La región.

DESAFÍO CONTRA EL TIEMPO

Ahora, Río Negro proyecta irrigar 1,1 M/H para los próximos 5 años

04/11/2017 | 09:00 | Lo ratificó el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alberto Diomedi. Contempla unos 150 kilómetros entre Choele Choel y Conesa. El plan es paralelo a la pretensión bonaerense de regar cuarteles de Patagones y de Villarino.

Ahora, Río Negro proyecta irrigar 1,1 M/H para los próximos 5 años. La región. La Nueva. Bahía Blanca

Derivaciones del río Negro, a la altura de Choele Choel. / Fotos: Emmanuel Briane-La Nueva

Guillermo D. Rueda

grueda@lanueva.com

   “Todo lo que podamos generar en divisas por la exportación será bienvenido. Es un potencial que podemos desarrollar en alrededor de 150 kilómetros, entre Choele Choel y General Conesa, para poder irrigar 1,1 millones de hectáreas en los próximos cinco años”.

   Lo aseguró Alberto Diomedi, ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la provincia de Río Negro.

   “Quienes venimos de la parte agronómica y producimos alimentos es un placer que, cuando nos sentamos a la mesa, estén todos los productores. Esto significa fomentar más industria, más mano de obra, más tecnología y más vinculación con el mundo. Pero primero los nuestros y primero en casa”, agregó.

   Para Diomedi, todo pasa por una bendición llamada río Negro.

Alberto Diomedi, ministro de AGyP de Río Negro.

   “El río es lo que nos posibilita crecimiento con más obras. Por eso primero debemos optimizar el buen manejo de los campos naturales; resulta fundamental. Y sabemos que el agua es de excelente calidad porque proviene de deshielo”, dijo.

   “El Negro pasa por Choele Choel, donde se maneja con sistema de riego gravitacional de la vieja Agua y Energía, que aún sigue funcionando con redes, pero ahora esta empresa empezó a mejorar y en toda la zona los sistemas son más eficientes, con sistemas de pivotes, o frontales, que se aplican cuando se necesitan y así se controla el uso del recurso”, añadió.

   Diomedi, quien proviene de la fruticultura, dijo que, en este sector, para producir un kilo de manzana se necesitan 352 litros de agua y que, en ganadería, los números son más amplios.

   “Para transformar esas pasturas en carne con esta calidad de agua lo que debemos hacer es optimizarla. Se trata de agua potable, que el mundo requiere y que en algún momento habrá que poner condiciones para negociar”, aclaró.

   Según Diomedi, la zona de Choele Choel, Luis Beltrán y Lamarque, en el Valle Medio, es la que se debe potenciar.

   “De todos modos, río abajo, desde Pomona hasta General Conesa, se está llevando a cabo un proyecto que se llama Negro Muerto, que transita por toda la ribera del río Negro”, asegura.

   “Allí tenemos pensado poner en riego unas 180.000 hectáreas. De otra manera un millón de hectáreas más, siempre hablando de sistemas de riego pivotantes y con un canal en el medio, para que los pivotes tomen el agua de ahí y se distribuya de manera mecánica”, explicó Diomedi a Radio Mitre, en un alto de la jornada del IPCVA realizada en pleno Valle Medio rionegrino.

Desde Buenos Aires

   La ratificación del proyecto realizada por Diomedi es — exactamente— igual a las hectáreas involucradas (1,1 millones) en los proyectos factibles para el riego con aguas con río Negro que se prevé para los distritos de Patagones y de Villarino.

   “Como estamos elaborando un proyecto de máxima, decimos que (el área) es susceptible de ser regada por alrededor de 1,1 M/H”, dijo Ramón Sánchez, representante técnico de la comisión hídrica bonaerense ante la Autoridad Interjuridisccional de las Cuencas de los ríos Limay, Neuquén y Negro.

   El reclamo histórico bonaerense es de 201 metros cúbicos por segundo, tomados en referencia a un estimado no actualizado —al menos data de dos décadas— de alrededor de 900 m3 que movería el cauce del Negro, a la altura de donde se pretende instalar la toma principal.

   De todos modos, Sánchez admitió —en diálogo con La Nueva.— que, sobre esta cifra, existe una gran incidencia del cambio climático.

   “El cauce erogado había caído en una pendiente, pero esa tendencia se ha pronunciado en los últimos años. Y no sólo para el Negro, sino también para todos los cursos de agua que están bajo un régimen nival”, explicó.

   Admitió Sánchez, en este sentido, que esta caída impactará en el modelo WEAP 21 (Sistema de Evaluación y Planificación del Agua), que se ha puesto en marcha desde la AIC para regular la cuenca de los ríos Limay, Neuquén y Negro.

   “Nuestra zona lo sentirá, ya que somos ribereños y potenciales usuarios del agua”, añadió.

   El proyecto bonaerense incluye, además, estudios de impacto socioeconómico, que están a cargo de la Universidad Nacional del Sur y son costeados por la Bolsa de Cereales y la Cámara Arbitral, ambas de Bahía Blanca.

Negro Muerto es el primer paso

   El proyecto de irrigar con aguas del río Negro la zona de Negro Muerto —de unas 97.000 hectáreas, 58.000 serían productivas—, con el objetivo de generar alimentos y forrajes para ganadería con destino a la faena, es el primer paso hacia la concreción del ambicioso proyecto del gobierno rionegrino: poner en valor más de 500.000 hectáreas en distintas zonas de la provincia, como Negro Muerto, Colonia Josefa, La Japonesa y Guardia Mitre.

   Estas 500.000 hectáreas se sumarían a las 800.000 existentes en el territorio.

   “De todos los proyectos del país, Negro Muerto es el que posee los mejores suelos y características de potencialidad productiva”, dijo Marcelo Martín, coordinador de proyectos de Riego de Río Negro ante la Nación, en Agrovalle FM del Sol.

   “El proyecto está a mitad de etapa. Tiene prefactibilidad lograda y estamos trabajando, a nivel provincial, con el área de topografía para precisar dónde estará la traza del canal para, a principios de 2018, poder licitar la obra. La decisión política está avanzada, porque los acuerdos ya se firmaron”, agregó Martín.

De Pomona a Conesa

* Maíz: Según el ministro Diomedi, el potencial productivo —desde Pomona hasta Conesa— se podrá extender a la ganadería, como consecuencia de la siembra de alfalfa y de maíz.

* Inversores: “Ya hay empresas para hacer 200 hectáreas de frutos secos, como almendras, avellanas y nueces. También feedlots en la parte alta, donde se toma el agua y se eleva para el desarrollo de la vida animal”, afirmó.

* Clima: El funcionario dijo que se están haciendo estudios meteorológicos para precisar cuáles son las temperaturas máximas y mínimas, la humedad ambiente y las lluvias. "Queremos darle al productor no sólo calidad de tierra donde invertirá, sino las condiciones meteorólogicas adecuadas con estaciones ya instaladas allí", sostuvo.