2019: Macri buscará competir por el liderazgo regional

26/12/2018 | 16:38 |

Por
Eugenio Paillet

   Mauricio Macri planea por estos días de vacaciones en el sur, que reparte entre descanso y la atención de la agenda oficial, darle un plus de calidad a la búsqueda y consolidación de su rol como líder regional y referente internacional de los países de esta parte del continente.

   Aunque suene grandilocuente, es al margen de las bastante más penosas circunstancias de la política doméstica una de las cuestiones a las que el presidente le presta mayor atención y busca moverse en consecuencia. Es decir transcurrir el año que se inicia en medio de la consideración de los líderes de los países desarrollados como el "referente confiable" del Mercosur, y de algún modo de toda Latinoamérica. Un cetro que Macri persigue desde que llegó a la Casa Rosada y que comenzó con un profundo proceso de diferenciación del kirchnerismo-cristinismo y del chavismo a ultranza que practicaron Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua, y de algún modo Uruguay, con Brasil, en tiempos de Lula y luego de Dilma Rousseff, como motor de esa asociación hoy caída en desgracia.

   Macri realizará en el arranque de 2019 y hasta mediados de año una serie de salidas al exterior que llevan aquella impronta de búsqueda del liderazgo regional. Para corroborar ese interés del presidente por potenciar su agenda externa en el último año de mandato, cabe anotar la reunión que la semana que viene mantendrá en su retiro de Villa La Angostura con el siempre omnipresente secretario de Asuntos Estratégicos Internacionales, Fulvio Pompeo. Es probable que para la misma fecha, aunque por separado, sea convocado al country Cumelén el canciller Jorge Fourie. De quien por otra parte se dice que podría renunciar a su cargo luego de haber cumplido de manera impecable la misión encomendada que fue la organización de la Cumbre del G-20. Precisamente diferencias operacionales y de criterio con Pompeo, y también con Marcos Peña según algunos confidentes, marcarían a fuego el futuro del diplomático fuera del gabinete.

   El presidente arrancará su agenda internacional el 16 de enero con la visita que le realizará a su par brasileño Jair Bolsonaro, en Brasilia. El ultraderechista futuro habitante del Planalto, que asumirá el primero de enero con representación argentina probablemente a cargo de la vicepresidente Gabriela Michetti, o del propio Fourie, sería al decir de algunos que conocen aquellos enjuagues en busca del liderazgo la primera piedra en el zapato que deberá sortear el argentino.

   Si bien el encuentro entre Macri y Bolsonaro tiene todo el sentido de afianzar las relaciones entre los dos mayores socios del Mercosur, y de repasar cuestiones de la agenda global que al mismo tiempo en algunos casos los divide y en otros los une, podría verse allí el primer capítulo de esa "pelea" por el cetro regional.

   Bolsonaro también aspira a convertirse en un referente de la región para el resto del mundo, y lo primero que ha hecho desde que ganó la elección fue mostrar chapa de aliado irrestricto del norteamericano Donald Trump . Su política de seguridad y de tolerancia cero para combatir la delincuencia ya mereció un elogio del mandatario norteamericano. La Casa Blanca por otra vía dio señales concretas de que priorizará su relación comercial con la mayor economía del continente suramericano. De todos modos, como para empardar, Macri tiene para mostrar hasta ahora los sonados elogios a "su liderazgo" de parte del republicano aunque también los lustres que le dejó el paso de los poderosos del mundo por los salones del G-20.

   Seguramente un tema de la agenda común unirá de movida a Macri y Bolsonaro que es la posición, dura de hecho, sobre la Venezuela de Nicolás Maduro. El argentino en ese sentido puede señalarse que ha sacado ventajas respecto de su par vecino. Ha criticado en muy duros términos en cuanto foro tuvo a mano en estos tres años la falta de democracia y de respeto a los derechos civiles en el país caribeño, y denunciado la grave crisis humanitaria que viven sus habitantes .

   Llegó a escucharse en los pasillos del G-20 que Macri vería con buenos ojos una intervención diplomática de las Naciones Unidas que desemboque en un llamado anticipado a elecciones transparentes en Venezuela para terminar con "la dictadura" de Maduro. Un plan que por ahora quedó en veremos pero que tendría un impacto en la campaña electoral hacia las presidenciales de octubre, se especula en despachos oficiales.

   Macri realizará en febrero su primer viaje a la India como presidente. Será otro hito en aquella escalada, a partir de la excelente relación que trabaron el presidente y su par Narendra Modi durante las reuniones en Olivos y la Casa Rosada. "Habrá anuncios que darán un vuelvo histórico a la relación bilateral", se entusiasma una fuente del Palacio San Martín.

   En junio, Macri reforzará todos estos planes con su presencia en Osaka, Japón, donde asistirá como presidente saliente del G-20 y le pasará la posta al Reino de Arabia Saudita. También mantendrá reuniones con la mayoría de los líderes mundiales.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias