Un debate complejo

5/3/2018 | 06:30 |

El Gobierno nacional no pondrá obstáculos para que el Congreso discuta el proyecto de ley para legalizar el aborto, dando además “libertad de conciencia” a los legisladores de Cambiemos para que voten “de acuerdo con sus convicciones”.
Legalizar el aborto es una decisión ya tomada en varios países del mundo, como respuesta a los datos que maneja la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lo considera un tema de salud pública y derechos humanos e indica que en el mundo, cada año, se realizan 22 millones de abortos en forma insegura, los cuales producen la muerte de 47.000 mujeres y discapacidades en otras 5 millones. 
Cada una de estas muertes y discapacidades se podría evitar a través de “la educación sexual, la planificación familiar y el acceso al aborto inducido en forma legal y sin riesgos”. Lo cierto es que el aborto es una práctica que se desarrolla en todo el mundo y que, en nuestro país, las mujeres deben hacer de manera clandestina, en un mercado negro y asumiendo riesgos sanitarios importantes.
Pero antes de llegar a concentrar la discusión entre la legalidad o no de la práctica médica, el centro de esta esfera es también establecer, aceptar, asumir, dilucidar si ese embrión tiene vida desde el momento de su concepción -así lo establece la ley en nuestro país- y si el aborto es terminar de manera violenta con la misma.
El Instituto de Bioética de la Universidad Católica Argentina (UCA) asegura que la vida humana comienza con la fecundación, con la unión de un óvulo y un espermatozoide. “A partir de ese momento se está en presencia de un nuevo ser humano”. Profesionales de Ciencias Químicas dicen, en cambio, que “Un embrión en gestación no es un ser humano, es un embrión, que no podría llegar a término fuera del útero materno. No es correcto decir que es una persona desde el punto de vista biológico y social”.
El Código civil, por último, refiere que los derechos sobre el cuerpo humano son de carácter afectivo, terapéutico, científico y humanitario, y que la existencia humana es en la fecundación del óvulo por el espermatozoide, cuando se forma una unidad “biológica”. 
La discusión que se pretende plantear exigirá superar posturas personales o manejos políticos o de intereses. Cualquiera sea la decisión final, la misma debiera sostenerse en argumentos contundentes, fuertes, respetuosos y bien fundados. Las vidas en juego así lo exigen.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias