¿Cómo me protejo de la aceleración inflacionaria?

27/11/2017 | 07:33 | Sumando todas las piezas podemos señalar que el rendimiento de los plazos fijos es positivo contra la inflación porque se espera que descienda, aunque no al ritmo que prevé el BCRA.

Por
Rodrigo Alvarez

Pasaron las elecciones y es tiempo de empezar a digerir algunas realidades. La inflación en 2017 se ubicará por encima de 23%, muy lejos de la meta que anunció el Banco Central para este año. El desvío no debería sorprendernos; las economías que lograron domar la suba de precios lo hicieron con un horizonte mucho más extenso que el trazado por el gobierno. No es viable bajar la inflación a un dígito en tres años si en el camino tengo que administrar una reducción gradual en el déficit fiscal, ajustar el tipo de cambio y subir las tarifas de los servicios públicos. Es como si quisiera bajar de peso comiendo más. Sin dudas podríamos charlar mucho respecto de qué se podría haber hecho distinto, pero –como diría algún líder político argentino- vamos a enfocarnos en las efectividades conducentes. La inflación no va a bajar al ritmo que espera el gobierno, las tasas de interés se van a mantener muy elevadas y el dólar va a seguir planchado. Y entonces ¿qué hago? Veamos.

En la última parte del año la inflación empezó a golpear por los ajustes de tarifas. El Banco Central lógicamente subió la tasa de interés de referencia para dar una señal de compromiso con sus metas. Según la visión de la autoridad monetaria, éste es el camino para contener los precios. De nuevo, el dato relevante para el inversor es que las tasas de interés de mercado reaccionaron, y por ende aumentaron los depósitos. El rendimiento de un plazo fijo para un depositante minorista (menor a 100.000 pesos) es cercano a 20% nominal anual (n.a.) y continuará creciendo lentamente por la suba de tasas del BCRA. Esto significa que si tengo o quiero hacer un depósito a plazo fijo lo haga a un plazo corto, porque probablemente podré renovarlo a una tasa de interés mayor en el futuro cercano. Pero atención, las Lebac hoy están rindiendo en torno a 28,75% a 30 días, muy por encima de los plazos fijos. Esto significa que por $ 100.000 reinvertidos todos los meses en lebac, al cabo de un año tendría alrededor de $ 9.000 más que si elijo el plazo fijo.

Esto explica por qué es la opción favorita de los Fondos Comunes de inversión, aseguradoras, bancos e inversores más activos. El instrumento no es complejo, pero las licitaciones son mensuales o se puede acceder a través del mercado secundario por intermedio de una cuenta de inversiones en una sociedad de bolsa.

¿Qué va a pasar con el dólar? Este nivel de tasa de interés sumado a que el tesoro nacional tiene que financiar el rojo en las cuentas públicas provoca una caída del tipo de cambio. Esto se debe a que el nivel de tasas locales atrae inversores nacionales y extranjeros que venden sus divisas para obtener una rentabilidad en pesos. Si bien el horizonte que esperamos de tasas altas de interés no supera el primer trimestre de 2018, la baja sería gradual.

Sumando todas las piezas podemos señalar que el rendimiento de los plazos fijos es positivo contra la inflación porque se espera que descienda, aunque no al ritmo que prevé el BCRA (como ya lo indicamos).

De acuerdo al sondeo de mercado que elabora la autoridad monetaria, los principales analistas esperamos que la inflación cierre 2018 en torno al 16% interanual (vs. la meta establecida del 10% +/- 2%). Con este ritmo de suba de precios, colocar un depósito a plazo fijo tendría un rendimiento real bajo hacia fines de 2018, pero positivo. Esto es, si sigo haciendo plazos fijos voy a salir empatado respecto de la suba de precios o, lo que es lo mismo, dentro de un año con mi ahorro voy a poder comprar más o menos la misma canasta de bienes que adquiero hoy. No es poca cosa, con la gestión anterior le BCRA esto era imposible. Obviamente, un industrial que tiene que endeudarse a estas tasas no va a estar contento pero, como dijimos, estamos analizando las opciones para el inversor conservador.

En cambio, si salto de vereda y decido invertir en Lebac su elevado rendimiento me permite ganarle a la inflación. Nuestra estimación es que la brecha se mantendrá por algunos meses cerca del 10% o, en otros términos, al cabo de un año invirtiendo en este instrumento podría comprar alrededor de 10% más de mi canasta de consumo. En este caso, postergar consumo presente tiene un premio que es poder consumir más en el futuro. Las tasas de interés premian al austero en este contexto.

Frente a este escenario, también surgen como alternativas los bonos en pesos, en especial aquellos atados a la inflación o a la tasa de interés del Banco Central. Esta estrategia requiere un análisis más específico por lo que lo dejaremos para otra oportunidad.

¿Y el dólar? Bueno, ya dijimos que va a estar planchado lo que implica que va a subir menos que el nivel general de precios. Una buena noticia entonces. Si estoy planeando realizar un viaje o hacer un gasto en dólares y tengo los pesos disponibles hoy, el modelo va a premiar mi paciencia aun más. En otros términos, mi poder adquisitivo en dólares, si invierto en Lebac en pesos va a subir mucho más que el 10%. Por eso hay tantos inversores que están vendiendo sus dólares para invertir en pesos y recomprar muchos más dólares en el futuro.

Pero, como ustedes saben, los árboles no crecen hasta el cielo. Esperamos que las tasas de interés superen a la inflación y al tipo de cambio hasta febrero. A partir de entonces comenzará una reducción gradual de la tasa de interés y una suba del tipo de cambio. Entonces, a apurarse y aprovechar las oportunidades cuando surgen.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias