Vacaciones de invierno: la merma de visitantes se hizo sentir

Menos turistas que lo esperado

Vacaciones de invierno: la merma de visitantes se hizo sentir

30/7/2018 | 06:30 |

La afluencia fue menor a la del año pasado aunque mejoró durante los sábados y domingos. La lluvia obligó a suspender varias actividades.

Fotos: Prensa Adolfo Alsina y Archivo La Nueva.

   Pocos días antes del inicio de las vacaciones de invierno, los principales destinos turísticos de la región ya avizoraban que podía llegar a registrarse una merma en cuanto a la ocupación, respecto del mismo período en años anteriores. El parámetro era la baja en el nivel de reservas, aunque aún quedaba la variable de los visitantes que llegan a último momento.
   Finalmente, los indicios se convirtieron en hechos y desde la mayoría de los destinos se aseguró que la merma se hizo sentir principalmente en la ocupación. Es decir, las visitas fueron muchas pero la mayoría eligió pasar el día o el fin de semana.
   Más allá del panorama que se avecinaba, cada uno de los destinos generó nutridas agendas de actividades para la familia, que incluso se habían  promocionado en Bahía Blanca días antes del comienzo del receso invernal.
   Susana Dos Santos, secretaria de Turismo de Tornquist confirmó que la afluencia fue menor que la de otros años.

   “El primer fin de semana y la primera semana, la Comarca Serrana registró un 70% de ocupación”, dijo.
   Sin embargo, por esos días la llegada de la nieve motivó más visitas y dio un impulso al segundo fin de semana de vacaciones de invierno, con una ocupación próxima al 90%.
   “La nieve fue un plus e hizo que muchísima gente se acercara y otros eligieran venir a pasar el día. Este tipo de fenómenos favorecen, por lo menos, en cuanto al turismo de proximidad”, aseguró.
   La segunda semana de las vacaciones la ocupación remontó un 10%, posicionándose en un 80% en Sierra de la Ventana y Villa Ventana con menor impacto en Tornquist en cuanto a la elección de alojamientos.
   Respecto a la procedencia de los visitantes, Dos Santos expresó que en su mayoría son de Buenos Aires y Gran Buenos Aires. Hubo gente de la costa, de Mar del Plata, Tandil y de toda la zona. También llegaron muchos bahienses.

¿Qué pasó en Carhué?

   En Carhué las cosas no fueron mejor. El secretario de Turismo de Adolfo Alsina, Javier Andres, confirmó que la afluencia fue mucho menor a la de otros años: el balance dio por debajo de las expectativas y se instaló en un 70% de ocupación.
   “Estas vacaciones fueron más flojas que las del año pasado. Si bien hubo una merma en ocupación, no sucedió lo mismo con las visitas a la ex Villa Epecuén. Por el contrario, se superó la cantidad de visitantes en relación al mismo período del año pasado”, dijo.
   “Por deducción, lo que sucedió es que mucha gente vino a pasar el día. Llegaron, hicieron la visita a las ruinas y se fueron. Lo notamos en el ingreso de quienes pasaron por Epecuén, porque el número de turistas fue superior al porcentaje de ocupación”, evaluó.

   Andres aseguró que la primera semana se complicó mucho por los factores climáticos: llovió casi todos los días y también hizo mucho frío.
   “Tuvimos que cancelar las actividades al aire libre. Esta semana mejoró el clima y la gente participó mucho de las actividades. La noche de las termas fue un éxito”, dijo.
   “Estimo que la gente está siendo precavida, está guardando el dinero hasta ver qué pasa y eso se notó”, dijo.
    Más allá de esto, el comportamiento del turista fue igual que el de los últimos años respecto a la elección de los hoteles con más servicios, en primera instancia.
   “Los de menor ocupación fueron los departamentos que no tienen piscinas termales. Suele ocurrir en invierno. Hasta que no tengamos el Parque Hidrotermal no va a haber un cambio en esto. La gente va a preferir un hotel que viene con servicios y pileta climatizada cubierta y que le permite disfrutar en el caso de que el tiempo no acompañe”, añadió.

En Monte Hermoso

Actividades. En Monte Hermoso, destino tiene como principal atractivo turístico la playa se diseñó un agenda de actividades que incluyó eventos deportivos como el Monte Corre la Aventura, con más de 500 inscriptos, y una kermesse invernal destinada a que los más pequeños puedan disfrutar de los juegos con los que se divertían sus padres y abuelos.

Artesanales. La kermesse invernal funcionó jueves, viernes y sábado, de 14 a 17, con juegos artesanales. La idea fue que los chicos pudieran dejar la tecnología a un lado, por un rato, para conocer otras formas de entretenimiento más vinculadas al intercambio interpersonal. También se presentaron espectáculos circenses y teatrales. 
 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias