Casi todo está abierto

De Dorrego a San Marino, uno de los países más afectados: “Hoy estamos libres de casos"

11/7/2020 | 06:30 |

 María José Gómez es oriunda de San Román y vive con su familia en este pequeño estado soberano de 33 mil habitantes, enclavado en tierra italiana. En abril llegó a ser el primer Estado del mundo por número de muertes y contagios en relación a la cifra de pobladores. Cómo viven hoy la nueva normalidad.

María José Gómez junto a su esposo Darío Guidi, en San Marino.

   María José Gómez es oriunda de San Román (partido de Coronel Dorrego) y vive en Europa desde hace 20 años. Llegó junto a su marido Darío Guidi, embarazada de Luca, quien hoy tiene 19 años.

   En la actualidad, la familia vive en San Marino, un estado soberano anclado en territorio italiano, con 33 mil habitantes, que se declaró “free de Coronavirus”, es decir, que ya no tiene casos.

   “La peor parte de la pandemia acá fue cuando inició pero ahora todo mejoró por los estrictos controles de casos. El clima y el calor también ayudaron”, dijo la dorreguense.

     Sin embargo, en abril, las cifras resultaban alarmantes. Esta diminuta república llegó a convertirse, en aquel momento, en el primer Estado del mundo por número de muertes y contagios de coronavirus en relación con el tamaño de su población, por delante de Ciudad del Vaticano, Andorra y Luxemburgo.

   “En San Marino salimos adelante. No hay más contagios. No hay ningún caso, porque acá hicieron algo que en otras partes no han hecho”, dijo.

   “Aunque fuimos el país con más casos a nivel mundial por la cantidad de población, se hicieron muchísimos hisopados”, comentó.

   En la denominada “nueva normalidad” que atraviesan ya no es obligatorio el uso de máscaras ni barbijos, aunque algunas personas aún lo utilizan por temor o por precaución.

   “Eso sí, económicamente se sintió el impacto: hay muchos negocios que cerraron o que reabrieron solo para liquidar; y mucha gente que se quedó sin trabajo”, comentó.

   En Italia, desde el 3 de junio los habitantes se pueden mover entre regiones libremente.

   “Nosotros recibimos la visita de amigos de Lombardía, otra de las regiones más afectadas. En Rímini, a 20 km. de San Marino, hubo un pequeño foco en estos días, de 6 o 7 contagios, pero las autoridades sanitarias dijeron que está controlado”, añadió.

   El escenario Post-Covid 19 trajo consigo la apertura gradual de locales bailables, pero con muchas restricciones y principalmente, con menos gente.

   “Podemos ir a restaurantes sin máscaras o barbijos pero los quienes atienden las mesas sí deben usarlo, porque va y viene mucha gente”, destacó.

Recibí los Newsletters de La Nueva sin costo
Registrar

   “Una amiga mía estuvo mucho tiempo aislada, ella fue uno de los últimos casos positivos. Una semana después de que le dieron el alta cenamos juntas y está muy bien. Siempre estuvo bien pero daba positiva”, comentó.

   En cuanto a los estudios,  algunos niños rendían en modalidad virtual y otros lo hicieron de forma presencial. Su hijo cursa el último año de la secundaria en una institución privada y los exámenes serán próximamente con modalidad presencial.

   “En San Marino hoy quienes te atienden en el banco, por ejemplo, no tienen barbijo, pero en algún momento todo fue muy estricto: solo podías ir al supermercado y controlaban que lo hicieras no más de una o dos veces por semana”, indicó.

   “Además, todo el mundo, al principio, usaba el barbijo, por una cuestión de cuidar al otro. Y hay gente que ya incorporó la  costumbre y aún lo usa”, dijo.

   En el inicio de la Pandemia, el  gobierno de San Marino decretó el cierre de escuelas y estableció que solo se podía salir  de casa para hacer compras o para trabajar en sectores vinculados a la alimentación y otros insumos esenciales.  

  María José y su marido trabajan en modalidad online promocionando productos de una empresa italiana.


Felices, en Verucchio, junto a una amiga, en la nueva normalidad.

    “San Marino rápidamente tomó las medidas necesarias para hacer frente a este problema. Tenemos un único hospital público que no colapsó”, comentó.

   En la fase más restrictiva de la cuarentena solo estaban abiertos los supermercados, restaurantes con delivery y algunas farmacias y se usó mucho la el self service y las compras online.  

   María José es hija de Graciela Corcuera y José María Gómez. Sus hermanos son Mariano y Alejandro Gómez y tiene dos sobrinos, Valentino y Allegra, que viven en Argentina.

¿Cómo llegaron de ser los más afectados a tener cero casos?

  Hasta el 24 de abril, de los 33.785 habitantes que tiene San Marino, 501 eran casos positivos de COVID 19, lo que suponía una tasa de infección de aproximadamente 1,5%, en comparación con un 0,3% de Italia.

   Sin embargo, esta tasa no preocupó a las autoridades sanitarias del país que lo atribuyeron a las eficaces medidas de detección de nuevos casos.

   Encaramado en lo alto del Monte Titán, el pequeño Estado experimentó dos fases en la realización de tests: antes del 7 de abril debían enviar las muestras a Italia para saber los resultados pero luego de esa fecha empezaron a hacer tests masivos y a analizarlos en su propio territorio.

   Esto disparó el número de casos detectados: en una semana pasó de 279 positivos a 382. Entonces la estrategia de búsqueda proactiva de personas infectadas fue agresiva.

   Massimo Arlotti, infectólogo y comisario extraordinario para la emergencia de San Marino, indicó que se analizó a los familiares de los positivos y a los que tenían síntomas leves o insignificantes. También se testeó a los casos positivos, tras cumplir la cuarentena, y en muchos casos, seguían siendo positivos.

  Según el infectólogo, la estrategia del rastreo activo es factible en un territorio con límites geográficos y población limitada.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias