Con las formas del ayer.

La visita de las Legrand

Hace 76 años, en febrero de 1942, llegaron a nuestra ciudad las mellizas Silvia y Mirtha Legrand, invitadas a participar de los bailes de carnaval organizados por la comisión oficial de corsos. 
Pocos días faltaban para que las Legrand celebraran sus 15 años de edad (nacieron el 27 de febrero de 1927) cuando arribaron para asumir un papel que hoy puede parecer menos curioso:  hacer “presencia” en los bailes de carnaval que se desarrollaban en la sala del cine Grand Splendid, en la segunda cuadra de Alsina, luego de quitarse las butacas del lugar. 
Consideradas “revelaciones gratas de la temporada”, Mirtha había terminado de filmar su primer protagónico en el cine, con Los martes, orquídeas, siendo considerada como una prometedora “estrella criolla”. 
Las mellizas pasarían varios días, “en contacto directo con el público, ofreciendo diversas novedades”, según una crónica de la época.
Los bailes del Splendid se convirtieron así en la sensación del momento, compitiendo con los del club Olimpo, en su salón de la calle Sarmiento, amenizados por la orquesta Belardi-Tamburelli; del club Estudiantes, en el Teatro Municipal, con la animación del conjunto orquestal de Nicolás Tauro; los bailes de disfraz organizados en el teatro Rossini por el Club Atlético Argentino de la calle Holdich, amenizados por Los zorros grises; los “carnavales cariocas” del club Dublin y los de Empleados de Comercio, en su sede de la calle Rodríguez, con la característica Imperial.
Mirtha y Silvia Legrand serían protagonistas destacadas de la historia del cine nacional. 
Mirtha, como es sabido, comenzó en 1968 una nueva etapa de su vida al presidir la mesa de sus almuerzos por televisión, una propuesta que, acaso en un fenómeno único, se extiende hasta nuestros días.