EDITORIAL

Fútbol

14/8/2016 | 08:59 |

A priori, el desafío lucía relativamente fácil de sortear con éxito. Salvo por la presencia de Portugal en la zona, tanto Nigeria como Honduras no son potencias futbolísticas de primer nivel. Pero la improvisación de la cual hizo gala Argentina, la desorganización que ganó al equipo y los infaltables problemas que aquejan a la AFA pudieron más que los pronósticos previos.

Cosechamos otro papelón, esta vez en los Juegos Olímpicos, y van… La culpa del fracaso no ha sido solo de la dirigencia del fútbol criollo. También ha resultado responsabilidad de los jugadores, que no son tan buenos como muchos pensaron.

No es conveniente dramatizar al respecto. Cuanto antes tomemos conciencia de que ya no estamos entre los mejores del mundo, será un alivio para todos. Hay que bajar las expectativas. En los Juegos Olímpicos, en los campeonatos mundiales y en las copas sudamericanas.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias