Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Bahía Blanca | Viernes, 09 de diciembre

Día Mundial del ACV: qué es y cómo se previene

En Argentina se produce un accidente cerebrovascular cada 4 minutos. Es una de las principales causas de discapacidad y mortalidad en el mundo. La clave está en prevenir y estar atentos a los síntomas.

El ACV es una de las principales causas de discapacidad y mortalidad en el mundo.

   Un accidente cerebro vascular (ACV) es una lesión cerebral con efectos devastadores para el individuo y su entorno. En Argentina, sucede uno cada 4 minutos, es decir, existen unos 130 mil casos anuales. Cada 29 de octubre se conmemora el día mundial de esta enfermedad.

   Además de ACV existen otras formas en las que se conoce al accidente cerebro vascular, como apoplejía, ataque cerebral, infarto cerebral, isquemia o derrame cerebrales.

   En países como los Estados Unidos o de Europa Occidental, ocupa el primer lugar como causa de discapacidad y el tercero como causal de muerte.

Día Mundial del ACV: qué es

   El ACV es el resultado de una patología progresiva que se desarrolla a lo largo del tiempo y ocurre cuando las células cerebrales mueren por falta de oxígeno y glucosa, debido a un flujo sanguíneo insuficiente.

   En algunos casos, no hay síntomas pero, en otros, provocan la muerte. La lesión puede ser una parálisis y/o trastorno sensitivo de una mitad del cuerpo, del lenguaje (afasia), en la coordinación y el equilibrio, en la visión de un ojo o ambos, o un deterioro intelectual. Pueden ser leves, severos y combinados.

   Frente a alguno de estos síntomas, se debe consultar con el médico:

   - Súbita debilidad o entumecimiento de brazo, pierna o cara.
   - Repentino trastorno visual de uno o ambos ojos.
   - Imprevisto trastorno en el habla o lenguaje.
   - Inesperado dolor de cabeza no habitual.
   - Súbita pérdida del equilibrio o la coordinación.

Día Mundial del ACV: cómo se previene

   La velocidad en el tratamiento es esencial para minimizar las secuelas. Uno de los puntos más importantes para tener en cuenta es el control de los factores de riesgo.

   Estos son los 10 factores de riesgo que son responsables del 90 % de los ACV:

   - Hipertensión.
   - Diabetes.
   - Colesterol alto.
   - Tabaquismo.
   - Fibrilación auricular.
   - Alimentación no saludable.
   - Sedentarismo.
   - Obesidad.
   - Estrés.
   - Consumo de alcohol excesivo.

   Además de la medicación, que juega un rol fundamental en el control de los factores de riesgo, es necesario adoptar hábitos de vida saludables, como reducir el consumo de sal y de grasas en las comidas, comer al menos 3 veces por semana frutas y verduras, dejar de fumar, no tomar alcohol de forma excesiva, practicar actividad física (150 minutos semanales), bajar de peso en el caso de sobrepeso u obesidad, y visitar al médico regularmente. (La Voz)