Alberto descarta el “Cerremos todo” que le proponen Kicillof y Gollan

27/4/2021 | 16:03 |

La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.

   El presidente Alberto Fernández anunciará nuevas restricciones probablemente entre jueves y viernes para frenar la segunda ola de coronavirus en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y el resto del país, aunque a su lado aseguran que esas medidas estarán lejos del “cerremos todo” por al menos dos semanas que le reclaman el gobernador bonaerense Axel Kicillof y su ministro de Salud, Daniel Gollán.

   Funcionarios cercanos al presidente aseguran que existe la convicción en el mandatario y en su equipo de colaboradores que un cierre total de todo el sistema, una suerte de regreso a la Fase 1 que rigió a principios de la pandemia en marzo de 2020, “es absolutamente impracticable y hasta peligroso”. Se entendió esta última afirmación en el sentido de lo que ya se ha dicho en la Casa Rosada mientras se analizan nuevas medidas: que volver a cerrar todo podría provocar una desobediencia civil y un colapso todavía más profundo de la economía.

   En el primer piso de la Casa Rosada intentaban esta mañana bajarle el tono a esas discusiones, y aseguraban que si bien el gobierno se apresta a endurecer algunas restricciones, en especial en el AMBA, como ampliar el horario durante el cual se prohíbe la circulación y mayores controles para la utilización del transporte público a todo aquel que no sea personal esencial, no se avanzará en agravar el cerrojo sanitario y social. “No hay clima social”, lo redondeó un secretario del área presidencial.

   En verdad en el gobierno se insistía en que el tenor de las medidas que se darán a conocer entre el jueves y el viernes, cuando vence el anterior DNU que dictó el presidente, están en línea con lo que sugirieron los médicos de distintas especialidades que asesoran a la Casa Rosada y que se reunieron el lunes por la noche con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti. 

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   En líneas generales, y con matices, los médicos que asesoran al presidente recomendaron aplicar nuevas restricciones y mantener las actuales, pero esperar 72 horas antes de tomar una decisión final. Esto tendría que ver, decían horas después del encuentro voceros oficiales, con el hecho de que en los últimos días, desde el sábado pasado en adelante, se notó una disminución en la cantidad de casos de contagio de COVID, aunque se mantiene alta la tasa de fallecidos.

   Una de las grandes diferencias que hacían notar en el gobierno detrás de la decisión que finalmente adoptará y anunciará el presidente, además de desechar el cierre total de las actividades y retornar por dos semanas a Fase 1 como le pidieron Kicillof y Gollan, es que en esta oportunidad se volvería al dialogo tripartito entre Nación, Provincia y Ciudad, a los efectos de coordinar las medidas. Nadie descartaba a priori en la Casa Rosada que se pueda recrear el jueves o viernes la foto entre el presidente, el gobernador bonaerense y Horacio Rodríguez Larreta.

   Se descuenta, aunque todavía no ha sido convocada, una reunión tripartita ampliada, previa a aquel presunto encuentro de Alberto, Kicillof y Larreta, de la que participarán los jefes de Gabinete y los ministros de Salud y Educación de los tres distritos. Hoy hubo una primera aproximación durante la reunión que mantuvieron Santiago Cafiero y su par porteño Felipe Miguel.

   Por las dudas, la Ciudad ya avisó a la Casa Rosada que está dispuesta a adoptar nuevas restricciones y endurecer algunas medidas que ya se aplican pero “con las escuelas abiertas”, al menos hasta que se produzca el fallo de la Corte Suprema de Justicia que debe definir las competencias entre la Nación y la Ciudad.

   Sea juntos o cada uno por su lado, cerca del presidente aseguran que el AMBA en su conjunto tomará y endurecerá medidas para combatir el COVID, aunque en esta oportunidad se espera también que el DNU que firmará Alberto le exija, y no solo recomiende como ha ocurrido hasta ahora, a los gobernadores provinciales por el cumplimiento de las nuevas decisiones sanitarias que se van a adoptar y que en principio tendrán una duración de dos semanas.

   Sobre el alcance que tendrán las nuevas medidas de restricción que se aplicarán desde el primero de mayo, en la Jefatura de Gabinete coincidían con el diagnóstico de los infectólogos y sanitaristas que asesoran al presidente Fernández. “Las 48 horas que viene serán claves para decidir hasta dónde profundizamos”, dicen cerca de Santiago Cafiero.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias