Estacionamiento medido

El nuevo mapa y las novedades del sistema que empieza hoy

19/3/2018 | 07:31 |

La nueva zona comienza a regir hoy con la tradicional tarjeta y la novedosa aplicación para teléfonos celulares. Se amplió el radio de cobro y hay quejas de muchos vecinos de esas zonas.

 

(Fotos: Pablo Presti - La Nueva.)

Federico Moreno / fmoreno@lanueva.com

   Exactamente dos meses después de la salida de la empresa Eycon del manejo de los parquímetros de nuestra ciudad, hoy vuelven a funcionar en su totalidad –con infracciones para quienes no abonen el estacionamiento--, esta vez a cargo de la firma Exo. 
   Durante el mencionado período, además de que la Municipalidad prácticamente no recaudó dinero –-aseguran que pese a no haber sido controlado ciertos conductores sí abonaron--, se suscitaron otros problemas técnicos, tanto con la aplicación para teléfonos móviles como con el traspaso de la información de las viejas tarjetas Bahía Urbana a las nuevas, que generaron malestar en los usuarios. 
   Sin ir más lejos, la semana pasada las colas en Chiclana al 400 daban la vuelta a la esquina y la espera promedio era de tres horas y media.

Parquímetros: mapa actualizado y puntos en los que están los tótems

   La principal novedad del regreso del estacionamiento medido y pago es la ampliación de la zona afectada, ya que se incorporan 94 cuadras –-en su mayoría de ambas manos--, gracias a lo cual lejos quedó la premisa de desalentar el uso de vehículos particulares en el microcentro, ya que a partir de hoy se cobrará el aparcamiento en cuadras ubicadas hasta a 1.700 metros de la Plaza Rivadavia.
   Pese a que recién comienza a regir hoy, dicha ampliación había sido aprobada por el Concejo Deliberante hace un año, momento en el que también se aprobó un importante aumento –-de hasta el 50% según la zona-- que sí comenzó a valer con efecto inmediato. 
   Respecto de la posibilidad de que ocurra un nuevo aumento, desde Bahía Transporte Sapem aseguran que no tienen novedades y que dependería del Concejo.
   Mientras que el sistema digitalizado de estacionamiento medido y pago comenzó en nuestra ciudad en 1994, con una zona afectada que no se alejaba más de dos cuadras de la plaza central, con la entrada en vigencia de la aplicación Sapem Parking los extremos llegan a sectores como Thompson y 25 de Mayo o Terrada y Holdich, a casi dos kilómetros de la misma, o en el sector norte de Bahía Blanca en esquinas como 12 de Octubre y Paraguay o Napostá y Belgrano, es decir a dos cuadras del paseo de las Esculturas o frente a las vías del ferrocarril, respectivamente.

Parquímetros: anuncian nuevos puntos para la renovación de tarjetas

   Acerca de los motivos que llevaron a la Municipalidad a ampliar tanto la zona afectada al pago, el día de la sanción de la ordenanza el director municipal de Tránsito y Transporte, Ramiro Frapiccini, había manifestado: 
   “Esta medida responde a dos objetivos. Por un lado, mejorar el financiamiento del Fondo de Movilidad Sustentable, que se destina a subsidiar a los pasajeros frecuentes del servicio de transporte público y, por otro, desalentar el uso del auto particular en el centro”.
   Por el lado de los vecinos, más allá de los fines sustentables que persiga la comuna, lo que más se oye son las quejas, por el simple hecho de verse afectado algo tan sensible como el bolsillo.

