Temas vitales

TEMAS VITALES

Dime cuáles usas, te diré cómo eres

11/11/2017 | 19:21 | Cada persona es “un diccionario”; posee una forma de hablar, gestos con los que se comunica.

Por
Guillermina Rizzo

Días pasados, se publicó en el diario “La Vanguardia”, de España una nota escrita por Lara Gómez Ruiz en la que la periodista hace referencia a que cada año los editores de los legendarios Diccionarios de Oxford “eligen la palabra del año”. Tamaña tarea tienen, pues deben escoger entre 4.500 millones de expresiones, para lo cual deben fijarse en los vocablos más utilizados.

En 2016, los lexicógrafos de Oxford premiaron la palabra posverdad (post-truth) significa “actitud de resistencia emocional ante hechos y pruebas objetivas”. Este año el galardón tiene contenido político, pues el término elegido comenzó a sonar y resonar con más frecuencia luego de Donal Trump fuera electo presidente. La ganadora es “fake news”, su traducción es “noticias falsas”. Según explica el diario español, su uso aumentó un 365%. Si trasladamos el fenómeno a nuestras tierras y también bajo un tinte político tal vez la expresión más usada sería “Si se puede...”.

Mi querido lector, ¿se puso a pensar cuáles son las palabras que frecuencia con mayor frecuencia? ¿Las palabras que emplean son un reflejo de lo que somos?

Fundamentada en la Psicología siempre afirmo que cada persona es “un diccionario”; posee una forma de hablar, gestos con los que se comunica. Cada ser tiene una jerga, un estilo, emplea ciertas palabras y descarta otras; al cabo del día nuestras palabras crean, destruyen, hieren, lastiman, también construyen, edifican y dejan huellas, también en el mundo virtual.

¿Se preguntó alguna vez por la importancia de las palabras y de los silencios? Millones de expresiones para explicar el significado de los sentimientos y de los objetos, de situaciones y sensaciones; nos expresamos, nos comunicamos y deberíamos entendernos.

¿Advierte que las palabras del otro permiten descubrir diccionarios personales?

James Pennebaker, psicólogo de la Universidad de Texas, quien lleva más de 20 años dedicados al análisis de los discursos y las palabras, sostiene que el uso que hacemos de ciertas expresiones dice mucho acerca de nosotros y de nuestro estado psicológico que de su contenido.

El investigador concluye que los pronombres, preposiciones y artículos pueden expresar mucho más acerca de quiénes somos, cómo y qué pensamos y de los estados anímicos que los sustantivos, adjetivos o verbos. Si bien considera que, aunque no posean carga semántica al cabo de un día suman la mitad de las palabras que empleamos en la jornada.

Pennebaker afirma que quienes recurren a las mentiras con frecuencia no utilizan el pronombre “yo”, mientras que quienes son melancólicos o con tendencia a la depresión abusan de dicho pronombre. En el ámbito de la pareja, quienes emplean “nosotros” y “yo” elaboran y resuelven de mejor manera los conflictos sobre aquellos en los que abunda la pronunciación de “vos”.

Generalmente, las mujeres utilizan mayor cantidad de palabras para expresar sus emociones y sentimientos, y se orientan a comunicar reflexiones: “yo pienso, yo creo, yo siento”; los hombres son más concretos y usan artículos y pronombres para categorizar y organizar objetos.

Imagino que a estas alturas está cual detective aguzando la escucha y revisando sus propias palabras. ¿Se atreve a hacer un listado con aquellos vocablos que utiliza con mayor frecuencia al cabo del día?

Difícil tarea la de comunicar el propio diccionario y comprender los ajenos. Hoy comparto mis palabras más repetidas al día: “abuela, Rosana, tío, Cristóbal, Rodolfo, Josefina, escribir, escuchar, LU2, La Nueva., muy bien, cansada, amor, pacientes, placer, compartir”. Si eligiera una palabra ganadora sería “GRACIAS”.