Por el mundo

POR EL MUNDO

Caminos hacia el paraíso

11/11/2017 | 19:20 | En el sur del parque hay un recorrido que va desde el lago Escondido a Pucará, pasando por el antiguo aserradero de Ruca Ñire.

Por
David Roldán

droldan
@lanueva.com

Estamos, seguramente, en una de las estaciones más favorables para recorrer los ámbitos próximos a la cordillera.

Porque junto con el verano, la primavera nos permite descubrir infinidad de rincones que en otras etapas del año presentaría dificultades.

Desaparecido el telón blanco de la nieve y, por qué no, el frío propio de la estación invernal, se abren portales cargados de colores y de luminosidad que otorgan matices muy especiales a cuanta zona nos acerquemos.

El Parque Nacional Lanín, situado en el sur de la provincia de Neuquén, posibilita cargar las retinas de imágenes muchas veces incomparables.

Allí existen muchos senderos que cruzan por los bosques y que han sido utilizados durante siglos por los pobladores y ahora también se abren a los turistas.

Para quienes gustan de caminar hay algunos bien mantenidos que salen desde las rutas o áreas de acampe donde uno puede dejar el vehículo.

Siempre nos obligan a llevar un buen calzado y una pequeña mochila.

Para quienes buscan desafíos mayores también hay una variedad de circuitos de uno o varios días de duración, con un grado de dificultad variado.

Pueden incluir el cruce de ríos o cordones montañosos y pernoctar en carpa o refugios. Y aquí es conveniente estar acompañado de un guía.

Para los que aspiran a un poco más, se tiene reservado el ascenso al volcán Lanín.

Naturaleza pura por todos los rincones.