(Aquí debajo se puede observar cómo fue evolucionando la zona de parquímetros desde su inicio en 1994 hasta el presente)

Ver en página completa

Voces desde los cuatro rincones

   En el extremo de Terrada y Holdich no se muestran muy preocupados, aunque admiten que deberán ver lo que sucede a partir de hoy. 
   “No sabemos si para el comercio va a ser beneficioso, porque el centro se va corriendo de a poco. En esta cuadra –Holdich al 400-- a veces se complica estacionar porque vienen muchos autos del lavadero de acá a la vuelta y porque los médicos del HAM o los familiares de los pacientes dejan los vehículos. Ahora los más perjudicados van a ser los de las cuadras siguientes, es decir, la que ahora va a ser la primera gratuita”, analizó Norberto, dueño de una fábrica de carteles.
   “Esta cuadra siempre tiene mucho movimiento, sobre todo hasta el mediodía, por el hospital. Supongo que como empresa no nos va a perjudicar porque la gente ya está acostumbrada a pagar por estacionar, aunque en otras cuadras”, sostuvo Alejandro, de una fábrica de aberturas.
   “Es todo un tema, estamos a la espera de que pongan el tótem, porque los carteles de medido y pago ya están hace como dos meses. En esta cuadra estaciona mucha gente, más con los edificios nuevos que hicieron. Supuestamente me dijeron que si vivís en la cuadra podés estacionar gratis, pero ya si tenés dos autos estás al horno, aparte estamos a 12 cuadras del centro, es una vergüenza”, lamentó Rubén, vecino.
   “Nosotros lavamos muchos autos y los dejamos estacionados en la calle, pero así como se corre la zona de cobro nos tocará corrernos a nosotros también. El tema es que la gente va a tener que pagar para dejar el auto en la puerta de la casa, va a ser un problema, pero quejándome no gano nada. Estamos muy lejos de la plaza, es un lugar residencial, con muy pocos comercios, es una locura”, opinó Javier, dueño de un lavadero en Viamonte y Juan Molina.
   Thompson y 25 de Mayo es el sector incluido que está a más distancia del centro de la ciudad. Es una zona con muy pocos comercios e incluso pocos edificios.
   Además, allí, si bien se observa el tótem de cobro, hasta el viernes no había carteles que advirtieran que se trata de cuadras con parquímetro. 
   “Por acá no pasa mucha gente, menos la que estaciona. La verdad es que somos casi todos viejos los de esta cuadra, además no estamos en un buen momento del país, con los servicios tan caros, como para aumentar las zonas de parquímetro”, lamentó Emilio, comerciante de 77 años.
   “Me parece que estamos lejos del centro, pero yo no puedo hacer nada contra la medida. Por suerte no dejo el auto en la vereda, pero ahora se van a venir todos para esta cuadra –-la primera sin cobro--. Otra cosa que no está clara es en qué máquina tiene que poner uno la tarjeta, porque no están en todas las cuadras, sino en alguna esquina cada tanto”, comentó Julio, vecino de Thompson al 800.
   “Nosotros nos salvamos por 20 metros, siempre dejamos el auto en esta cuadra, aunque ahora si se empieza a correr la gente para este lado sí vamos a estar complicados. No me parece bien que cobren a tantas cuadras del centro”, sostuvo Mariana, farmacéutica.
   “A mí no me molesta, como mucho tendré que dejar el auto una cuadra más allá. Pero como vengo temprano voy a llegar primero y poder seguir usando la cuadra gratuita”, expresó Analía, verdulera de la esquina extrema.
   “Antes que nada, ¿te parece bien que hayan estado todo el tiempo que estuvieron sin recaudar por no hacer las cosas bien? Además pusieron los tótems en la esquina y no está muy claro dónde tiene que pagar cada uno. El otro día quise ir al centro en auto y terminé ganando solo 5 cuadras, lo tuve que dejar a 10 de la plaza”, analizó Omar, vecino de la misma esquina.

