Sociedad.

Afirman que la endoscopía de Débora Pérez Volpin no fue grabada

Los investigadores encontraron las placas previas a la intervención, pero los médicos que llevaron adelante la operación no le colocaron al endoscopio el aparato necesario para grabar

La Policía de la Ciudad, a cargo del segundo allanamiento, confirmó hoy que el endoscopio con el que fue intervenida Débora Pérez Volpin el martes pasado en el Sanatorio de la Trinidad no grabó el procedimiento.

Según publicó TN, los investigadores encontraron las placas previas a la intervención, pero los médicos que atendieron a Débora no le colocaron al endoscopio el aparato necesario para grabar.

En el primer allanamiento, realizado el 6 de febrero, los policías porteños secuestraorn la historia clínica de Pérez Volpin, el libro de enfermería y la hoja de guardia del Sanatorio de la Trinidad.

Familiares, amigos y compañeros del periodismo y la política le dieron a Débora el último adiós en el cementerio de Chacarita, aunque previamente el cortejo pasó por Canal 13, el lugar donde trabajó 25 años.

Qué pasó

   Debora Pérez Volpin murió ayer a los 50 años como consecuencia de un paro cardiorespiratorio durante un estudio que se le practicaba en un sanatorio porteño de la clínica La Trinidad.

   La comunicadora había ingresado cerca de las 15:30 al sanatorio con el propósito de realizarse una endoscopia, ya que desde hace unos días sufría dolores estomacales. 

Qué es una endoscopía

   El médico gastroenterólogo y endoscopista Pablo Cura le explicó a Infobae que una endoscopía "es un estudio médico mínimamente invasivo que se realiza en todos los casos con anestesia general".

   "El tipo de anestesia que se utiliza se denomina neuroleptoanalgesia, que es una anestesia menor, no es la misma que se usa en casos de cirugía", detalló el miembro del departamento de Cirugía Abdominal y Proctología del Instituto de Oncología Ángel H. Roffo. Y agregó: "El riesgo de vida en un procedimiento de diagnóstico tiene puramente que ver con el riesgo anestésico".