Mundo Gremial

Preocupación por el cese de actividades de la Torre Mareográfica de la ría bahiense

20/5/2019 | 07:00 |

"Aporta datos muy importantes para todo aquel que navega por esta zona", remarcó Luis Pérez, del sindicato de Dragado y Balizamiento.

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Desde la seccional local del sindicato de Dragado y Balizamiento, conducido por Luis Pérez, ratificaron su preocupación por el inminente cese de actividad de la Torre Mareográfica en nuestra ría, debido al cierre de la delegación de la Dirección Nacional de Vías Navegables.

   “Nosotros ya hicimos saber los perjuicios que genera el cierre de la Dirección de Vías Navegables. Una de ellas es que deja de operar la Torre Mareográfica, que aporta datos muy importantes para todo aquel que navega por esta zona”.

   Y añadió: “Es peligroso que quede en manos privadas, tal como se tiene pensado. De esa información se vale la Marina de Guerra Argentina, como también Prefectura y el Consorcio de Gestión, que necesitan conocer las mareas y sus alturas y la intensidad de los vientos”.

   Entre los datos sensibles que aporta, se suma que da la voz de alerta en caso de posibles temporales.

   “Aporta datos trascendentales para la normal navegación”, ratificó.

   Además, esa Torre es propiedad del Estado, por lo que el privado la usufructuaría con costos bajos.

   “Y le cobraría al Estado por esa información, que es prioritaria para todo aquel que ingrese en la ría. Sin ir más lejos, actualmente hay 50 barcos fondeados, por lo que son 50 barcos que precisan los datos de altura de mareas y velocidad del viento actual y previsiones a futuro”.

   En Bahía Blanca ya cerraron la Dirección de Vías Navegables, que funcionaba en el puerto de Ingeniero White. 

   “Tras el cierre de las oficinas, quedaron 4 compañeros sin labores, por lo que se acordó que realicen la custodia de las embarcaciones que quedaron. Estamos en tratativas para que, al menos, quede una guardia administrativa, que es muy necesaria y, entre otras cosas, podría encargarse de procesar la información de la Torre”.

   --¿Tuvo eco el pedido?

   --Al menos, en el Ministerio de Transporte me escucharon. Habrá que ver qué actitud toman en el futuro. Yo no pido que se reactive la oficina completa, pero sí que permanezcan activos los servicios esenciales.

   --¿Lo hacen por negligencia?

--Quiero creer que es por desconocimiento. A comienzos de la gestión de Macri, Vías Navegables estuvo a cargo de un Capitán, que sí entendía y conocía la importancia de este sector. Ahora no es gente con tanta experiencia y sólo piensan en ajustar y reducir, sin medir consecuencias.

   La Dirección Nacional de Vías Navegables data desde 1898, durante la segunda presidencia de Julio Roca, bajo la órbita del Ministerio de Obras Públicas de la Nación.

   “En las mejores épocas, allá por la década del 80, éramos más de 500 en la delegación, cuando pertenecía al Ministerio de Obras Públicas. Los gobiernos que vinieron luego empezaron a achicar y el mayor ajuste se está viendo ahora”.
“Acá en Bahía quedamos 15 personas como personal embarcado, pero lo que menos hacemos es embarcarnos. Hoy, básicamente, nuestras funciones pasan por cuidar barcos que están varados, ya que los dragados están privatizados. Las dragas que pertenecen al Estado no está ninguna en condiciones de operar”.  

Se viene el dragado

   Acompañando a Juan Carlos Schmid (secretario general del gremio a nivel nacional), Luis Pérez se reunió la semana pasada con el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca, Miguel Donadío.

   “Charlamos, fundamentalmente, sobre la obra de dragado que se viene. Intercambiamos ideas, teniendo en cuenta que, debido al estado de nuestra flota, estamos imposibilitados de hacer esa obra. A la licitación se presentaron 8 empresas, lo cual indica que hay muchos interesados en el trabajo”.

   En ese marco, la función del sindicato es hacer cumplir la Ley 1010/04.

   “Nuestra función, una vez que se adjudique el trabajo y la empresa comience a operar, es subir la gente a bordo. La Ley 1010/04 indica que el 50 por ciento de la tripulación de las dragas tiene que ser argentina. Eso, indudablemente, va a generar trabajo en un momento delicado para nosotros”.

   Y añadió: “Además, ello trae aparejado capacitación para los trabajadores, porque las empresas ponen mucho énfasis en ese sentido”.

   “Nos hubiera gustado, como sucedía hace muchos años, que el dragado lo realizara el Estado, con su propio personal. Pero hubo un desmantelamiento paulatino y ya prácticamente no queda personal ni flota propia”.

El presente sindical

   En la seccional bahiense del sindicato de Dragado y Balizamiento confluyen empleados estatales y también quienes desarrollan tareas en empresas privadas. 

   “En total no llegamos a 100. Son alrededor de 80 que desarrollan labores en empresas y 15-16 que estamos en el Estado”, señaló Luis Pérez.

   “El funcionamiento diario del sindicato se complica, aunque tenemos la suerte que la sede central nos ayuda permanentemente”, cerró.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias