Contenido patrocinado.

Violencia en la escuela... ¿violencia escolar?

La crisis atravesó las instituciones educativas que ahora parecen debatirse entre apatías y violencias mientras asisten al progresivo vaciamiento del sentido para la que fueron fundadas.

La escuela era un continente seguro, los episodios agresivos, una excepción. Hoy sus paredes parecen porosas y la violencia social ingresa sin filtros. Hay violencias puntuales: el golpe, la tortura, la violación… Hay otras más sutiles pero no por eso menos dolorosas: insulto, humillación, indiferencia, maltrato verbal…

Para analizar la violencia escolar, tendríamos que pensar inicialmente que no se trata de violencia del escolar, sino de la que estalla en la escuela, en cualquiera de los integrantes de la comunidad educativa.

Decir que la violencia en las escuelas es solo el resultado de la intromisión de la problemática social es un argumento simplista. Si en la escuela siempre hubo algún tipo de violencia, ¿Por qué actualmente merece tanto debate?

Hoy está quedando como el único lugar de socialización y tramitación de las diferencias frente a la pérdida que ya señalamos de otros lugares constitutivos de encuentro con pares.

¿Por qué responsabilizar solo a la escuela? ¿Por qué pretender que los docentes hagan lo que nadie hace? El problema general de la educación argentina no se soluciona simplemente con la consabida capacitación docente. En todo caso, funcionarios, padres, comunicadores sociales también tiene mucho que aprender.

Siguiendo el pensamiento de Mariano Narodowski, la violencia en las escuelas solo podrá resolverse cuando desde los más altos niveles del Estado hasta cada uno de los padres, docentes, comunicadores, dejemos de regodearnos en el tema haciendo diagnósticos y nos hagamos cargo de lo que nos toca.

Los pequeños detalles constituyen las grandes hazañas, hay que seguir caminando, hay que seguir construyendo educación, consolidando instituciones que asuman la responsabilidad de educar con la misma rigurosidad académica desde el jardín maternal hasta el ingreso a los estudios superiores.

En Bahía Blanca, Colegio Rosario Vera Peñaloza ha ido consolidándose como alternativa sustentable de educación privada y laica ofreciendo doble jornada optativa en tres niveles educativos: Inicial (Jardín Maternal y Jardín de Infantes), Primaria y Secundaria. Como parte del crecimiento e innovación ha iniciado un proceso de inversión en tecnología informática para generar paulatinamente la infraestructura que permita incorporar eficientemente el uso de dispositivos aplicables en el aula.

Desde temprana edad comienza en el Jardín de Infantes la inmersión en el idioma inglés con una fuerte carga horaria que continúa a lo largo de toda la escolaridad. Los alumnos son preparados y alentados para rendir exámenes internacionales propuestos por la Universidad de Cambridge .

El idioma italiano se suma como segunda lengua al proyecto, presentándose los alumnos del Nivel Secundario a rendir los exámenes en la Scuola Dante Alighieri.

Campamentos, viajes de estudios, talleres, idioma, informática complementan y enriquecen el proyecto Educativo Modelo de Estimulación de las Competencias Intelectuales Múltiples

En el marco de una sólida formación académica sustentada en valores los alumnos de los distintos niveles se agrupan bajo diferentes proyectos solidarios. El objetivo es promover el compromiso y solidaridad de los alumnos con otras realidades.