El delito en Bahía: droga y violencia, un común denominador

La situación en la ciudad

El delito en Bahía: droga y violencia, un común denominador

14/1/2019 | 07:00 |

“El consumo provoca la desaparición de los frenos inhibitorios”, sostuvo el comisario general Gustavo Maldonado, superintendente de la Región Interior Sur de la policía bonaerense. El jefe policial resaltó la peligrosidad que reviste el accionar de delincuentes bajo los efectos de sustancias. 

El delito en Bahía: droga y violencia, un común denominador

Fotos: Pablo Presti y Archivo-LN.

Por Redacción La Nueva.

   "Siempre lo tuve, pero últimamente tenía bastante miedo, porque una escucha lo que pasa en las noticias. La entradera fue realmente agresiva y yo no me resistí en ningún momento”.

   Así describió hace poco menos de cuatro meses Nora Capomasi la desagradable experiencia que debió atravesar junto a su marido, cuando ladrones ingresaron a la vivienda ubicada en la primera cuadra de calle Tierra del Fuego y los agredieron para sustraer varios elementos.

   Esa violencia, en muchos casos desmedida e irracional ante víctimas que no oponen resistencia, se sigue repitiendo y es una característica habitual en los hechos de inseguridad.

   En los últimos días al menos tres vecinos de la ciudad atravesaron situaciones similares, cuando delincuentes accedieron a sus inmuebles y los redujeron para apoderarse de dinero y artículos electrónicos, entre otras cosas.

   El comisario general Gustavo Maldonado, superintendente de la Región Interior Sur de la policía bonaerense, no duda al señalar que en las actualidad los delincuentes son más agresivos y sostiene que la utilización de drogas tienen relación directa con esa situación. 

   “El delincuente es más violento y eso se lo atribuyo al avance del consumo de estupefacientes. Para mi es fundamental en el grado de violencia. El consumo provoca la desaparición de los frenos inhibitorios y en esas condiciones actuás como sos”.

   En este sentido, el jefe policial explicó que muchos sujetos llevan adelante hechos delictivos luego de consumir sustancias y otros los cometen para conseguir dinero y obtenerlas.

   Al respecto, algunos estudiosos del tema diferencian tres tipos de delitos relacionados con las drogas.

   Los inducidos, que son aquellos cometidos bajo la influencia de estupefacientes; los funcionales, que refiere a los hechos llevados adelante para obtener plata y poder adquirir drogas; y los relacionales, que están vinculados al tráfico y comercio de sustancias.

   Maldonado consideró importante la tarea desarrollada durante el año pasado por parte de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 19, a cargo del fiscal Mauricio Del Cero.

   “Se hizo una mayor cantidad de procedimientos, con los cuales se procura sacar la droga de la calle. Quien vende se recicla, entonces lo que hay que hacer es retirar la sustancia que circula, ese también tiene que ser nuestro combate. No tenés que enfocarte solamente en detener al vendedor, porque es una lucha desigual, ya que siempre hay gente que va a meterse en ese ambiente”.

   Como se informara días atrás en otro de los informes publicados por La Nueva., entre marzo y diciembre de 2018 la fiscalía especializada en estupefacientes llevó adelante 136 procedimientos en nuestra ciudad y la región, casi triplicando la cantidad desarrollada durante 2017.

   A lo largo de ese período del año pasado se detuvo a 96 personas, de las cuales 68 se encuentran con prisión preventiva y aguardarán tras las rejas el juicio oral.

Hechos peligrosos

   Maldonado sostuvo también que “la modalidad que preocupa históricamente a toda la policía son los asaltos”.

   Al respecto, mencionó también el riesgo que significa la intervención de delincuentes violentos en ese tipo de hechos. 

   “Estas situaciones siempre llevan implícitas el peligro de que una persona pueda perder la vida, porque estamos supeditados al capricho o la actitud del delincuente. Tenemos muchos casos de gente que no representa ninguna resistencia para el ladrón e igual lo agreden”.

   Un caso emblemático fue el que ocurrió el 14 de julio de 2017, cuando tres individuos ingresaron a la casa ubicada en Rojas al 1700 y agredieron violentamente a Néstor Gil, quien 10 días después falleció como consecuencia de las graves complicaciones de salud que le produjo el ataque. 

   Según estadísticas del Ministerio Público, durante el año pasado se denunció en la fiscalía un robo con armas cada 40 horas.

   A lo largo de 2018 la UFIJ Nº 11, especializada en este tipo de hechos, tramitó 220 causas, lo que representa una cifra similar a la de 2017.

   El uniformado señaló que “hay amesetamiento del delito. Tiene picos que generalmente coinciden con la salida de algún detenido de la cárcel o el comienzo de algún beneficio que se le otorga. Al mismo tiempo, crece el tipo de hechos que esa persona comete”.

   Al respecto destacó como un acierto la creación de la fiscalía temática para los delitos calificados.

   “Lo bueno es que se unificaron las investigaciones. Antes teníamos que estar explicándole a cada fiscal que estuviera de turno el trabajo que estábamos llevando adelante y las pruebas que se habían juntado. Ahora esta UFIJ concentra la información, lo que permite que se facilite la tarea y que hayamos desarticulado varias bandas”.

Origen y edades

   El comisario general comentó que la mayor parte de los delincuentes que actúan en la ciudad son oriundos.

   “Gran parte de las personas vinculadas a delitos son de acá. Lamentablemente hay familias que están relacionadas con este tipo de vida. Hay casos en lo que se puede apreciar las distintas modalidades que llevan adelante a medida que van teniendo más edad”.

   También explicó que aquellos individuos que llegan desde otros lugares para delinquir cuentan con apoyo local.

   “Cuando existe una banda la mayor parte son locales y alguno viene de afuera para poner la cara y no ser reconocido, pero los de acá les abren las puertas y facilitan los hechos”.

   Agregó que “la  experiencia nos demuestra que hay que replantear el sistema de encarcelamiento, porque en la prisión el delincuente entra en contacto con otros de diferentes zonas, los cuales luego actúan en este lugar con la inteligencia brindada por el ladrón oriundo, quien de esa forma no queda expuesto”.

   Mencionó luego que, según estadísticas,  el 91% de los sujetos arrestados durante el año pasado en el ámbito de la Departamental bahiense tienen entre 16 y 35 años aproximadamente. De ese universo, solo el 11% corresponde a los menores de edad.

   “Esto nos lleva a plantear que esa franja no ve otra opción de vida que incursionar en el delito, lo que es grave desde el punto de vista social. Es feo que no vean otra expectativa. La discusión más importante y en la que intervienen varios actores sociales es ver qué se hace con esa gente”.

"Las drogas han agravado la situación"

   El comisario Gustavo Berdini, quien comanda la Superintendencia del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de la policía bonaerense, sostuvo que el motivo “que lleva a alguien a delinquir es multicausal desde hace muchos años, pero las drogas han agravado la situación”.

    El uniformado, quien desarrolló gran parte de su carrera en nuestra ciudad, sostuvo que en muchos casos “la abstinencia de sustancia hace que los hechos que cometen sean violentos, y muchas veces inexplicables e inentendibles”.

   Berdini reiteró que esta situación en un adicto delincuente “lo torna peligroso, porque aumenta su violencia. Además, lo que consume lo destruye psíquica, física y espiritualmente”.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias