Una desgarradora historia de explotación sexual y violencia en Bahía

Día Internacional de la Mujer

Una historia de prostitución y violencia: "Mi mamá me vendía por alcohol"

7/3/2018 | 13:00 |

Tuvo varias relaciones violentas y se enamoró a los 40.

Una desgarradora historia de explotación sexual y violencia en Bahía

Foto: Rocío Zabalza-La Nueva.

Por Belén UriarteBrenda Ghiberti, Sofía Frugoni y Sol Azcárate

   —Mi mamá me vendía por alcohol —dice y cae una lágrima.

  Después dos, tres. No puede parar de llorar.

  Paula recuerda y llora. Los recuerdos le duelen, le pesan. Necesita contar.

  Cuando tenía 8 años la tocaron por primera vez. Y luego la obligaron a prostituirse. Pero no dijo nada. Estaba amenazada.

  A los 13 tuvo su primera hija. Llegó tras un acto de desesperación: cansada de que su mamá la entregara a los hombres, decidió escaparse de su casa.

  —Me junté con el primero que pasó. Estuve 8 años con él y tuve dos hijos: la mayor y uno que murió. No podía salir de esa relación, él era alcohólico y me pegaba.

  Fue varias veces a la comisaría, pero no la escucharon. Y se cansó. Se cansó tanto que un día agarró un cuchillo, lo agredió y escapó. Él nunca más la molestó.

  Pero ese no fue el fin de su pesadilla. De los 16 a los 27 años, Paula decidió prostituirse para darles de comer a sus hijos. Siempre lo hizo por su cuenta, con clientes de Bahía y la zona. Y sufrió. Sufrió mucho.

  Aún recuerda cómo algunos clientes le pegaban, la insultaban y hacían con ella lo que querían. Y ella no podía decir que no. Necesitaba la plata.

  —¿Cómo saliste?

  —Quise salir porque ya me daba asco verme en el espejo, ver a mis hijos. Hoy no lo volvería a elegir, salgo a pedir. No me avergüenza decirlo.

  Paula es mamá de 12 hijos: dos fallecieron, cuatro viven con ella, tres están casados y con otros tres no tiene trato.

  —Me pegaban, me insultaban, para ellos soy una puta. Por eso no tengo contacto.

  Hace 16 años, Paula decidió cambiar de vida. Fue ayudante de albañil, trabajó en un geriátrico, cuidó a abuelos en los hospitales, limpió casas y vendió cosas por la calle. No siempre le alcanzó. Pero jamás pensó en volver a la noche.

  Cuando le preguntan por el amor, cuenta que recién se enamoró a los 40.

  Fue hace tres años, en el penal de Bahía. Fue a visitar a su primo y en esa visita, conoció al papá de su último hijo.

  Él está preso por robo y hace un tiempo lo trasladaron a Santa Fe.

  Pero Paula ya piensa en una vida juntos. Será desde agosto, cuando él recupere la libertad.

   —A veces la gente te juzga por lo que fuiste, pero siempre digo que tiene que saber lo que una vivió para juzgar. Si pudiera aconsejar a alguna de las pibas les diría que abran su mente, que se aferren a la familia, que hablen, que no se queden calladas.

 *El nombre es ficticio, pero la historia es real. El nombre fue cambiado para preservar la identidad de la protagonista.

***

    Contra la explotación sexual. Esa es una de las razones por las cuales mujeres de todo el mundo paran en el Día Internacional de la Mujer.

   Desde el #NiUnaMenos del 3 de junio de 2015, en Argentina los movimientos y las organizaciones feministas cobraron más fuerza. Y bajo consignas como #8M, #Yoparo, #NosotrasParamos, que circulan en las redes sociales, convocan a marchar mañana en diferentes puntos del país.

   En Bahía Blanca la marcha arrancará a las 18:30 desde la Plaza Rivadavia.

¿Por qué el 8 de marzo?

   Hay una polémica alrededor de esta fecha: se señalan dos hechos, ambos ocurridos en la ciudad de Nueva York.

   Por un lado, la manifestación masiva de mujeres de trabajadoras textiles realizada en 1857, donde se reclamaron mejoras laborales y rechazaron el trabajo infantil. Por el otro, el incendio de la Cotton Textil Factory en 1908, en el que 129 obreras fueron quemadas vivas por el dueño de la empresa.

   Cuentan que de las chimeneas de aquella fábrica salía humo violeta. Por eso hoy ese color representa al feminismo.

    En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres en Dinamarca, resolvieron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Y el 8 de marzo de 1917 mujeres rusas encabezaron una protesta contra la hambruna que después condujo a la revolución de Octubre y al establecimiento de un gobierno provisional que concede por primera vez el voto femenino.

    Finalmente, en 1975 la ONU estableció el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

 

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias