Una chica del Sur, la joya del ciclismo para los Juegos de la Juventud

“Quiero una medalla”, admite la campeona sudamericana junior

Una chica del Sur, la joya del ciclismo para los Juegos de la Juventud

17/4/2018 | 11:02 |

Una chica del Sur, la joya del ciclismo para los Juegos de la Juventud

Fotos:

   Valentina Muñoz tiene 16 años y se inició en la bici hace apenas cuatro en un pueblo de Río Negro, ya la fichó el Shimano Ladies Power, el mejor equipo continental, y sueña con una medalla en la cita olímpica de octubre en Buenos Aires en los Juegos de la Juventud.   

   Fue un mediodía de noviembre de 2014 en Maquinchao, un tranquilo pueblo del sur de Río Negro que no supera los 3.000 habitantes. Los Muñoz estaban sentados en la mesa para almorzar cuando Claudio, el papá, hizo una predicción que sorprendió a la familia: “No tengan dudas que Valentina va a correr en los Juegos Olímpicos de la Juventud”.

   “Fue muy emocionante escuchar eso de mi papá, con la experiencia que tiene. Recuerdo que mi mamá le preguntó por qué decía semejante cosa con tanta seguridad y él le dio una respuesta que me acompaña cada día: ‘Hayda, no tengas dudas que ella tiene el potencial de lograr lo que se proponga”, cuenta Valentina, a días de cumplir los 17.

   Dos años pasaron y la presunción de Claudio se hizo realidad, luego de que Valentina lograra la medalla de oro en la prueba contrarreloj en los Juegos Odesur de Chile, logro suficiente para que sea fichada por el equipo top de Latinoamérica (Weber Shimano Ladies Power) y confirmada para la cita olímpica que se realizará en Buenos Aires desde el 6 de octubre.

   Valentina practicaba varios deportes antes, pero hasta hacía 4 años no se había subido a una bici pese a que su papá tenía un equipo y su tío compite. Todo arrancó con una invitación de su papá: “Salimos a la ruta y, la verdad, me gustó. Pero lo que más más impresionó fue el entusiasmo de mi papá, que me dijo que se notaban mis condiciones naturales”, recuerda ella.

   Sus condiciones no se hicieron esperar, a los 5 meses  los Juegos Evita. Y allí, en Mar del Plata, impactó a todos al ganar la medalla de bronce en Scratch y ser cuarta en otras dos pruebas. “Llevaba muy poco tiempo y no sabía qué esperar. Por eso, cuando subí al podio, no lo podía creer”, recuerda. 

   Su éxito aumentó con la medalla de plata en el Campeonato Argentino de Pista, obtenida en su primera carrera en un velódromo. “En Maquinchao no hay ninguno y el más cercano está a 1.000 kilómetros. Por eso fuimos tres días antes a Mar del Plata para conocerlo y poder practicar. Llegué primera, cortada, pero no me dieron los puntos para ser oro. A todos les llamó la atención lo rápido que me adapté y el resultado que conseguí”, explicó.

 

   Desde ese momento consiguió más resultados que la acercaron a Buenos Aires 2018, pero con ellos las obligaciones y los sacrificios. “Recuerdo que un día mi papá me preguntó si realmente me gustaba, si era lo que quería. Más que nada fue una charla para advertirme lo que era el ciclismo. Me dijo que habría días difíciles, en los que desearía bajarme de la bici y no subirme más. Y fue verdad, muchas veces se hace duro salir a entrenar, por el frío, el viento, las nevadas, la lluvia. También es duro, a mi edad, tener que decirles que no a mis amigas que salen a divertirse".

   "Pero también hay momentos increíbles”, explica y cuenta la vez que su papá, viendo los trofeos y las medallas que viene acumulando Valentina, le dijo otra frase que le quedó marcada. “Ojalá yo hubiese sido como vos, tener tu talento… Aprovechalo”.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias