Notas y comentarios.

Vidal salió a defender el ajuste

Por: Ricardo Salas

Era previsible, la gobernadora María Eugenia Vidal tuvo que salir mediáticamente en defensa del ajuste que deberá llevar adelante el gobierno de Mauricio Macri para reducir el déficit fiscal.y el regreso al Fondo Monetario Internacional (FMI). La mandamás de Cambiemos sufrirá un millonario recorte de la obra pública para este año. Pero el desafío será que esa medida se sienta lo menos posible en el Conurbano y que no se convierta en un eje de debate sobre su gestión bonaerense.

Seguramente ya escucharemos “la mezcla milagrosa de sabiondos y suicidas”, avisa un bufón legislativo del oficialismo.

Se sabe. Cualquier medida antipopular o explosiva como sería bajar drasticamente el gasto público “hasta donde más se pueda” puede conspiran contra la estrategia electoral de Cambiemos del año que viene. A eso hay que sumarle que el proceso inflacionario y los “tarifazos” están al frente del reclamo social.

Claramente Vidal se puso al frente de la defensa comunicacional de Cambiemos tras varios pasos en falsos del Gobierno nacional. En términos de estrategia discursiva, lo primero que hizo la Gobernadora fue reconocer la crisis económica y cambiaria que atravesó el país y que, sumado a otros factores, derivó en negociar un acuerdo con el FMI.

Vidal asegura que el rumbo económico adoptado por el macrismo es el indicado y ató casi todo con la pesada herencia que dejó el kirchnerismo.

“Ya sabemos que las condiciones que impondrá el FMI serán de restricción económica. Traerá más miseria y ajuste a las provincias y a los municipios”, vaticina la brava jefa del bloque de senadores de Unidad Ciudadana/ FPV, Teresa García.

Ante esta coyuntura política, la propia Vidal fue a Merlo buscando una “foto de acercamiento” con el intendente y a la vez, presidente del peronismo bonaerense, el “tano” Gustavo Menéndez. Dentro de la Gobernación de calle 6 entienden que necesitan retomar el diálogo con las distintas orillas del PJ para asegurarse “gobernabilidad”. Sobretodo con los intendentes identificados como “dialoguistas” con llegada a la terminal legislativa.

Vidal tiene en sus actuales ministros Cristian Ritondo (Seguridad) y Joaquín De la Torre (Gobierno) junto al bahiense subsecretario de Gestión Gubernamental, Iván Budassi, una versión de la “pata peronista”, dentro un gabinete técnico ministerial puro PRO, coordinado por el hábil negociador y jefe de Gabinete, Federico Salvai. Justamente, no pocos miran a su esposa, la ministra nacional de Desarrollo Social, Carolina Stanley, para ocupar una candidatura más que relevante en 2019 en la Provincia.

Desde hace un par de semanas, el Poder Ejecutivo pretende eliminar impuestos en las tarifas de los servicios públicos que van a parar a las arcas comunales. Esa decisión subió la tensión en la Cámara de Diputados.

Tensión en Diputados

La discusión por las tarifas se da después que el Senado le dió media sanción al proyecto de ley gubernamental que elimina los impuestos de las facturas de luz y agua que tienen como destino las finanzas municipales.

El que salió al cruce de la oposición fue el diputado “lilito” de la Coalición Cívica, Guillermo Castello, uno de los impulsores de la reducción tributaria en las tarifas, quien le exigió a sus pares de Unidad Ciudadana K y del Frente Renovador “massista” que en la próxima sesión “actúen coherentemente y de acuerdo a la preocupación que dicen expresar” y voten favorablemente el proyecto de Vidal que apunta a “aliviar el bolsillo de los bonaerenses”.

Personalidades tóxicas. Dentro del fortín parlamentario de Cambiemos dicen estar “sorprendido por el doble discurso” de la trinchera opositora con fuertes matices peronistas. Ya que mientras que a nivel nacional, “invocando un supuesto interés de no afectar el bolsillo, se opone demagógicamente a la normalización de las tarifas”, en la provincia de Buenos Aires, los intendentes y legisladores del kirchnerismo y “renovadores” de Sergio Massa “se oponen a la eliminación de tasas municipales”.

Después de una reunión entre legisladores e intendentes de distintos sectores peronistas en las diagonales, se pidió que el 6% (del proyecto oficial) lo paguen las empresas distribuidoras y no los usuarios como ocurre actualmente. La intención dicen, es no desfinanciar a los municipios que con esa recaudación pagan el alumbrado público local de cada ciudad.

La semana arranca con una doble jornada de huelga docente. El sindicalismo anunció un nuevo paro bonaerense para mañana – síntoma de la paritaria salarial “congelada”-- que se suma a la adhesión al paro a nivel nacional convocado para el miércoles. Vidal viene de anunciar que otorgará un nuevo adelanto del 2 por ciento a los maestros y mil pesos en concepto de presentismo, a cuenta de la pulseada salarial que ya casi concluyendo el primer semestre anual sigue en veremos. Con este nuevo incremento del 2 % , los docentes recibirán en total un 10% sólo en la primera mitad del año.

Desde que la Provincia comenzó en febrero la negociación paritaria salarial, hubo siete propuestas salariales rechazadas por el gremialismo por reiteración de flacas propuestas de bolsillo, más de una docena de reuniones de mesas técnicas y 4 días de huelgas docentes.

El líder del Suteba, Roberto Baradel, ya le avisó a la Gobernadora que a raíz de las turbulencias cambiarias que atravesó el Gobierno de Cambiemos y a la suba de precios por la inflación, el pedido de incremento salarial al Ejecutivo bonaerense será cada vez mayor.

Vidal dice estar dispuesta a volver a discutir siempre y cuando la inflación supere los acuerdos paritarios como con los aliados gremios estatales. No es el caso de los los docentes que jamás aceptaron la oferta oficial del 15 % en 3 cuotas.

El máximo responsable de Educación y Cultura “vidalista”, Gabriel Sánchez Zinny, salió a indicar que el nuevo incremento salarial otorgado a los docentes tiene el objetivo de que no pierdan poder adquisitivo. A priori, no empatiza con el sindicalismo del sector.

Acatamineto masivo o baja adhesión en clave política?. Todo indica que en las próximas horas la Gobernación saldrá a contrarrestar la medida de protesta docente. El anuncio del descuento de los días no trabajados será el arma elegida como estrategia comunicacional, más aún después de demostrar su “eficacia” a la hora de quitarle masividad a los paros, aunque no haya logrado evitarlos.

El sindicalismo apelará al descontento profundo entre los educadores ante la creciente campaña de desprestigio estatal, ya que han sido los propios docentes quienes desde hace años y sin recursos vienen sosteniendo la educación pública.