Las empresas familiares ganan espacio en nuestra ciudad

Evento organizado por IADEF

Las empresas familiares ganan espacio en nuestra ciudad

12/8/2018 | 07:00 |

Con 12 músicos en escena, dirigidos por el prestigioso maestro español Jordi Mora, se demostró la importancia de los roles en el desarrollo de un estilo de emprendimiento muy particular que proyecta su futuro a largo plazo.

Las empresas familiares ganan espacio en nuestra ciudad

Fotos: Gentileza IADEF

Por Pablo Andrés Alvarez / palvarez@lanueva.com

   Con una forma innovadora para llevar su mensaje, el Instituto Argentino de la Empresa Familiar (IADEF) organizó la semana pasada una actividad cultural denominada “La orquesta y sus semejanzas con la empresa familiar”.

   Con 12 músicos en escena, dirigidos por el prestigioso maestro español Jordi Mora, se demostró la importancia de los roles en el desarrollo de un estilo de emprendimiento muy particular que proyecta su futuro a largo plazo.

   “El evento se enfoca en el paralelismo entre una empresa familiar y una orquesta. A través de la obra se desarrollan varios aspectos, como los valores y la armonía para conseguir el objetivo final, que es que todo funcione correctamente. También habla de los roles. Algunos que parecen sin importancia, pero que en el conjunto de las cosas son vitales”, resumió Silvia Batista, Directora de la sede Regional del Instituto Argentino de la Empresa Familiar.

   Fue la segunda vez que el trabajo de Jordi Mora se presentó en el país.

   “Resume perfectamente el pensamiento global del Instituto. De repente, cuando se habla de empresa familiar se lo relaciona con aquellas pymes pequeñas que recién empiezan y sin embargo, en nuestra ciudad, hay empresas familiares con muchos años de trayectoria y que han crecido exponencialmente”.

   Y agregó: “Para una empresa de familia, lo más importante no es el resultado económico-financiero, sino que lo trascendental radica en la continuidad de la empresa a través de las generaciones. Y eso no es sencillo. Por eso son tan importantes diferenciar los roles, el trabajo en equipo y, fundamentalmente, la comunicación”.

   Batista remarcó los obstáculos que atraviesan este tipo de compañías cuando plantean su continuidad.

   “El primer período, el que está a cargo del fundador, no es el más importante, sino el siguiente, que es lograr el traspaso hacia la siguiente fase para que la empresa siga funcionando y sea perdurable”.

   Según Batista, hay un altísimo porcentaje de empresas que no logran superar esa primera etapa.

   “A nivel mundial, las estadísticas indican que de 100 empresas familiares, menos del 30 por ciento logra continuar en la segunda generación. Y el porcentaje sigue bajando para la tercera. En nuestro país, las agrícola ganaderas son las que superan con mayor facilidad ese trance. Incluso, hay varias que ya van por la quinta generación. Pero en otros países, hay empresas con hasta 15 generaciones. Eso lleva un trabajo articulado”.

   Por eso, el Instituto Argentino de la Empresa Familiar trabaja para mejorar estos índices.

   “Desde mi experiencia, creo que la dificultad de relación intergeneracional y la desprofesionalización son las causas de los fracasos para el traspaso. Generalmente, lo que sucede, es que una empresa está muy identificada con su fundador y no logra el traspaso a manos de otro, que llega con otra mirada. Aquí, lo que falla es la previsión para ir trabajando en el cambio de mando que, indefectiblemente, va a suceder”.

   “Hay que sensibilizar a las personas para que se reconozcan como empresas familiares y que trabajen con ese fin. El segundo paso, es reconocer ésta característica como una ventaja competitiva. A partir de allí, todo resulta más sencillo”.

Cátedra Libre en la UNS

   Para darle un marco más formal a su trabajo, IADEF logró insertar una cátedra libre en la Universidad Nacional del Sur.

   “Fue un desafío muy grande implementarlo. El empresariado, muchas veces, no tiene una cercanía con el aspecto académico. Y éste, sin embargo, otorga herramientas muy positivas. Y no es un espacio privativo para aquellos que hayan estudiado una profesión. Y en ese aspecto me sorprendió la aceptación. Todos los meses tenemos entre 40 y 50 empresas familiares representadas en el curso”.

   Está pensada para generar el futuro de esas empresas.

