FUNDACION CECILIA GRIERSON

Una legión de voluntarios que trabajan por la salud y la vida

20/7/2008 | 09:00 | "Aquel gran esfuerzo de un grupo de médicas de nuestra ciudad se ve hoy reflejado en los frutos de la Fundación en materia de conocimiento, trabajo, asistencia, educación, cultura y salud. Hemos evolucionado incluyendo propuestas innovadoras e incorporando convenios, siempre con la idea de seguir progresando".


 "Aquel gran esfuerzo de un grupo de médicas de nuestra ciudad se ve hoy reflejado en los frutos de la Fundación en materia de conocimiento, trabajo, asistencia, educación, cultura y salud. Hemos evolucionado incluyendo propuestas innovadoras e incorporando convenios, siempre con la idea de seguir progresando".


 Los conceptos pertenecen a la doctora María del Carmen Striebeck de Amorín, quien, desde hace 20 años, preside en Bahía Blanca la Fundación Cecilia Grierson, institución que realiza un trabajo solidario en materia de salud.


 Lejos de contentarse con el mero asistencialismo, la Fundación apunta a la prevención y educación en favor de una mejor calidad de vida. Todo empezó en 1988 y la primera acción comunitaria se concretó al año siguiente, coincidentemente con la aparición de la primera mujer infectada de sida.


 "Hoy funcionan distintas disciplinas y tenemos un fuerte impacto dentro de la educación. La tarea ha sido sostenida y nuestra fortaleza pasa por las alianzas estratégicas", agregó la profesional, quien mencionó a la Cooperativa Obrera como la primera empresa adherida a la modalidad de trabajo.


 "La Cooperativa Obrera es líder en todo lo referente a Responsabilidad Social, atento a su origen como cooperativa, y llevamos 15 años trabajando juntos", sostuvo.


 Los primeros programas en conjunto tuvieron relación con el programa de alimentación y salud, en tanto que años después --2002-- se fueron adhiriendo otros, como, por ejemplo, el denominado Soles.


 "Fuimos convocados por la Asociación de Industrias Químicas. Es un programa de alimentación que surgió en plena crisis y se basa, desde entonces, en la entrega de alimentos para desayuno y merienda (donados por las empresas del Polo Petroquímico) a 12 escuelas de Ingeniero White. Hay unos 3.000 chicos beneficiarios que reciben todo el apoyo y conocimiento a través de nuestros asistentes sociales, licenciadas en nutrición y asistencia social. Un programa muy fuerte desde el punto de vista alimentario", señaló María del Carmen Striebeck de Amorín.


 "Y luego dicho programa se constituye en proyectos individuales de cada escuela. Se sale del aspecto asistencial y cada establecimiento educativo elabora su propio proyecto apoyados por la Asociación Industrial Química y monitoreado por nosotros; actualmente lo hacemos con todas las escuelas de Ingeniero White desde el jardín de infantes hasta el nivel secundario", subrayó.


 Otro programa alude, específicamente, a aquellas mujeres de bajos recursos que no tienen posibilidades de realizarse un estudio de mamografía.


 "En lo que es prevención se trata de un trabajo muy lento; tratamos de facilitarle, de alguna manera, a estas mujeres la asistencia mediante tres institutos privados de diagnóstico por imágenes, además de las unidades sanitarias", reveló.


 "Además, el Bahía Blanca Plaza Shopping nos cede un espacio físico para poder contener un lugar de artesanos. Es decir, un conjunto de enseñanzas que hace que nuestro trabajo sea una red social muy fuerte, a tal punto que hemos recibido premios de distinta índole por la labor comunitaria", puntualizó.


 El compromiso de la capacitación permanente es uno de los argumentos de mayor consistencia de la Fundación Cecilia Grierson.


 "Es un compromiso adoptado por nuestros voluntariados y profesionales. La institución es abierta, compuesta por profesionales que trabajan en distintos programas de diferentes disciplinas, además del cuerpo de voluntarios", remarcó.


 "Son personas que brindan su tiempo y actúan ayudando a la comunidad desde su propio lugar", aseveró.

