El regreso de un proyecto olvidado

18/2/2018 | 06:30 |

Un pedido de informes de la concejal Gisela Ghigliani (Unidad Ciudadana) trajo a la memoria la construcción del denominado "frente costero", obra que fuera presentada con toda la pompa y el brillo -fue definida por las autoridades municipales como "un hecho histórico"- y que hoy luce todo el olvido y el abandono.
La edil solicitó, al Departamento Ejecutivo, información sobre la posible entrega del municipio, en cercanías de ese sector -vecino al balneario Maldonado- de tierras destinadas a la construcción de una pista de Speedway y otra de motocross. Es decir: para carreras de motos, nada más ajeno al proyecto original.
El municipio no confirmó ni desmintió esa posible acción, aunque es claro que darles ese destino exigiría cumplir primero con algunos requisitos, desde una audiencia pública hasta una adecuación de la normativa urbana que rige en la materia, ya que ese sector, de acuerdo al Código de Planeamiento, debiera destinarse a espacios verdes y de uso público.
Más allá de la veracidad del pedido de las entidades relacionadas con estas prácticas -el Automoto Club Bahía Blanca y el club de Pilotos de Motocross-, resulta interesante rescatar del olvido el olvidado proyecto de materializar un frente marítimo, un paseo costero.
El interesante y valioso emprendimiento fue anunciado en 2011 por el entonces jefe comunal, Cristian Breitenstein, y se puso en marcha con la primera de sus tres etapas, mediante el aporte de 3 millones de pesos realizada por la gobernación de Daniel Scioli.
La obra tendría un desarrollo de 3 kilómetros sobre la costa, extendiéndose hasta el muelle de General Daniel Cerri, construido a principios de siglo XX por la compañía Sansinena. Incluía un bulevar, un mirador, varios muelles y un sector destinado al Instituto Argentino de Oceanografía dependiente del CONICET.
El emprendimiento no pasó de esa primera etapa, con una plaza de estacionamiento, una limpieza del sector y poco más. A pesar de lo incipiente del desarrollo, muchos bahienses comenzaron a volcarse al lugar, atento a que era el primer sitio donde el encuentro del mar con la ciudad se hacía real.
Hoy el lugar está abandonado. El acceso es un camino poco menos que intransitable, los pastos crecen y las estructuras se degradan. La posible continuidad de la obra no figura en ninguna agenda y su concreción no es más que un nuboso recuerdo.

Mustang Cloud - CMS para portales de noticias