Qué dicen desde la otra punta

   Otro de los extremos es Paraguay y 12 de Octubre, a dos cuadras del paseo. “No estoy conforme, ando con bastón y no puedo caminar. Ahora tendría que hacer que me traigan o tomarme un taxi, porque yo dejaba el auto en la puerta, prefiero cerrar el negocio y alquilar el local. Primero llegan facturas de $4.000 y ahora esto, además en la vereda me quedó un montículo de tierra que está hace cuatro meses de cuando instalaron el parquímetro”, se quejó Hugo, comerciante de 12 de Octubre al 500.
   “A mí no me afecta, al contrario, para el comercio es mejor, porque nunca hay lugar y ahora los clientes sí van a poder estacionar. Ya no va a estar esa persona que venga a las 8 de la mañana y deje el auto todo el día. Ojo, que yo también lo hago, pero ahora lo dejaré a 4 o 5 cuadras, no me importa, caminaré 5 minutos y listo”, dijo Karina.
   “Comercialmente habría que ver qué va a pasar, pero en cuanto a la zona me parece un exceso, estamos a muchas cuadras del centro, es una zona más residencial que otra cosa. Que tengas que pagar parquímetro por dejar el auto en la puerta de tu casa me parece una locura. En lo que más me va a complicar es al momento de descargar la mercadería, voy a andar con los minutos contados para evitar multas”, opinó Sebastián, almacenero de la misma cuadra.
   “La gente no quiere pagar parquímetro, entonces a nosotros nos perjudica porque esa gente va a buscar locales donde no tenga que pagar para estacionar. A mí me traen y no tengo que estacionar, pero conozco gente que deja el auto en esta cuadra y se va caminando hasta el Banco Provincia de Undiano”, comentó Analía, comerciante.
   “En lo personal me complica todo el estacionamiento porque no me entran todos los autos en el taller y los suelo dejar afuera. Entiendo que quieran mejorar la circulación en el centro, pero para mí el verdadero fin es recaudatorio más que otra cosa. Acá estamos encerrados, estamos a dos cuadras del paseo”, lamentó José, mecánico.
   El último de los extremos llega a toparse con las vías del tren, con el significado simbólico que eso implica, dado que el anillo ferroviario definitivamente no se supone que pase por el micro o macrocentro de la ciudad. “En esta cuadra hay autos que están todo el día, esa gente ahora va a tener que pagar. Tal vez así le dejen lugar a mis clientes, estaría bueno”, dijo Carolina, comerciante de Alsina y Napostá.
   “No me lo había planteado hasta ahora, pero sí trabajé en otro comercio que en un momento pasó a tener parquímetro y prohibición de estacionar y, quieras o no, se siente el perjuicio. La gente viene a estacionar, ve el cartel y se va, se asustan. Lo más complicado para mí va a ser descargar la mercadería”, lamentó Cristian, almacenero de Alsina al 800.
   “Actualmente cuesta estacionar, ahora con el parquímetro va a ser más difícil todavía, la gente cuando viene a la farmacia se queja. Encima todos los autos se corren en busca de la primera cuadra gratis y ahora se van a seguir corriendo”, opinó Anahí, farmacéutica de la misma cuadra.

