SEGUNDO ÉXITO EN EL POLÍGONO

Tiro goleó en un partido bisagra y la puerta se le abrió un poco más

15/6/2015 | 00:40 | Los turcos derrotaron con contundencia y solidez a Deportivo Madryn por 3-0 y dieron otro salto llegando al 3º puesto de la tabla. Llevan siete fechas sin derrotas.

Casi resignado, Leandro García intenta sujetar a Rasmussen, quien la mandó a guardar en un córner, ante la mirada del uruguayo Pereyra.

Por Gerardo Ariel Lorenzo / glorenzo@lanueva.com

Para que el punto conseguido hace una semana en Mar del Plata cobrara valor, Tiro debía imponer las condiciones de su localía, quizás el aspecto que más le ha costado a lo largo de estos 13 partidos.

Ayer la historia fue totalmente distinta y, prolongando una exitosa racha de siete encuentros sin caídas, los aurivioletas superaron a Deportivo Madryn, por 3-0, trepando al tercer escalón de la Zona 1 del Federal A junto a Cipolletti.

Salvo el choque con la CAI y el primer tiempo ante Deportivo Roca, a Tiro le venía costando más de la cuenta ganar en el Polígono y hacer goles. Por eso, haberlo conseguido ante un rival que llegó a Bahía mejor ubicado en la tabla también refleja este buen momento.

Con algunas corridas del colombiano Asprilla, Madryn insinuó complicarle la tarde al local. Incluso, Bona casi clava un tiro libre lejano en el ángulo de Schmidt.

¿Y Tiro? Con el riesgo de entrar en el círculo vicioso que hace dos semanas padeció ante Cipolletti (hizo figura al arquero rionegrino), el dueño de casa calentó motores de a poco de la mano de Nicolás Trecco.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

El gol que consiguió Federico Rasmussen en la media hora de juego fue fundamental. Tiro le sacó el jugo a la pelota parada y, tras una peinada de Cafasso, el Nº 2 destrabó el marcador.

Con buenas apariciones de Ceccani y Palacio en los carriles, el gol liberó a los dirigidos por Bonjour, que terminaron de cristalizar su mejor producción en casa en el segundo tiempo.

De entrada, a los 9, Abaca aceleró a fondo y el central Machado se llevó pelota y pierna en su barrida desesperada. Y Lefinir, al igual que hace unas fechas en La Pampa, cambió penal por gol.

El torbellino aurivioleta arrasó a los chubutenses. El arquero Pereyra evitó un par de goles (a Nico Palacio y a Abaca tras un tacazo), pero no pudo hacer nada en un tiro libre lujoso de Filippini.

A partir del minuto 65, el tramo final estuvo de relleno. Para colmo, Leo Olave, quien ya tenía amarilla, infantilmente agredió a Lefinir y se fue antes al vestuario.

Al igual que en el Coloso del Golfo, el tirense volvió a torcerle el brazo al equipo de Izquierdo y dejó en claro que este buen momento no es ninguna casualidad.

Y los números no mienten. Tiro irá a Pico en zona de clasificación y a 4 puntos de la cima (Independiente lo visitará en 15 días), sabiendo que este partido bisagra le abrió la puerta un poco más.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias