Opinión.

CON LAS FORMAS DEL AYER

Noches bahienses

16/10/2017 | 08:10 | Escribe Mario Minervino

Hace 41 años, en octubre de 1976, una nutrida y variada cartelera de espectáculos servía como centro de la actividad artística y social de los bahienses.

Aquel octubre, acaso la presencia más jerarquizada fue la del director y compositor Mariano Mores, en el club Olimpo, con el espectáculo “Argentina, de América para el mundo”, donde se presentó con las voces de Claudia y Nito Mores. El show incluía un número cómico, a cargo de Alberto Locatti, y la actuación de María Concepción César.

Esa misma noche, en el café concert Déjalo Ser, Donado 288, se presentó el “recital de humor” a cargo de Juan Verdaguer, quien, a sus 56 años de edad, gozaba de un éxito completo.

El quehacer teatral también tenía su lugar. La Comedia del Sur presentó la obra de Atilio Zanotta Váyanse al infierno, en el teatro del Socavón, Berutti 206, protagonizada por Elda Montiel, Olga Postigo y Osvaldo Cipriani.

Por su parte, en Donado 77, Teatro para el Hombre ofrecía la comedia El sostén de la familia, con Marta Avola y Héctor Castro.

En el rubro baile, Brancaleone (Alsina casi Dorrego) - “el castillo de este siglo”- presentaba Musicolor, propuesta para el sábado a la noche y las tertulias del domingos a las 17.

En el Salón de los Deportes estaban el baile de Ari Vieria, “el showman del color”, y Los Dinámicos.

Por último, la magia de la pantalla grande. El Palacio del Cine (Chiclana 174) ofrecía La diosa virgen, con Isabel “Coca” Sarli.

El Ocean (Chiclana 250), daba El sol rojo, con Alain Delon y Charles Bronson.

El Atlantic (Chiclana 227), a Pierre Richard en Se me subió la mostaza, y en el Plaza, Woody Allen y Diane Keaton interpretaban La última noche de Grushenko.

Movida de 1976 en Bahía Blanca, hace 41 años, un soplo de la vida.