Columnas.

Aborto, matrimonio igualitario

Por: Maximiliano Allica

   El aborto, cuya despenalización se discutirá en breve en el Congreso, es uno de esos temas que divide de manera rotunda tanto a la sociedad como a la política, al punto de que cada dirigente toma una postura personal y casi no existen partidos que tengan una posición única.
   Un caso similar ocurrió con la ley de matrimonio igualitario, aprobada en 2010. De todos modos, el aborto genera mayor tensión porque se discute directamente sobre la vida y la muerte. Quienes están en contra de la despenalización argumentan que defienden la vida del niño por nacer y los que están a favor sostienen que se trata de salvar las vidas de mujeres que se exponen a intervenciones clandestinas.
   El tratamiento de esta ley fracturará a los partidos y coaliciones, así como unirá a diputados y senadores de extracciones diferentes. Incluso, antagónicas.
   Hace 8 años, el matrimonio igualitario impulsado por el Frente Para la Victoria, curiosamente, puso en una misma vereda a los entonces legisladores Néstor Kirchner, Patricia Bullrich y Margarita Stolbizer, quienes votaron por el sí. También lo hicieron Ricardo Alfonsín, Carlos Kunkel y Laura Alonso.
   Apoyaron asimismo la iniciativa Victoria Donda, Diana Conti y Fernando Iglesias. Entre otros, se puede sumar a dirigentes tan disímiles como Paula Bertol, Miguel Bonasso, Juliana Di Tullio, Toty Flores, Silvana Giúdici, Dante Gullo o el bahiense Juan Pedro Tunessi.
   En contra se manifestaron figuras como Gabriela Michetti, Federico Pinedo, Graciela Giannettasio, el apoderado del PJ Jorge Landau, Claudia Rucci o la actual gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone.
   Tampoco levantaron la mano la aliada de los Rodríguez Saá, Liliana Negre, ni César Gioja, hermano del ex gobernador de San Juan.
   Elisa Carrió se abstuvo, al igual que Alfonso Prat Gay, mientras que se anotó entre los ausentes Esteban Bullrich.
   La izquierda en pleno estuvo a favor.
   Se vienen semanas muy calientes y, según los pronósticos, una ley de despenalización del aborto tiene chances de aprobación en Diputados pero no pasaría el Senado.
   El tema está planteado. Seguramente, será cuestión de tiempo.