   “Damos herramientas para que logren superar esa primera barrera que hablamos anteriormente. Otro aspecto que trabajamos es el de multidisciplaneidad de labores, porque la empresa puede contar, por ejemplo, con dos profesionales de alto prestigio en su funcionamiento, pero si no hay empatía entre ellos, seguramente no va a funcionar, porque cada uno intentará imponer su visión de empresa. El consenso también es muy necesario y se debe entrenar”.

   Son 6 módulos anuales, del que ya se dictaron los primeros cuatro.

   “El primero giró sobre reconocerse como empresa familiar. En el segundo sobre aspectos jurídicos, para que no pierda el orden luego de su creación. Y el tercero fue sobre profesionalización, para visualizar lo que es pasar de ser un emprendedor a un empresario y cómo se debe empezar a pensar en el traspaso para que la empresa no se resienta”.

   En el cuarto se abordó el tema de los órganos de gobierno dentro de una empresa familiar.

   “Cuando se habla de directorio parece que le cabe a una empresa grande y no es así. Se desconoce lo que es el Consejo de Familia, que es algo muy necesario para escuchar la opinión de todos. Hoy, en las empresas familiares, existen en forma informal, porque cuando se juntan el fin de semana y hablan de temas relacionados con la empresa, están desarrollando una reunión de directorio sin saberlo”.

   Entonces, la intención es que esas charlas tengan más formalidad.

   “Se debe saber distinguir qué temas son de familia y qué temas son de directorio, que no es lo mismo. Y también que temas son incumbencia de propietarios, pero que no son de directorio. Lo que deciden los dueños, lo tiene que resolver e implementar el directorio. La intención es que no se mezcle todo, porque sino el traspaso generacional va a ser mucho más dificultoso”.

   Muchas veces, en las empresas familiares se comienza el proceso de transferencia con la muerte de su fundador.

   “Y no necesariamente debe ser así. Sino que lo ideal es que el fundador pueda interrelacionarse con las personas que lo secundarán. Caso contrario, puede suceder que ante la desaparición del alma mater, la empresa pierda su dirección y, por ende, el rumbo”.

   En el próximo módulo se tratará el aspecto Protocolo de Familia y el rol del Consultor.

   “Se basa en tratar de implementar normas para que haya un lineamiento general de funcionamiento. A veces hay temas que empiezan a trabar el desarrollo de una empresa y es más sencillo resolverlo antes y dejarlo escrito. Por ejemplo, pasa mucho que no están definidas las remuneraciones de los miembros de una empresa familiar. Es un tema conflictivo, porque no hay una receta sobre cómo se mide o establece lo que debe cobrar, por ejemplo, el hijo del fundador”.

   Y añadió: “Generalmente, la empresa familiar no reparte ganancias, porque se suele reinventir ese dinero. También eso se puede dejar preestablecido, porque caso contrario no se logra distinguir cuál es el dinero de la familia y cuál el de la empresa. O quiénes pueden integrar el directorio. Incluso, se puede dejar escrito hasta qué edad debe ejercer su cargo el presidente del directorio, que generalmente es el fundador”.

   El próximo año se repetirá la experiencia.

   “En 2019 vamos a mantener estos módulos. Es probable que también hagamos un segundo nivel para quienes hayan hecho éste, para profundizar temas o tratar otros que fueron surgiendo en los módulos anteriores”.

¿Qué es IADEF?

   El Instituto Argentino de la Empresa Familiar es una institución sin fines de lucro, que debe ser calificada como organización no gubernamental (O.N.G.), constituida bajo la forma jurídica de asociación civil y debidamente autorizada para funcionar por el Poder Ejecutivo Nacional.

   Está integrado por profesionales universitarios de diversas disciplinas, en calidad de socios, investigadores y consultores, sujetos a un código de ética y con compromiso social.

   Posee los siguientes objetivos principales:

   --Difundir la cultura de la Empresa Familiar, sus valores y la necesidad de protegerla y garantizar su continuidad. Relevar las empresas familiares en Argentina, su importancia económica y social y sus principales problemas. Capacitar y brindar servicios a las familias empresarias y a sus asesores profesionales.

   --Promover el estudio y la investigación multidisciplinaria sobre las problemáticas de la Empresa Familiar, incluyendo las áreas del Derecho Civil, Comercial, Notarial, Tributario, Contable, Laboral, como así las de la Mediación, la Negociación, la Administración Empresaria, la Psicología, la Sociología, y la Ética.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias