El retiro del 20

¿Quién es la mujer que elogió tanto Manu?

28/8/2018 | 15:51 |

La relación nació el 28 de septiembre de 1997.

Fotos-archivo-La Nueva y @manuginobili

   “Algunos (mensajes) realmente me emocionaron. En realidad, nos emocionaron, porque Many, mi mujer está en la misma que yo. Ella también se retira y está viviendo lo mismo", dijo Manu, en su columna de despedida, en "La Nación". 

   "Es que con Many -agregó- viví 21 de estos 23 años, sufrió con todos los campeonatos, festejó, lloró, gritó, los vio desde lejos, de cerca, se bancó hasta dos meses que yo estuviera fuera de casa durante campeonatos con la selección, cuando podrían haber sido momentos de vacaciones familiares y miles de cosas más. Se hizo cargo de la casa en todos esos momentos, de los nenes, de que no me despertaran antes de un partido importante. Además mi apoyo moral después de las derrotas dolorosas y la compañera de festejos de muchas victorias”.

   Curiosamente Many nació el mismo día que Manu (sí, el 28 de julio), con diferencia de 4 años: 1977 él y 1981 ella.

   El inicio de la relación, “La Nueva” lo rearmó el día del casamiento, el sábado 10 de julio de 2004.

La historia contada

   Año 1997. Más precisamente domingo 28 de septiembre. Estudiantes visitaba a Regatas, en San Nicolás, por la Liga Nacional de Básquetbol.

   A la tarde, en Guardias Nacional 97, 3 "A", en el departamento de Sergio Hernández, entrenador del equipo local, estuvieron reunidos el dueño de casa, su mujer Lichi, Diego Casemayor -jugador de Regatas- Claudia Montecchiari -amiga de Bahía- María Eugenia -mujer de Mauricio Hedman-, Marianela Oroño y los hermanos Sebastián y Emanuel Ginóbili.

  Si bien Many conocía a fondo el ambiente basquetbolístico, Emanuel todavía era un novato.

   Después de la rueda de mate y algún cruce de miradas, el pibe -de entonces 20 años- se fue flasheado con ella.

   Y a la noche, él estuvo con todas las luces. Un triple que partió de sus manos le dio a Estudiantes el triunfo ante Regatas, por 95 a 94, completando 31 puntos en la segunda victoria consecutiva de su equipo, en calidad de visitante y tercera en las últimas cuatro presentaciones.

   El entrenador Daniel Rodríguez puso entre los iniciales a Sepo, Manu, Leonardo Mauti, Dietrich Waters y Stacey Williams. Más tarde ingresaron Hernán Jasen y Ernesto Michel.

   El zurdito estaba afilado, dos días antes le había metido 24 a Ferro, en el triunfo por 89 a 84.

   En el mismo momento que Emanuel convirtió el triple de la victoria, al asistente Ariel Amarillo -asistente de Oveja- le sancionaron una falta técnica.

   "Llegué a casa con una calentura que volaba. Pero zafé, porque Claudia (Montecchiari) invitó a cenar a Marianela al mismo lugar donde estaban los jugadores y ella, que andaba medio embelesada con Manu ni dudó. En ese momento pensé: gracias a Dios que se van todos; quería internarme en el Paraná", contó Hernández.

   Ahí arrancó todo.

Con la hija del Ñato

   El, flaquito, poco menos que desgarbado, de chuequera marcada y nariz prominente. "Del montón", catalogaría el sexo opuesto.

   Ella, rubia, con medidas estandard. Bonita chica.

   La relación fue acentuándose. Acortaban la distancia vía telefónica. Y el nombre de la joven con la que hablaba no decía nada, pero su apellido llegó a generar alguna exclamación en el círculo que rodeaba a él, a raíz del recuerdo de jugador poco amigable que tenía la ciudad para con el padre de la novia.

   "Fui resistido porque mi trabajo lo hacía bien. Nunca me daban a defender al malo; siempre tenía que seguir al que metía 30 puntos y era querido por todo el público. Pero nunca jugué con mala intención, jamás rompí a nadie", advirtió Luis Oroño.

   La primera foto que registra juntos a los flamantes esposos, la tomó Claudia Montecchiari. También estaban Lichi y María Eugenia. Eran sólo amigos.

   Aprovechando la siguiente visita de Estudiantes a San Nicolás, el 31 de enero de 1998, Manu le solicitó permiso al técnico Daniel Rodríguez para quedarse dos días más y no regresar con el resto del plantel.

   La estadía fue ideal, la despedida, como a él le gusta, nada de permanecer en el lugar. Así que Claudia y Marianela lo llevaron en el Fiat Spazio y él aguardó sólo la partida del micro.

   Después de legalizar la relación llegó el salto de él a Italia, y una temporada después, se decidieron por cruzar el charco de a dos.

   El pibe más que caminar corría en una carrera tan corta como eficiente, sorprendente y casi inédita para un basquetbolista argentino. Y su chica siempre lo defendió hombre a hombre, sin despegarse.

   Hoy llevan 14 años de matrimonio, tienen 3 hijos y, a partir de ahora, mucho más tiempo para compartir juntos a la par...

"Su única novia"

   Germán Alonso, uno de los mejores amigos del 20, previo a su casamiento le contó a "La Nueva", la importancia de Many en la vida de Manu.

   "Emanuel viene de un momento importante tras otro. Si bien por estos días lo más significativo fue el casamiento, el tema del contrato fue súper importante. Para él una de las cosas más importante en estos momentos fue la presencia de Marianela. Me parece que no es una frase hecha esa de que todos necesitan una compañía así", destacó.

   "Está demostrado que los deportistas cuando llegan a determinado punto se pueden ir para cualquier lado y el apoyo de ella fue importantísimo. Marianela es la única novia que tuvo y para él fue importantísima", resaltó.

   "El se fue a los 16 años de acá a La Rioja, volvió un año a Bahía y a los 18 se instaló en Italia. Estar un año solo afuera es difícil y en ese sentido Marianela fue lo que necesitaba Emanuel. Ella es una chica especial, tiene chispa y muy buena onda. Además, al venir de una familia basquetbolista, entiende muy bien los códigos. Ella creció a la par de Emanuel y no necesita control por parte de él. Marianela fue el punto justo para él. Es una persona que congenia perfecta con él. No es fácil encontrar una chica que este dispuesta a dejar todo como hizo ella, porque sacrificó un montón de cosas", definió.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias