Coloquio de IDEA.

En la noche inaugural

La "Generación Dorada" sugirió a empresarios "trabajar juntos para lograr grandes cosas"

12/10/2017 | 18:05 | Entre ellos, estuvieron los bahienses Emanuel Ginóbili y Pepe Sánchez.

La "Generación Dorada" sugirió a empresarios "trabajar juntos para lograr grandes cosas". Coloquio de IDEA. La Nueva. Bahía Blanca

Foto: Twitter @EY_Argentina

   Integrantes de la denominada "Generación Dorada" del básquetbol recomendaron a empresarios ser "conscientes de que si trabajamos juntos podemos hacer grandes cosas", y los convocaron a "soñar, como lo hicimos nosotros", al hablar en la noche inaugural del 53 Coloquio de IDEA.

   Los bahienses Emanuel Ginóbili y Pepe Sánchez junto con Luis Scola (por videoconferencia, al igual que Manu), Chapu Nocioni y Fabricio Oberto cautivaron a hombres de negocios, que se mantuvieron firmes casi hasta la medianoche y aplaudieron ocurrencias de los deportistas que llegaron a obtener el oro en los Juegos Olímpicos del 2004.

   "Nacimos en pueblitos, somos todos chicos que soñábamos con esto y lo conseguimos trabajando juntos y unidos", recordó Nocioni, quien pidió que, como país y sociedad, se busque "dar un paso hacia adelante" para alcanzar los objetivos.

   Por su parte, Pepe agradeció que IDEA los haya elegido para hablar de transformación, y recordó: "Lo nuestro fue autogenerado, no somos hijos de un sistema que nos cobijó. Salimos del caos. No venimos de un sistema preparado para una Generación Dorada, pero eso viene de la capacidad y muchas veces cómo nos limitamos".

   "La pregunta era: ¿Por qué nosotros no? ¿Por qué no poder resignar un poco de acá y otro poco de allá para estar un poco mejor?", señaló.

   El jugador recordó que Estados Unidos estudió y copió el modelo de la Generación Dorada y lo comparó con la situación del país: "De todas las cosas que hemos generado, en cuanto a éxito, que nos vengan a copiar es como el principio de una autoestima que nos debemos como sociedad".

   A su turno, Oberto destacó la importancia de "ser solidario y tener respeto por la otra persona. Es lo que aprendimos".

   "En la final del 2004, yo me acordaba meter dobles y no jugué. Eso es sentir el equipo, que uno es parte en todo momento. En el error y en la grandeza", graficó.

   Al respecto, Sánchez agregó: "La capacidad de confiar en el otro ciegamente te potencia de una manera que no hay forma de igualarlo. Dos talentos no igualan a dos talentos confiando ciegamente. Era mucho más que 12 jugadores, era una armada que se mueve en bloque. Independientemente de que hiciéramos algo mal, lo tolerábamos porque no había una intención individualista en ese error".

   En respuesta al pedido de un mensaje final por parte del moderador y presidente de BBDO Argentina, Carlos Pérez, Ginóbili, quien aún deslumbra en la NBA con los San Antonio Spurs, dejó una pregunta: ¿Qué estamos dispuestos a sacrificar?.

   Manu, que fue muy aplaudido por los 900 empresarios que se mantuvieron en sus asientos a pesar de que se acercaba la medianoche, les recordó a los hombres de negocios que "si bien todos queríamos comernos la cancha, había un objetivo por encima de todo".

   En respuesta al mismo pedido, Scola sostuvo: "Parece imposible... Hasta que un día te das cuenta de qué está hecho". (NA)