¿Cómo afectó la crisis del 30 a la ciudad?

Década de 1930

¿Cómo afectó la crisis del 30 a la ciudad?

15/4/2018 | 08:25 |

La debacle importada de Nueva York castigó a la mayoría de los bahienses. Ollas populares y consumo de carne de caballo.

¿Cómo afectó la crisis del 30 a la ciudad?

Adrián Luciani
aluciani@lanueva.com

   A comienzos de 1930, cuando aún sonaban los ecos triunfalistas del centenario, Bahía Blanca debió prepararse para sufrir una de sus peores crisis.
El golpe fue muy grande. En pocos meses muchos de los habitantes que gozaban de las mieles del progreso, que se asombraban por el avance constante de la ciudad, debieron alimentarse con carne de caballo o recurrir a las ollas populares.

   Pero el germen de la crisis no fue autóctono, sino que vino de muy lejos, de Wal Street, en pleno corazón de Nueva York.

   Si bien el derrumbe bursátil que hizo crujir al capitalismo en todo el mundo se había desatado a fines de octubre de 1929, sus efectos se hicieron sentir en Bahía Blanca recién al año siguiente.

   En pleno pánico, los países centrales como Estados Unidos e Inglaterra –que manejaban el precio de nuestros productos-- habían decidido bajar unilateralmente el valor de las cosechas en el resto del mundo.

   Esto hizo que gran parte de los productores no pudieran hacer frente a las deudas contraídas y sus campos terminaron en manos de los bancos que no habían quebrado, con miles de peones y chacareros que armaron las valijas y marcharon con sus familias a las ciudades en busca de comida.

   No hubo un día fijado para el inicio de la tragedia económica y social: los bahienses comenzaron a quedarse sin trabajo de a poco, sin prisa pero sin pausa, mientras que quienes conservaban sus empleos eran sometidos a rebajas salariales que hoy serían inaceptables.

   El derrumbe devoró industrias y comercios en todo el país, terminó con el gobierno democrático de Hipólito Irigoyen e impulsó medidas de ajuste que terminaron expulsando a decenas de miles de empleados públicos.

   La gran crisis de 1929-1932 tuvo profundas repercusiones en Bahía Blanca y llevó a la desaparición de dos de las sucursales de bancos internacionales: el Alemán Transatlántico y el Anglo Sud Americano.
Aunque de manera diferente, la crisis alcanzaba a buena parte de los 100 mil habitantes que por entonces tenía la ciudad.

   El tango Pan, con música de Eduardo Pereyra y letra de Celedonio Flores, interpretado en 1932 por Carlos Gardel, describió la situación que vivió buena parte de los 100 mil bahienses, aunque no todos, por supuesto.

   "Sus hijos no lloran por llorar/ ni piden masitas/ ni chiches, ni dulces... ¡Señor!/ Sus hijos se mueren de frío/ y lloran hambrientos de pan.../ La abuela se queja de dolor/ doliente reproche que ofende a su hombría/ También su mujer/ escuálida y flaca/ con una mirada/ toda la tragedia le ha dado a entender..."

   Las ollas populares se multiplicaron, por ejemplo la habilitada por el Rotary Club el 10 de agosto de 1931 en el hoy Hotel de Inmigrantes de calle Saavedra, por entonces sede del primer batallón del Regimiento de Infantería 5.

   En sólo 10 días las tareas de socorro dirigidas por Ramón Olaciregui, Rafael Huergo, Primo Marchesi y Guillermo Martín ya habían distribuido 2.000 raciones de puchero con sopa y galleta.

   Incluso en Ingeniero White, donde los muelles supieron evidenciar febril actividad, la desocupación hacía estragos en la clase obrera.

   Organizada por la Sociedad Protectora del Trabajo, a cargo de don Arturo Coleman, se había instalado otra olla popular que ofrecía raciones de sopa con fideos, verdura, carne de puchero y pan.

   Similar panorama evidenció el local del Ejército de Salvación ubicado en Moreno al 700, que en la segunda quincena de julio de 1931 había repartido 1.000 raciones.

   Los ferrocarriles suprimieron servicios y efectuaron una reducción de sueldos, al tiempo que la recesión imperante en el país iba a dar lugar a profundos cambios en la composición social de Bahía Blanca.

   Mientras que en 1914 vivían en la ciudad 36.000 argentinos y 34.500 extranjeros, hacia 1930 el tradicional flujo de inmigrantes europeos se vería fuertemente afectado por la crisis, pero esto no significó un parate en el crecimiento poblacional ya que comenzaron a arribar argentinos provenientes de otras provincias y de la misma provincia de Buenos Aires, así como de países limítrofes.

   El doctor en Historia Hernán Asdrúbal Silva, sostuvo que llegaron a la ciudad individuos y grupos familiares de zonas más afectadas por la desocupación y desalojos rurales, entre otras causas.

   Ante ese panorama desolador, el municipio decidió crear una Bolsa de Trabajo mientras que en La Pampa grupos de colonos hambrientos intentaron saquear comercios en la localidad de Jardón y sólo fueron detenidos cuando una colecta hecha entre todos los vecinos permitió comprarles comida.

   Sin embargo, más allá de este doloroso escenario poblado de desempleo y miseria, un rápido repaso de los diarios de la época permite advertir que la crisis no castigó a todos los sectores por igual.

   A principios de la década del 30, la gente seguía concurriendo al cine y al teatro, en White continuaba la construcción de la monumental usina San Martín y los galpones del Muelle Nacional, mientras que en el centro seguían las obras en la Iglesia Catedral y se habilitaba el nuevo edificio de la Biblioteca Rivadavia.

   Incluso, como en tantas otras crisis propias del país, siempre hubo gente dispuesta a extenderle una mano a quien más lo necesitaba.

   Aunque sea motivo de otra historia, resulta imprescindible señalar en este marco que el proceso de sustitución de importaciones iniciado de manera casi forzada luego derivó en una nueva etapa de crecimiento económico para la ciudad. 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias