Turismo.

NO ESTARÍA MAL DARSE UNA VUELTITA

El turismo aventura tiene un gran escenario natural en la villa de Merlo

21/10/2017 | 20:24 | La llegada de la primavera le ha agregado muchos y variados condimentos a esta región de la provincia de San Luis que, a medida que pasa el tiempo, se consolida con la llegada de nuevos visitantes provenientes del país.

La ciudad puntana de Merlo, recostada sobre las Sierras de Comechingones, en el noreste de San Luis, se consolida como lugar ideal para el turismo aventura.

Para ello cuenta con propuestas de tirolesa, cabalgatas, cicloturismo, escalada, trekking, recorridas de arroyos y cascadas.

También, vuelos en ala delta y paracaidismo, todo esto combinado con una exquisita gastronomía, tardes de té, y un recorrido por los misterios del mundo de los hongos.

El intendente local, Miguel Ángel Flores, dijo que en temporada alta --vacaciones de invierno y verano--, el promedio de permanencia de los turistas es de 4 a 5 días.

En tanto, en la baja, ese nivel se reduce a 3 a 4 días y todo se altera en los fines de semana largos cuando la ciudad prácticamente se llena de visitantes.

El funcionario agregó que Merlo cuenta con casi 11.000 plazas hoteleras, cuando la ciudad no alcanza a los 17.000 habitantes, pese a ser una de las zonas con mayor crecimiento poblacional de la provincia, por lo que “el turismo --sostuvo-- llega a ocupar casi el 60 por ciento de la mano de obra local o los puestos de trabajo.

La comuna ofrece en sus alrededores cada vez más cantidad de atractivos, sobre todo en el rubro de turismo aventura, ya que cuenta con más de dos tirolesas de 200 a 300 metros de recorrido, a casi 50 metros de altura, circuitos para cabalgatas, cicloturismo, y trekking de diversos niveles de exigencia, además de dos balnearios municipales y gran cantidad de arroyos serranos.

Un atractivo único y especial es de vivir la experiencia de “comechingones” --el pueblo que habitaba el lugar hasta la llegada de los españoles-- que se ofrece en el Parque Temático Yucat, donde los chicos podrán pintarse como indios y bailar para pedir que llueva, disparar flechas o descansar en las casas semienterradas de los habitantes originarios.

Por otra parte, la reserva de Mogote Bayo, con sus puentes colgantes y sus senderos entre hierbas de todos los aromas, es un paseo obligado para descubrir la diversidad de fragancias que se diseminan por el lugar.

Una novedad que se ha desarrollado en los últimos tiempos es la aparición de las casas de té donde se ofrecen todo tipo de blends en ambientes que son muy apacibles que invitan al sosiego, las charlas íntimas y el disfrute del paisaje.

Las tardes en esta población tienen cosas especiales

Con Tino y Toni. Dos de estos establecimientos de te se denominan “Delicias del Bosque”, propiedad de Paula Rufino, y “El Ángel Azul”, este último con la atención personalizada de sus dueños, Tino y Toni,

Nuevos diseños. En la zona de Piedra Blanca se encuentra la tienda “Fermín, arte de autor”, donde es posible conseguir increíbles antigüedades y nuevos diseños originales de cerámica, pintura o mueblería.

La Casa del Poeta. En febrero se inauguró la casa del poeta, dedicada a Antonio Esteban Agüero, el autor de La Mazamorra, que ahora es cita obligada para conocer a este juglar pero además, es donde se pueden apreciar distintos tipos de muestra de arte, pintura, música y escultura.