No fue casualidad

“Ahora siente que los demás lo respetan y que es un jugador de peso en el circuito”

14/7/2019 | 14:42 |

Eduardo Puppo, periodista calificado en la materia, analizó la heroica actuación del tenista bahiense Guido Pella en Wimbledon.

 

Fotos: Reuters y Archivo- La Nueva.

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com
(Nota publicada en la edición impresa de hoy)   

   Muchos son los interrogantes que nos servirán como disparadores, para desglosar la trastienda de esta mágica historia deportiva de la que tanto se habla por estos días en la ciudad.

   Por supuesto, como bahienses, ahondar desapasionadamente el fabuloso paso de Guido Pella (29) por Wimbledon, el Grand Slam con mayor tradición en la historia del tenis moderno, será casi imposible. Hasta puede que exceda nuestra propia capacidad de análisis.

   De algo estamos seguros, y en eso coincide el prestigioso periodista especializado en la materia desde hace más de 40 años, Eduardo Puppo; de ahora en más, nada será igual en la vida tenística del jugador bahiense.

   “Esto fue darle un golpe descomunal a su carrera. Fue correr todo lo que tenía hasta ahora, y pensar en un nuevo horizonte. No hay dudas que, a partir de los cuartos de final, empieza un nuevo camino en su carrera”, sostuvo el creador del libro Historia del Tenis Argentino, quien amablemente se prestó ante la solicitud de La Nueva.

   El siguiente paso será ir hasta las raíces del fruto sembrado, ese que floreció maravillosamente en marzo pasado en el estadio Ginasio do Ibirapuera de San Pablo (Brasil). En eso, también concordamos con Puppo...

   “Estamos hablando de un jugador que, hasta hace un par de años, estaba casi a punto de retirarse de la actividad (NdR: lo manifestó el propio Pella a fines de 2014). De pronto, hizo el tan esperado click que fue retomar y probar otra vez, buscando una nueva oportunidad. Aunque creo que lo que más incidió en su cambio de mentalidad fue haber ganado el título ATP”, agregó.


Con el trofeo del Torneo Bonfiglio (2008).

   —Desde el punto de vista anímico, ¿qué tan grande pudo ser ese golpe?

   —Creo que él mismo lo terminó confirmando días atrás, cuando dijo que por fin se sintió importante en el tenis cuando ganó su primer título. Es una frase muy fuerte. Ahora siente que los demás lo respetan y que es un jugador de peso en el circuito. Podría decir que esta semana avanzó 5 años en su carrera con lo hecho; los que quizás perdió en algún momento.

   “Aunque también me imagino que Chucho (José Acasuso, su entrenador) le debe haber dado mucha tranquilidad mental, porque él tenía eso. Más allá de la parsimonia propia de su personalidad, tenía mucha calma a la hora de jugar. De hecho, no por nada lo eligieron dos veces para jugar puntos decisivos de Copa Davis. Sabe afrontar esas cosas o momentos de presión”, añadió.

   —Entonces podría afirmarse que no fue casualidad lo que logró...

   —No, en absoluto. A él le estaba faltando un disparador que explote todo lo bueno que tiene técnica y físicamente, factores que, a este nivel, no son tan fundamentales. Cuando te acercas a la élite, la clave es estar bien de la cabeza. Y eso era lo que a él le estaba faltando para completar esa trilogía, que evidentemente hoy lo transformó en un jugador peligroso y para tener en cuenta.

   “De pronto, Guido se encontró con una superficie en la que no había hecho mucho, pero con condiciones muy favorables de juego; como ha ocurrido muchas veces en la historia del tenis argentino. Esas condiciones eran: una cancha no tan rápida, pelotas que, según los jugadores, fueron más lentas que otros años, y el ya saber lo que era jugar en grandes estadios en Wimbledon, como lo había hecho con Cilic (Marin) el año anterior, por ejemplo. Ese combo, más un click mental que lo hizo a través del título conseguido en San Pablo, le permitió animarse a hacer cosas importantes”, remarcó.


Disputando la semifinal de Roland Garros Junior (2008).

"Tendrá una chance"

   ¿Hasta dónde llegará Guido Pella?, ¿cuál será su techo?, y ¿en qué desembocará su carrera?, son otros de los tantos cuestionamientos trasladados a la opinión calificada de Eduardo Puppo.

   La primera impresión que nos deja la hazaña conseguida en el césped londinense, es que ello podría ser un nuevo trampolín en su ya extenso recorrido.

   “Técnicamente, Pella siempre estuvo muy capacitado. Recuerdo haberlo visto en las clasificaciones de sus primeros torneos ATP, y siempre mostró tener técnica de grandes niveles. Lo que le faltaba era el empujón mental, que es lo que les pasa a la mayoría cuando tienen que pasar el corte, de una situación normal de juego a una de primer nivel. Por ejemplo: pasar las qualys de los ATP, de los Masters 1000, y así sucesivamente”, apuntaló.

   —¿Hasta dónde podría llegar el camino profesional de Guido? Si bien tiene 29 años, lo vemos pleno y atravesando su mejor momento...

   —A ver, los tenistas que hoy vemos arriba del ranking, los Federer, Nadal y Djokovic, no son normales. Guido es un jugador de los considerados normales. Creo que puede mejorar más, y hasta con posibilidades, de acuerdo a esta nueva calidad que adquiere, de pelear para llegar al Top 10. Debemos ver también que, a partir de ahora, lo van a mirar y le van a jugar de otra manera, porque lo de Wimbledon significó avanzar a otra escala de nivel y rivales.

   “Hoy ser Top 10 es muy difícil, pero él todavía tiene un margen de 3 o 4 años para ver qué pasa, y seguramente habrá algunas plazas de las de arriba que en algún momento caigan. No es que lo hará por descarte si lo logra, pero tendrá una chance seguramente. Y eso sería histórico”, aclaró.

   Con el diario del lunes, viendo la sucesión de hechos y los logros alcanzados en los últimos años (campeón de Copa Davis y ganador de título ATP, entre los principales laureles), a nadie le sorprendería que la curva tenística de Pella continúe en ascenso.

   Aunque, como bien interpreta Puppo, todo quedará circunscripto a la fortaleza mental. Tenis, como se vio, ¡hay de sobra!

   “Como argentinos, nos hacía mucha falta un resultado semejante. Podríamos decir que tomó la posta de lo que venía haciendo (Juan Martín) Del Potro. Con él guardado, apareció Guido y tomó la posta, lo cual es algo fabuloso que nos alegra muchísimo. Su aporte fue gigantesco”, cerró Eduardo Puppo.

Érase una vez...

   El rico archivo periodístico de La Nueva., nos permite sumergirnos en los inicios de Pella en la competición, previo al desembarco en las grandes ligas.

   Del inmenso registro de torneos, citaremos tres que, de acuerdo a nuestro criterio, significaron la gran carta su presentación.

   El gran puntapié ocurrió en junio de 2016, cuando conquistó el 42° Torneo de Avvenire de Milán (Italia), uno de los torneos más prestigiosos del mundo para tenistas juniors.

   La cosa prosiguió dos años más tarde, en el 49° Torneo Bonfiglio de Italia (1-5-2008), donde, tras avanzar desde la clasificación, se coronó venciendo al belga David Goffin, actual N° 21 del planeta.

   Finalmente, Pella sentó las bases tras alcanzar las semifinales en Roland Garros Junior 2008, donde cayó ante el polaco Jerzy Janowicz.

 

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias