Seguridad.

HAY CINCO DETENIDOS

Banda de las entraderas: diferentes "códigos" la estaban dividiendo

12/11/2017 | 09:00 | Durante la investigación se advirtió que los imputados de mayor edad observaban que los integrantes más jóvenes consumían estupefacientes y actuaban violentamente, por lo que al parecer planeaban hacerlos a un costado.

Banda de las entraderas: diferentes "códigos" la estaban dividiendo. Seguridad. La Nueva. Bahía Blanca

Diferentes armas de fuego, proyectiles y equipos de comunicación fueron secuestrados en los operativos por la policía.

Gerardo Monforte

gmonforte@lanueva.com

Algunos comportamientos y actitudes de los integrantes más jóvenes, las que no eran bien vistas por el resto, estaban comenzando a desmembrar poco antes de la detención de sus miembros a la denominada Banda de las Entraderas.

Fuentes oficiales indicaron que durante la investigación policial se reunieron elementos en los que se advertía que los presuntos líderes del grupo no admitían esa situación.

En ese sentido, un vocero mencionó que se detectaron discusiones entre Julio Ernesto Carrillo (49) y su hijo Roque Damián (29).

“El padre hizo referencia de que su hijo consume droga y estaba comenzando a cruzar un límite con respecto a la violencia en los hechos, por eso ya no quería `trabajar´ tanto con Roque ni (Ramiro) Tobal. Decía que son inmaduros y actuaban habiendo consumido sustancias”, expresó.

El mayor de los Carrillo y Marcelo Alejandro Donadío (47) serían quienes demostraron preocupación por lo que estaba sucediendo y habrían determinado hacer a un costado a los dos jóvenes.

“Los más viejos de la banda habrían decidido empezar a cometer robos sin ellos, que eran más violentos. Consideraban que esa situación dejaba expuestos a los delincuentes adultos”, señaló el informante.

Cabe recordar que tres de ellos se encuentran detenidos con prisión preventiva, mientras que Tobal y otro individuo extranjero permanecen prófugos.

Por la causa, que instruye el titular de la UFIJ Nº 11, Diego Conti, fueron arrestados recientemente en el sur del país Patricio Jhony Mansilla Carrasco y Gustavo Alejandro Dekker.

La organización, según trascendió, se manejaba fuertemente armada, con gran logística y habría cometido robos no solo en nuestra ciudad, sino también en Bariloche, Neuquén, El Bolsón y Lago Puelo, donde al parecer planificaban cometer la sustracción de 3 millones de dólares.

Identidades falsas

Según los investigadores, Julio Carrillo habría utilizado al menos cinco identidades falsas para evitar su individualización al ser arrestado en distintas ocasiones.

Es más, consideran que su verdadero nombre sería Jaime Alberto Aravena Mercado, de nacionalidad chilena y de quien las autoridades trasandinas no tienen registros desde 1992.

Para identificar correctamente al imputado, la fiscalía aguarda el informe del análisis de sus huellas dactilares a cargo de Interpol Chile y otros organismos oficiales.

Según se supo, algunos de los nombres que habría brindado serían Pablo Henríquez Poblete y Pedro Infante Enríquez Paoletti.

“Esta banda operaba en distintas provincias. Los delincuentes primarios, es decir que no cuentan con antecedentes, roban en una provincia y suministran una identidad falsa. Después cometen otro delito en un lugar diferente y aportan un nuevo nombre falso, entonces para la policía ese individuo no tiene antecedentes”, explicó una fuente del caso.

“Por lo general están indocumentados o tienen documentación falsa, y es necesario identificarlos por sus huellas”, agregó.

Trascendió que en la causa consta una escucha en la que el imputado refería la necesidad de utilizar un documento apócrifo para salir de la provincia, debido a que estaba firmando en el Patronato de Liberados y no podía ausentarse.

“Testigos declararon que cuando realizaban relevamientos en las cárceles donde estuvo Carrillo, hacía lo imposible para no ser identificado. No tiene documento ni carnet de conductor, y siempre da su identidad”, finalizó.