Confirman una pena de prisión contra un narco conocido en Bahía

Una nueva sentencia

Confirman una pena de prisión contra un narco conocido en Bahía

8/12/2018 | 06:30 |

La Cámara Federal de Casación Penal ratificó la sanción de 5 años de prisión para Mauricio Larriaga, por un caso que se juzgó en General Roca pero tiene conexión con nuestra ciudad.

Confirman una pena de prisión contra un narco conocido en Bahía

   Mauricio Gastón Larriaga está considerado como uno de los máximos proveedores de drogas de nuestra ciudad al menos en los últimos 20 años.

   Hoy se encuentra detenido en la cárcel federal de Viedma, donde cumple una pena a 5 años de prisión que le impuso, a mediados de este año, el Tribunal Oral en lo Criminal de General Roca, por transporte de estupefacientes, que acaba de confirmar la Cámara Federal de Casación Penal.

   La Sala III del tribunal capitalino, con los votos de los jueces Eduardo Rafael Riggi, Liliana Catucci y Carlos Alberto Mahiques, ratificó la sanción contra él y dos coprocesados: Valeria Rancitelli (4 años y medio de cárcel) y Sergio Víctor Bartolo (5 años), a quien le quitaron la agravante de la reincidencia.

   ¿De qué lo acusaron a Larriaga? De haberle vendido 120,03 gramos de cocaína pura a Rancitelli, a quien había mandado hasta nuestra ciudad Bartolo, sindicado como dealer de Larriaga en la capital rionegrina. De esa cantidad se pueden obtener hasta 1.536 dosis intranasales.

   La investigación estableció que Rancitelli debía ir a buscar la droga a nuestra ciudad y trasladarla a la capital rionegrina. Las tareas de inteligencia determinaron que se alojaba en un hotel de Soler al 700 y que en la puerta de ese lugar tomó contacto con Larriaga -llegó en un Peugeot 207- y a los pocos minutos bajó con el paquete sospechoso.

   Personal del Departamento de Toxicomanía de la Policía de Río Negro siguió sus pasos. La mujer tomó un colectivo de larga distancia y llegó hasta Patagones, para luego desplazarse en taxi hacia Viedma, donde finalmente fue detenida con la droga.

   Los investigadores no solo lo relacionan a Larriaga con Bahía y la capital rionegrina, sino con todo el corredor desde Mar del Plata. 

   Tiene “paradas” comprobadas en Patagones, Dorrego, Tres Arroyos y Necochea, donde en 2010 se le secuestraron más de 6,3 kilos de la pasta blanca que después “desapareció” del Juzgado Federal, siendo cesanteado por el hecho el secretario penal César Lisa, de anterior paso por la justicia provincial de Bahía Blanca.

   Con último domicilio en Laprida al 5000, de Mar del Plata, Larriaga era conocido en la jerga delictiva como “el hombre de las dos mujeres”: tenía a su pareja formal en “La Feliz”, Mariana Loustaunau, y a su presunta amante en Bahía, Patricia Weinzettel. Aseguran que las dos formaban parte de su “negocio”.

   Se estima que al menos desde fines de los '90 traficó regularmente cocaína desde Mar del Plata, generalmente acompañado por un expolicía, como es frecuente en este tipo de maniobras delictivas.

   En diciembre de 1999 ya lo habían condenado a 6 años de prisión por tráfico de drogas. 

   Y en marzo de 2017 recibió 12 años, por el resultado del operativo registrado en un departamento de Soler al 100, cuando la policía de Río Negro -que lo venía investigando al mismo tiempo que efectivos locales de la Prefectura- lo sorprendió con unos 7 kilos de cocaína, divididos entre el inmueble y su auto importado.

El pedido de "repuestos"

   Durante la investigación que derivó en la última condena en General Roca, las escuchas telefónicas realizadas aludían a “repuestos” en vez de droga.

   “Estos famosos 'repuestos' los pedía de a 4 o 5, siempre en Mar del Plata para traer a Bahía Blanca, lo que llamaba la atención porque los horarios no eran los adecuados para ir a comprar un repuesto de auto”, explicó el comisario Oscar Carlos Bruno en el juicio oral realizado en Roca.

   Otro policía, el subcomisario Matías Fabricio Abadía, hizo mención a la ostentación de ganancias que hacía Larriaga, en el marco de una causa que se instruyó entre 2011 y 2012.

   “Lo escuchamos sobre cómo hacía los movimientos, las cantidades que traía, los costos, las ganancias, el gasto de combustible y las rutas alternativas, porque también entraba por Tandil o Sierra de la Ventana”, advertía.

   El fiscal federal de Viedma, Marcos Escandell, lo calificó como un proveedor habitual de drogas de Bahía y Viedma. “Es un viejo conocido. Este tipo de personas, en general, no salen del circuito, aún estando dentro de la cárcel”, explicó.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias