o más, donde el pasajero suele dejar constancia de todo lo que ha comprado en el destino y un poco más, si pudo.

De todas formas, esa no es excusa como para que ese tipo de equipaje llegue a destino marcado con golpes y roces.

O que de pronto, que ya no esté el candadito que uno le ha colocado con la, tal vez, inocente intención de que lo que está adentro no quede a merced de alguno de quienes, en lugar de hacer su trabajo, prefiere ver qué había en el interior y hasta quedarse con cosas ajenas.

¿Por qué se trata tan bien al pasajero y tan mal a su equipaje, siendo que este forma parte de su propiedad?

Realmente no se entiende y hasta algún video que se ha conseguido mostrar en las redes sociales ha permitido reafirmar lo que aquí estamos diciendo.

Alguna autoridad debería controlar esto, como se controla pasaporte y pasaje. Sería justicia.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias