Seguridad.

CASOS QUE DEJARON HUELLA

El caso Maneluk también marcó a Monte Hermoso

13/11/2017 | 08:23 | Hace casi dos décadas, un exconcejal fue denunciado por violar a una menor y se desató un escándalo. La justicia lo condenó a 10 años de prisión.

El caso Maneluk también marcó a Monte Hermoso. Seguridad. La Nueva. Bahía Blanca

Una imagen del imputado durante la lectura del fallo dictado por los jueces del Tribunal en lo Criminal Nº 2.

El tinte escabroso que suele envolver a cualquier delito relacionado con un ataque sexual, se vio acrecentado hace casi 20 años en Monte Hermoso, cuando trascendió que una niña había sido ultrajada por un funcionario público.

La conmoción inicial, como era de esperar, tuvo prontamente su consecuencia política y el acusado -entonces presidente del Concejo Deliberante montehermoseño- debió presentar su renuncia al cargo y los integrantes del cuerpo le concedieron licencia.

Al cabo, Juan Carlos Maneluk (51 años al momento de la acusación) terminó siendo condenado a 10 años de prisión por la violación y la corrupción de una niña de 11, sentencia que cumplió de manera efectiva en sus dos tercios.

Para los jueces Alejandro Salvador Cantaro, María Eloísa Errea de Watkins y Ariel Armando Soto, entonces integrantes del Tribunal en lo Criminal Nº 2, quedó probado que entre 1997 y octubre de 1998, la menor fue violada al menos dos veces y sometida sexualmente en forma reiterada, mediante tocamientos y besos en distintas partes del cuerpo.

La lectura del fallo, realizada el 19 de diciembre de 2000, tuvo un final escandaloso, debido a que María Maneluk, hermana del imputado, agredió verbalmente a la madre de la víctima dentro de la sala de audiencias y calificó de injusta la resolución.

La denuncia contra Maneluk se conoció públicamente el 24 de octubre de 1998. Y el 17 de agosto del año siguiente se lo detuvo, tras conocerse los resultados de una prueba de ADN efectuada a los rastros encontrados en prendas íntimas de la niña y que lo comprometieron.

Esa pericia le dio un giro a la causa, porque el 6 de febrero previo la Justicia de Garantías había rechazado un pedido de detención del político -formulado por la fiscalía-, al entender que no había elementos suficientes para encausar al imputado por el delito de corrupción, aunque sí por abuso deshonesto, figura ésta que no admitía entonces la privación de la libertad.

Es el día de hoy que parte de la comunidad montehermoseña sigue conjeturando sobre un episodio por el cual la Justicia ya se expidió y quedó firme el fallo.

“No tengo interés en hacer declaraciones. No me interesa ninguna nota porque eso pasó hace 19 años y es parte de un pasado que no quiero remover”, dijo la víctima, que actualmente vive en Coronel Dorrego, lugar de residencia que eligió el grupo familiar luego de los traumáticos sucesos.

Además del altamente comprometedor resultado del ADN, las pruebas de cargo contra el exconcejal consistieron en los testimonios de los padres y de la niña ultrajada, que declaró en el juicio oral.

Libertad

El jueves 21 de diciembre de 2006, Maneluk recibió el beneficio de la libertad condicional, luego de que el Tribunal en lo Criminal Nº 2, el mismo que lo condenara seis años y dos días antes, tuviera en cuenta el plazo que transcurrió desde la detención del imputado -más de dos tercios de la pena- y un informe de reinserción social favorable para el hombre por parte de la Junta de Selección del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Por otra parte, desde la Unidad Penal Nº 4 de Villa Floresta se informó que, como recluso, Maneluk tenía buena conducta y 10 en concepto.

Por otra parte, para acceder al beneficio, el exdirigente político justicialista, oriundo de Tigre, debió fijar domicilio.

Según se indicó, lo hizo en el mismo balneario donde actualmente vive y al que llegó hace más de tres décadas, para desarrollar su actividad laboral en el rubro de la pescadería.

Consideraciones: “La prueba era contundente”

“La prueba era contundente como para acreditar fehacientemente que tenía una relación con la menor. Y lo grave fue que a pesar de que hubiera un consentimiento, eso no era válido, dada la corta edad de la misma”, dijo el fiscal general adjunto Julián Martínez, quien intervino en el debate.

Martínez recuerda que “él (por Maneluk) lo negó, pero hubo muchas declaraciones testimoniales en las que se manifestó que los veían juntos constantemente”.

Durante la investigación, Maneluk -quien en todo momento desmintió los términos de la denuncia, aseguró ser allegado a la familia de la menor y tener negocios en común con el padre de la víctima- argumentó que todo formaba parte de una "mano negra" encuadrada en la órbita política, consideración que fue repudiada por la oposición.