Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

Bahía Blanca | Sabado, 13 de abril

A pocas horas del Mundial de Qatar editan un libro bahiense de ficción

A semanas de ser publicada por la editorial Uoiea y cuando ya queda poco para la cita ecuánime, conversamos con Nicolás Guglielmetti, autor de “¿Podrán los robots dominar el fútbol mundial?”.

Nicolás Guglielmetti es un apasionado de las letras y el fútbol. Foto: IG Festival de Narrativa.

 

Por Franco Pignol

 

   Nicolás Guglielmetti es un apasionado de las letras, de la narrativa. A pocas horas del estreno de La Scaloneta en el Mundial de fútbol de Qatar, vio la luz el libro “¿Podrán los robots dominar el fútbol mundial?”, de su autoría y publicado por editorial Uoiea.

   “La idea de la novela se gestó tras la final que el equipo de Sabella perdió en manos de Alemania. Ahí empecé a percibir el hostigamiento de los haters de las redes sociales para con algunos jugadores  de la selección argentina y esto me dió pie a la construcción de un personaje que diera cuenta del escarnio o la condena social  al que ciertos jugadores fueron sometidos”, detalla Nico.

   Soy de una generación que se crió leyendo la revista el gráfico y leyendo los relatos de Soriano o Fontanarrosa". 

   —Contame cómo se gestó la idea de la trama y el proceso creativo de esta historia que cruza el lado b del fútbol con la ciencia ficción…

   —Me pareció interesante construir un personaje al que toda la marea de exitismo y nacionalismo berreta se le viniera en contra a tal punto de tener que exiliarse. Esa idea la desarrollé por años y prosperó como una biografía no autorizada hasta que charlando con Mat Guillán mi editor de Uoiea, decidimos redireccionar la trama insertando una teoría conspirativa en que el árbitro principal de esa final era ni más ni menos que un robot dirigido por la propia FiFa para perjudicarnos.

   —En la novela más allá de este árbitro robot flota siempre la duda de qué personajes son humanos y qué otros forman parte de un gran plan superior… ¿De qué tradición tomaste esos elementos donde se cruza el realismo con la ciencia ficción?

   —Si bien en la novela hay un guiño a “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” la novela de Philip K. Dick, siempre observé el trabajo de tres autores contemporáneos argentinos como Luciano Lamberti, Carlos Godoy y Felix Bruzzone que en algunos de sus textos cruzan el realismo con elementos paranormales o de terror. También un texto que me marcó de chico fue Matadero 5 de Kurt Vonnegut, donde cuenta con maestría e ironía el espanto de la guerra con elementos de ciencia ficción. Es algo que traigo y desarrollé en varias de mis novelas anteriores como Fisher y los Refugiados y Los desquiciados donde Bahía Blanca surge como un desierto radiactivo en un contexto post apocalíptico y distópico.

   —Y el tema del fútbol es recurrente en tus textos. En la presentación del libro en el Salón de actos de la Uns para el Festival de narrativa confesaste que “habrías cambiado tus diez libros publicados hasta el momento por haber sido jugador de fútbol profesional”...

   —Lo reafirmo y no tengo dudas. Cuando ingresé a la Uns era un jugador de fútbol. Hasta los 19 jugué en Bella Vista y jugué en reserva el año 2000 donde la primera obtuvo el campeonato tras 50 y pico de años. Ahí tuve la suerte de compartir años con cracks como Pablo Arriagada, Martin Aguirre o Rodrigo Palacio… la cosa es que el fútbol me abandonó a mi e ingresé a la universidad y a los dos meses de estar ahí encontré en la fotocopiadora un libro de poesía que se llamaba Laspada escrito por Marcelo Diaz. Ahí entendí que no debía separar mis dos pasiones que era la literatura y el fútbol. De ahí que el fútbol siempre estuvo presente en la mayoría de mis historias de manera superficial o preponderante.

Relacionado con el fútbol

   El primer poemario de Nicolás es "Bella Vista" (vox 2015) y tiene como protagonista a Ariel Ortega, en el anteúltimo "Antes que el tiempo arrase con todo" (Unidad de Sentido 2021) hay un poema extenso llamado "Ha muerto Maradona" que está pronto a ser publicado en Nápoles y existe la posibilidad de publicarse también en Francia.

   "Soy de una generación que se crió leyendo la revista el gráfico y leyendo los relatos de Soriano o Fontanarrosa", cuenta Nicolás. 

   Además que el fútbol como tema sea visto de reojo por ciertos espacios de legitimación de la literatura me da fuerzas para seguir profundizando. Mi sueño es escribir la gran novela argentina de fútbol. No puedo entender cómo en un país donde el fútbol se respira y se vive con tanta pasión no haya tenido una literatura a la altura de esa demanda. Me pasa también que leo a grandes escritores y cuando intentan acercarse al fútbol o no les creo o hacen agua. Me doy cuenta que solo han agarrado la pelota con la mano…"

   -¿Qué consideras que puede aportar diferente tu novela a lo ya escrito sobre este deporte?

   --Creo que lo que la hace diferente y sobre lo que me interesó profundizar fue el lado B de los jugadores de élite. Mostrar el detrás de escena de ese ambiente es algo que nunca leí. Mostrar las soledades y los padecimientos de las superestrellas y el negocio y las corruptelas del ambiente también me parecía interesante plasmar.

   -Además hay en la trama un personaje biógrafo envuelto en una trama policial. Esa libertad y decisión en la hibridez de géneros es un poco tu marca de autor también.

   --Es algo que siempre trabajo en cada uno de mis proyectos de escritura. Borrar los límites de los géneros y los rótulos que ponen los críticos o la gente encargada de vender libros. Me gusta que pueda ser leída como una nouvelle, una biografía no autorizada o que la tome como cada lector quiera. Lo que me importaba era construir una relato que se pueda leer de una sentada y que la gente pueda disfrutar y reflexionar.

   --Uno lee la novela y se queda pensando cuánto habrá de ficción y cuánto de realidad de esta historia… Tiene 22 capítulos y el tiempo de duración, si una la lee de corrido, equivale al tiempo de duración de un partido….

   --Tomé datos y experiencias reales y las ficcionalicé hasta el extremo. Ese es un recurso que uso en la mayoría de mis proyectos. Distorsionar la realidad para que irrumpa la ciencia ficción. El dato de los capítulos y la duración me lo dijeron los lectores y se dió por azar así que yo elijo creer que el azar está diciendo algo.

   --¿Será recordada como la novela del mundial?

   --Yo espero que La Scaloneta pueda llegar a buen puerto y se haga justicia por Messi y esa generación de jugadores bastardeados injustamente. Veo un equipo sólido y eso me ilusiona.