EDITORIAL

Sin solución

28/8/2016 | 20:54 |

Elida Dietrich es una señora que tiene un comercio en Cabildo y que, como tantos comerciantes, fue atacada por delincuentes juveniles, dos menores de edad alcoholizados o drogados, que, además de sacarle dinero, la maltrataron con bastante violencia.

Un hecho más de un problema sin vías de solución.

Es que nada provoca posturas ideológicas más cándidas e inútiles que el flagelo de la delincuencia juvenil.

Por supuesto que las condiciones sociales extremas promueven que los menores delincan. Por supuesto que la miseria es un terreno fértil para la droga y que la droga y el delito son caras de la misma moneda.

Pero las leyes permisivas nunca fueron la solución: solo dejan a los menores librados a su suerte y envalentonan a los grandes que los utilizan para su provecho.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias