Sociedad.

VIAJAR Y DEGUSTAR: SUS DOS PASIONES

Viaja para reflejar costumbres y sabores del mundo

12/08/2017 | 08:21 | La periodista española Verónica Zumalacárregui muestra los hábitos culinarios de distintos países en “Me voy a comer el mundo” y “Abuelita Linda” en El Gourmet.

Verónica Zumalacárregui es una chispeante periodista española devenida en cronista de los hábitos culinarios de diversas regiones del planeta, una experiencia que se aprecia en las series “Me voy a comer el mundo” y “Abuelita Linda”, dos envíos que se ven actualmente en la pantalla de El Gourmet y donde combina con eficacia a las que presenta como sus dos pasiones: Viajar y comer.

“Quise extrapolar a la TV mi forma de viajar y lo hice partiendo de la premisa de que aquello que nos une a todas las personas es la comida”, sintetizó Zumalacárregui.

En su casa madrileña y antes de unas vacaciones en Sudáfrica (“donde no me voy a maquillar ni un solo día”, dijo entre risas),Verónica repasó los dos ciclos que la hacen un personaje de la TV.

Con “Me voy a comer el mundo” recorrió 22 países explorando las diversas gastronomías de cada uno de ellos, mientras que en el reciente “Abuelita Linda” recorre ciudades mexicanas para contactar a las encargadas de mantener las tradiciones culinarias del país.

“En Me voy a comer el mundo lo más raro fue probar carne de perro en Seúl que no es lo más asqueroso que he probado y aunque no disfruté comiéndola, puedo asegurar que no es desagradable. Pero un alacrán que comí en Beijing tenía gusto a alcantarilla”, repasó acerca del primero de los ciclos que encaró y que se emite diariamente a las 23.

También habló de la experiencia mexicana que puede verse los lunes, miércoles y viernes a las 18.30.

“Hicimos 22 capítulos en 22 ciudades diferentes para ir en busca de la complejidad de la gastronomía mexicana que, al igual que a la de Italia, se la puede encontrar en todo el mundo”.

Pese a esta doble actividad que en la Argentina puede verse a través de El Gourmet, la comunicadora de 31 años especificó que no quisiera que la encasillen en el rubro de periodista gastronómica.

“Mi punto de vista en estos programas ha sido exitoso porque voy completamente virgen y vuelco mi personalidad en busca de empatizar con el espectador”, definió y se definió.

-¿Cómo llegó a “Me voy a comer el mundo”?

-Cuando salí de la universidad pensaba que me iba a comer el mundo pero debido a la crisis no había trabajo en los medios y como todo era muy precario e inestable en España decidí emigrar a Dublin (Irlanda) y eso fue algo que me vino muy bien profesional y humanamente. Luego armamos un equipo muy pequeño para dar forma al programa y aquí estamos.

-Una de las claves del programa es tener anfitriones locales en cada país...

-Yo me encargo de buscar a esas personas que son las que nos llevan a lugares específicos que solamente conocen quienes viven allí y también nos invitan a sus casas y nos enseñan qué comen y cómo lo cocinan.

-¿De dónde viene su interés por la comida?

-Por un lado, mis padres cocinan muy bien y por otro lado debo confesar que soy bastante sibarita.

-¿”Abuelita linda” es una propuesta que adeuda a “Me voy a comer el mundo”?

-Sí, absolutamente. Después de visitar 22 países, decidimos que teníamos que hacer algo en México para abordar esa gastronomía tan especial y muy muy muy diversa donde se reconoce una mezcla de influencias bestial, a la vez, una tradición culinaria ancestral que se mantienen gracias a las abuelas mexicanas.

-¿Cuál fue el plato más extraño que probó en México?

-Lo más raro que comí fueron tacos de ojos de res, pero esa percepción se debe a que me gustan más los insectos crujientes que algo que tenga una consistencia gelatinosa.

-¿Conoce la Argentina?

-No. Tengo pendiente ir a la Argentina y unas ganas loquísimas de conocer, sobre todo, Buenos Aires. Pero de alguna manera la conozco ya que soy una auténtica loca de los alfajores y los de Argentina son de los mejores. (Agencia Télam)

#LaNuevaEncuesta.