Piecitos calentitos




 Con gran auge se sigue desarrollando la campaña Piecitos Calentitos, donde la población está llevando a cabo donaciones de pares de medias y zapatillas para los niños más desprotegidos. La Fundación se encarga, luego, de distribuirlos a través de 30 jardines de infantes de la ciudad.


 Muchas donaciones provinieron de los jardines de infantes privados, donde las docentes, comprometidas con el proyecto, aprovecharon para enseñar a sus alumnos el concepto de la ayuda solidaria.


 "Surgió de un lugar específico, habida cuenta que un empresario local apoya a un jardín de infantes de la ciudad (el Nº 926) que ya ha duplicado la matrícula. Le otorgamos apoyo nutricional permanente desde hace 6 años y se han producido cambios importantes", reveló la doctora María del Carmen Striebeck de Amorín, quien destacó que la matrícula pasó de 24 a 60 alumnos, entre los 3 y 5 años.


 La Fundación cuenta, además, con un programa de becas universitarias --los brinda la Compañía Mega-- para estudiantes del último año del nivel Polimodal en tres escuelas de Ingeniero White.


 En la actualidad hay 25 becarios cursando distintas carreras en la Universidad Nacional del Sur y en la Universidad Tecnológica Nacional.


 "Lo más fuerte de la Fundación es la confianza, la credibilidad y transparencia en el funcionamiento institucional y empresarial, donde muchas asociaciones de nuestra ciudad han depositado su confianza en esta tarea que a mí me enorgullece en lo personal, como también al grupo de trabajo", señaló la profesional, quien lleva casi 40 años radicada en Bahía Blanca.


 "Esta ciudad tiene absolutamente todo, pero en especial valores intangibles como el conocimiento e inteligencia de las personas, y una gran dosis de responsabilidad para colaborar siempre brindando su tiempo para el crecimiento de la Fundación".

Dónde informarse




 Los interesados en comunicarse con la Fundación Cecilia Grierson pueden hacerlo a través del teléfono 456-6040 o del e-mail: fundaciongrierson@yahoo.com.ar. La sede está en Belgrano 59, altos, donde se atiende, de lunes a viernes, de 10 a 16. También se puede consultar la página www.fundación grierson.org.ar

Todos ganan




 La Fundación implementa esquemas que involucran a varios actores y movilizan recursos existentes en la sociedad: algunos aportan sus conocimientos, otros, sus herramientas de trabajo, los restantes, apoyo financiero, y todos, su confianza.


 En contrapartida, obtienen el placer de estar realizando una cuidada acción solidaria y el reconocimiento de la sociedad.

La primera médica




 Cecilia Grierson fue la primera médica argentina y Latinoamericana. Nació en Buenos Aires el 22 de noviembre de 1859.


 Ejerció el magisterio en primer lugar y se desempeñó en la región de Entre Ríos, pero la enfermedad de su amiga y compañera, Amelia Kenig, la impulsó a ser médica, pese a que ninguna mujer había osado emprender tal carrera.


 Se recibió en 1889 y empezó a ejercer en el Hospital San Roque, hoy Ramos Mejía. Fundó la primera escuela de enfermeras; la Sociedad Argentina de Primeros Auxilios y el Instituto de Ciegos.


 "A la doctora Grierson le resultó muy dificultoso ingresar a la Facultad de Medicina por ser mujer y porque tenía que saber latín. Una vez logrado el objetivo creó la Escuela de Enfermería, la de kinesiología y fundó Asociación Obstétrica nacional. Y se dedicó a la educación de muchas mujeres con potencialidades para desarrollar una tarea en la salud y educación en nuestro país", dijo la doctora María del Carmen Striebeck de Amorín.


 En París, Cecilia Grierson asistió a las mejores clínicas de obstetricia y ginecología, e introdujo aquí el estudio de la puericultura en los colegios.


 Desarrolló actividades docentes, escribió libros sobre medicina y falleció en Buenos Aires el 10 de abril de 1934.





Mustang Cloud - CMS para portales de noticias