Qué pasa con los que viven en las cuadras afectadas

   El gerente operativo de Bahía Transporte Sapem, Federico Harfield (foto), manifestó que, tal como confirmó la empresa Exo, todos los parquímetros comienzan a funcionar hoy con pago obligatorio. 
   Con respecto a las dudas más frecuentes de los usuarios, explicó que los tótems de cobro se ubicaron en las esquinas para que “estaciones donde estaciones, tengas un parquímetro a menos de 100 metros, excepto en zonas más alejadas como Holdich al 400 o Paraguay al 500 donde los podés llegar a tener a 200 metros”.
   Acerca de los mismos, lectores de tarjetas, aclaró que tanto el ingreso como el egreso se pueden marcar en cualquiera de las máquinas. 
   También aseguró que ya están todos colocados, que 30 de los 72 se alimentan con energía solar y que los restantes están conectados a la red eléctrica.  
   Sobre la tarjeta Bahía Urbana, dijo que el cambio de la vieja por una nueva se debe a una cuestión de seguridad, ya que se decidió cambiarles unas claves para evitar una estafa como la ocurrida hace dos años, y a un pedido de la empresa Exo de comenzar la gestión con tarjetas nuevas, dado que si bien las anteriores tenían una vida útil extensa, podían llegar a estar gastadas.
   En cuanto a los tres métodos de pago, aclaró que uno es el tradicional de la tarjeta, que se carga en los puntos adheridos y se debe marcar en el ingreso y egreso, otro es la aplicación Sapem Parking, que se vincula con tarjetas de crédito y débito o bien mediante pago fácil y rapipago, y finalmente el tercero, destinado a turistas o visitantes que estén de paso y no tengan tarjeta ni aplicación: estos deberán comprar el crédito en los comercios adheridos y esta modalidad es la única en la que no hay devolución de dinero, ya que las otras dos cuentan con fraccionamiento minuto a minuto.
   Un punto importante y sobre el que la gente no está muy informada es la posibilidad de estacionar de manera gratuita si se trata de la cuadra de residencia. 
   “Es únicamente para residentes, no para comerciantes, y no pueden tener garaje. Es un auto por vivienda, el vecino tiene que llevar a Sapem documentación que acredite que es su vivienda y su automóvil. Deben también firmar una declaración jurada, porque la idea es que después el inspector pase por el domicilio y constate que no posee cochera. La posibilidad de estacionar gratis es solo por tres horas por día, el crédito se carga gratuitamente en Sapem, aunque la idea es configurar que también se pueda hacer a través de la aplicación”, explicó Harfield.
   Respecto de la cantidad de tarjetas Bahía Urbana que deben cambiarse, el gerente operativo contó que se trata de unas 70.000 que se mostraron activas en parquímetros en 2017, aunque se espera que no todos la renueven dado que probablemente se vuelquen a usar únicamente la aplicación. 
   “El cambio de la tarjeta vieja por la nueva es gratuito, estamos en Chiclana 375, en la Municipalidad y en la FISA, hasta el próximo domingo inclusive”. 

Desde el sindicato advierten sobre la cantidad de inspectores

   El titular del Sindicato de Trabajadores Municipales, Miguel Agüero, aseguró que se necesitan al menos entre 20 y 25 inspectores por turno para realizar los controles en parquímetros y que en la actualidad hay un turno con 17 y otro con apenas 10.
   “Desde noviembre que no se realizan multas y en la actualidad los inspectores están abocados a controlar las salidas de las escuelas y zonas prohibidas únicamente”, contó.
   Por otra parte, explicó que cuando empiecen a infraccionar la nueva zona, la extensión del área de estacionamiento no podrá ser cubierta por la cantidad de personal actual.
   Agüero agregó que de los 17 y 10 inspectores que se desempeñan en los diferentes turnos, al menos dos se quedan en la base porque son encargado y ayudante de guardia.
   El secretario de Gobierno de la comuna, Fernando Compagnoni, dijo que con la nueva tecnología no será tan relevante la cantidad de inspectores que se encuentren en la calle porque los agentes no deberán recorrer cada uno de los palos para chequear si los autos estacionados abonaron la tarifa.
   “Con el sistema actual los inspectores se manejan en vehículo y no deberán chequear cada uno de los parquímetros sino mediante una aplicación que sirve de contralor”, explicó.
   Por último dijo que en este momento “estamos terminando de analizar la cantidad de personal que se va a sumar para estos controles de acuerdo al funcionamiento del sistema”, sostuvo.

Algunos valores, incluyendo cocheras

   En la Zona A (microcentro) del estacionamiento medido: 1º hora, $19,40; 2º hora, $26,76; 3º hora o más, $40,14.

   Zona B: 1º hora, $15,26; 2º hora, $21,11, 3º hora o más, $31,68.

   Zona C: 1º hora, $11,28; 2º hora, $15,65; 3º hora o más, $23,47.

   Zona D: 1º hora, $15,26; 2º hora: $21,11, 3º hora o más, $31,68.

  Para las cocheras, las del microcentro cuestan desde $32 por hora la más barata hasta $60 la más cara, con un promedio de $50. Diferentes dueños de esos comercios manifestaron que los aumentos del precio no dependen del parquímetro, sino de otros factores como la inflación.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias