Bahía Blanca | Martes, 07 de febrero

Bahía Blanca | Martes, 07 de febrero

Bahía Blanca | Martes, 07 de febrero

Videos: graves incidentes en el fútbol menor y dos aprehendidas

La pelea se produjo en la cancha de San Francisco, donde jugaron Villa Mitre y Liniers. Algunos padres, incluso, comentaron que afuera habría "personas armadas".

 

Foto: captura de video.

   Una mujer y una joven de 17 años quedaron aprehendidas por resistencia a la autoridad y lesiones, como resultado de nuevos y graves incidentes que se produjeron en el final de un partido de fútbol juvenil, entre Villa Mitre y Liniers, en el estadio de San Francisco.

   El problema se suscitó sobre las 11, cuando estaba finalizando el encuentro y se produjo un choque entre dos jugadores y uno terminó en el suelo, situación que motivó que familiares del futbolista golpeado ingresaran en el campo de juego con el supuesto fin de agredir al árbitro, según se informó desde la comisaría Cuarta.

   "De esa situación derivaron los desmanes", informó un vocero policial.

   "Padres de Liniers trataron de tranquilizar la situación y esta madre los agredió, causando lesión en el oído a uno de ellos", agregó la fuente.

Agresión en un partido de baby fútbol en Bahía

   Luego se generó una batahola mayor en las tribunas, con golpes de puño entre varias personas, situación que quedó registrada en los videos.

   Tras un llamado al 911 concurrieron móviles del Comando de Patrulla y después de varios minutos la situación fue controlada y se continuó con la actividad programada de otra categoría, según se dijo.

   La mujer que fue trasladada a la comisaría como aprehendida, por resistencia a la autoridad y lesiones, fue identificada como Celeste Pamela Jaramillo, de 34 años, madre de un jugador tricolor.

   A la menor de 17, no identificada por razones legales, se le imputó resistencia a la autoridad.

   Algunos padres de Liniers comentaron que tras el momento de mayor tensión se habían concentrado algunas personas "armadas con revólveres y fierros" en las afueras del estadio, a la espera de que salieran, pero con la llegada de la Policía esto no pudo ser acreditado.