Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Bahía Blanca | Sabado, 02 de marzo

Afirman que se puede hacer una casa por 30 mil pesos

Como estaba previsto, a tres meses de su inicio, la cooperativa Coopteba estará finalizando en estas horas el proyecto piloto de construcción de viviendas que podría convertirse en una solución para centenares de familias de la comarca, dado que permite construir una casa con 30 mil pesos.

 CARMEN DE PATAGONES (A) -- Como estaba previsto, a tres meses de su inicio, la cooperativa Coopteba estará finalizando en estas horas el proyecto piloto de construcción de viviendas que podría convertirse en una solución para centenares de familias de la comarca, dado que permite construir una casa con 30 mil pesos.


 Se trata de una vivienda tipo iglú de 50 metros cuadrados de superficie que se construye en el corazón del barrio Patagonia de esta ciudad, más precisamente en la calle Luis Vernet, entre Domingo de Oro y doctor René Favaloro.


 Desde sus inicios se sabía que el éxito de esta iniciativa dependería de dos factores: los costos de construcción y la adaptación de la estructura a las condiciones climáticas de la Patagonia Norte.


 Tomando en cuenta los resultados preliminares --según señaló a este medio la flamante presidenta de Coopteba, Magdalena Albanese-- en principio se estaría cumpliendo el objetivo de construir una casa accesible y con buenas condiciones de confort.


 "Se están terminando de cerrar los números, porque todavía no terminamos de pagar la mano de obra ni los materiales. La idea es evaluar básicamente el costo de los materiales, porque es una propuesta que tiene posibilidad de autoconstrucción, por eso lo que más interesa es el costo real de los materiales", explicó la titular de la cooperativa.


 Por lo que se tiene calculado, el costo de los materiales rondará --como estaba previsto-- los 15 mil pesos, mientras que la mano de obra tendría números similares.


 Experiencias idénticas en Bahía Blanca, que han arrojado que el costo de los materiales necesarios para levantar estas casas-iglú, ronda los 15 mil pesos, sumado al costo de la mano de obra en valores similares, da que las casas-iglú, no tendrían un costo superior a los 30 mil pesos.


 Esto representa alrededor del 60 por ciento de lo que cuestan las viviendas del Plan Federal, las cuales tienen menos de 50 metros cuadrados.


 "El objetivo experimental tiene que ver con la posibilidad de autoconstrucción y eso lleva a ser una vivienda verdaderamente económica. Teniendo en cuenta los valores que uno puede comparar con el costo de una construcción tradicional, estamos hablando de un tercio de lo que vale", enfatizó.


 De confirmarse las presunciones sobre los costos, la cooperativa Coopteba podría lanzarse a replicarlo en centenares de predios.


 Respecto de la finalización, Albanese indicó que asumieron tener la obra en tres meses y calculan que esta semana, o a mas tardar los primeros días de la otra, estará lista.


 Aclaró que luego sólo restará la conexión a las redes externas, pero el resto estará todo listo como para ser habitada.

Alternativa




 Este proyecto nació en el marco de los principios de la cooperativa maragata, que es buscar alternativas de viviendas dignas, lo más económicas posibles, para que accedan a ellas la mayor cantidad de trabajadores.


 Con esta iniciativa, que es experimental, los integrantes de Coopteba Patagones intentan analizar una alternativa habitacional que conjugaría economía y calidad, y que creen que podría ser replicada en la comarca.


 En la búsqueda de proyectos habitacionales económicos, tiempo atrás Coopteba se vinculó con responsables de la iniciativa Viviendas Social Iglú, de Bahía Blanca, y con el arquitecto Oscar Farías, quien trajo la iniciativa a la región. Además, tomaron contacto con técnicos del INTA Hilario Ascasubi, quienes, en algún momento, brindaron capacitación para ejecutar este tipo de viviendas.


 Cabe recordar que el proyecto, si bien es novedoso porque es habitacional integral, no es absolutamente nuevo en el distrito de Patagones. De hecho, hay una casa-iglú en un campo cercano a Juan A. Pradere, construida por el arquitecto Oscar Farías; otra dentro de la localidad; y otras cinco en Bahía San Blas, una de ellas de reciente ejecución.

90 días de trabajo




 Del inicio de la experiencia piloto en Patagones participaron integrantes de distintas organizaciones de la zona vinculadas a la ejecución de viviendas sociales, así como constructores particulares.


 Se estimaron unos 90 días de construcción (los cuales se están cumpliendo), para luego iniciar la evaluación de la iniciativa.


 El proyecto presentado al municipio de Patagones fue declarado de interés municipal. Si la experiencia es exitosa, no se descarta solicitar apoyo formal de las autoridades para poder llevar adelante nuevos emprendimientos de casas-iglú.


 "Esta idea no sólo apunta a generar alternativas para que mucha gente acceda a su vivienda, sino fortalecer los espacios de investigación sobre la ejecución de casas económicas, de calidad y escasa complejidad", recalcó Nicolás García, presidente de Coopteba en el inicio del proyecto.

Una fila por día




 El iglú, por su conformación, tiene tiempos muy particulares de construcción, ya que sólo se puede levantar una fila de ladrillos por día del perímetro. El diámetro de este tipo de casas tiene 8 metros, dentro de los cuales se ubican dos piezas, cocina-comedor y baño.