El clásico de los clásicos

El clásico de los clásicos

14/1/2019 | 08:31 |

El clásico de los clásicos

Mario Minervino / mminervino@lanueva.com

Hace 44 años, en enero de 1975, el club Estudiantes se consagró campeón bahiense de básquet al vencer en finales -al mejor de tres- a Olimpo

Para muchos, este clásico es parte de la historia más destacada del deporte local. Por el propio baloncesto -que proyectó a Bahía Blanca a nivel internacional- y por la magia de los tres grandes (Lito Fruet, Beto Cabrera y el negro De Lizaso) que aquí se enfrentaban en la final de cada año, en el partido inolvidable: Olimpo-Estudiantes.

En 1975, los albos llegaban a la última fecha con un punto de ventaja sobre Olimpo, por lo cual los aurinegros debían ganar para forzar partidos finales. 

El match se jugó en el Norberto Tomás, de Olimpo. 

“Nunca antes el escenario apareció tan colmado, lo que da una pauta del interés despertado por el superclásico”, señaló este diario. 
Estudiantes -dirigido por Carlos Danussi- no jugó bien aquella noche y Olimpo, dirigido por Adolfo Lista, -con Monachesi, Ojunián y De Lizaso- logró la victoria por 65 a 60.Cinco días más tarde, 13 de enero, se jugó la primera gran final, en el Tomás. 

Los albos recuperaron su juego. Cabrera condujo, Raúl Alvarez controló a De Lizaso y Alvarez Rojo clavó cuatro dobles seguidos sobre el final. Fue 68 a 57.

Dos días después, el segundo encuentro, en el Casanova. Partido cerrado, doble a doble. Monachesi se cansó de golear y Cabrera de sumar. 
Raúl Alvarez metió ocho dobles consecutivos y De Lizaso remontó un marcador adverso para colocar a Olimpo 53 a 51 arriba en la mitad del segundo tiempo. 

Pero la fiesta fue alba: 78 a 72 y el campeonato.
La finalísima agitó las almas bahienses, quienes, por semanas, no hablaban de otro tema que el clásico, una fiesta inolvidable.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias