Economía y campo.

Reclamo de camioneros: cada vez más violencia por los cortes en las rutas

Piden aumento de tarifas. Se han comprobado quema de camiones, descarga de granos e intimidaciones a los choferes.

   Camioneros autoconvocados vienen realizando fuertes reclamos en las rutas en demanda de un aumento de las tarifas que perciben por el transporte de granos, los cuales incluyeron episodios de violencia y atentados contra algunas unidades que no se plegaron a la medida.

   Entre los reclamos se incluyeron cortes de ruta en el norte y centro del país, quema de camiones, descarga de granos e intimidaciones a los choferes, según se pudo comprobar en videos y fotografías distribuidas por los damnificados a través de las redes sociales.

   Las cámaras de Puertos Privados Comerciales (CPPC) y la de Biocombustibles (CARBIO) rechazaron la medida de fuerza y denunciaron que los episodios de violencia se vienen produciendo desde este jueves 1. Los sucesos se repiten desde hace una semana y, por ejemplo, en el sur de Santa Fe bajó la circulación de camiones con cereales por temor de los propietarios a perder sus vehículos.

   La protesta llegó al mercado local de la Bolsa de Comercio de Rosario, ya que este lunes las transacciones fueron desalentadas por los inconvenientes logísticos causados para la entrega de la mercadería.

   Los camioneros denuncian que productores y acopiadores no pagan lo que corresponde por tonelada, y que la AFIP no hace nada para que respeten la tarifa que impuso. Según lo que dijo un chofer a Infobae, por un flete desde Rufino al puerto rosarino le pagan 15.000 pesos, pero tiene $10.000 sólo en gasoil. “Ponemos un capital de 500.000 pesos en la calle para ganar $ 5.000 y de ahí comemos, mantenemos a la familia y hasta pagamos un psicofísico anual que cuesta $ 5.000 (anual). El seguro sale $ 2.500 mensual y la verificación técnica nos cuesta $ 4.000 (anual). También por esto reclamamos”, explicó el trabajador.

“Hechos vandálicos”

   Uno de los casos de violencia fotografiado ocurrió con un camión Iveco, dominio AC146DT, que terminó calcinado, y su carga de girasol desperdigada tras ser atacado por un grupo de personas que participaba de una protesta de camioneros en la rotonda de las rutas nacionales 16 y 95 en Roque Sáenz Peña, Chaco.

   El chofer del vehículo, Roberto Leiva, de 51 años, dijo que cuando salía de cargar combustible en una estación de servicio próxima a la rotonda, fue interceptado por manifestantes que lo obligaron a estacionar y plegarse al paro en demanda de un ajuste de tarifas de transporte.

    Hasta ahí, consideró que la situación estaba controlada, pero cerca de la medianoche unos cinco hombres llegaron en un Chevrolet Corsa y una camioneta Ford azul, descendieron junto al camión y los vehículos se retiraron. Lo increparon a gritos exigiéndole que les dijera dónde estaba el propietario del camión, pero respondió desconocer el paradero del empresario transportista, lo que enardeció a este grupo de sujetos quienes abrieron los portones de la caja, volcaron la carga y arrojaron combustible a la cabina y le prendieron fuego.

   Los bomberos no pudieron apagar el incendio, el propietario apareció más tarde y realizó disparos, hubo unas tres personas heridas, aunque sólo una de relativa gravedad: Rodolfo Montiel, de 23 años, quien sufrió el impacto de perdigones en la rodilla izquierda.

   En tanto, la Sociedad Rural Argentina (SRA) repudió la "violencia contra transportistas y productores que en los últimos días fueron víctimas de hechos vandálicos por parte de grupos de camioneros autoconvocados que se manifestaban por aumentos de tarifas".

   Además, las entidades coincidieron en que "se producirán incumplimientos con exportaciones ya pactadas con el exterior, poniendo en riesgo los mercados del biocombustible".

El riesgo del puerto sucio

   El presidente de la Cámara de Puertos Privados, Luiz Zubizarreta, dijo que "el camino para los reclamos no puede ser la violencia ni la extorsión".

   La falta de ingreso de camiones a los puertos impide renovar la mercadería almacenada que permite cargar buques. Por esa razón, en los próximos días los exportadores se verán imposibilitados de cumplir sus obligaciones con los compradores extranjeros, lo que traerá "importantes sobrecostos a la operatoria, más litigiosidad y mala reputación para el país, lo que se conoce como puerto sucio en el mercado internacional".

   La entidad alertó sobre la "gravedad de la situación provocará la disminución en el ingreso de divisas para el país, a raíz de la virtual paralización de plantas y terminales agroindustriales, con la posibilidad, si la medida se extendiese, de suspensiones a sus trabajadores por falta de materia prima para poder operar".

Luis Zubizarreta, de la CPP.

   En tanto, la Cámara de Biocombustibles alertó que se producirán incumplimientos con exportaciones ya pactadas con el exterior, poniendo en riesgo los mercados del biocombustible. Asimismo, la entidad repudió la "violencia y el procedimiento extorsivo de esa medida de fuerza, que afecta a la exportación de biocombustibles".

   "En los próximos días, los exportadores se verán imposibilitados de cumplir sus obligaciones con los compradores extranjeros, lo que traerá importantes sobrecostos a la operatoria, más litigiosidad y pérdida de reputación del país (sus puertos serán considerados no confiables)", indicó. (NA)