Mundo Midget.

Midget: datos de color y estadísticas luego de la novena fecha del Estival 2017/18

Nuevo ganador, ocho clasificados al Playoff y muchos pilotos con posibilidades de sumarse al tren de los mejores doce. 

Por Tomás Arribas / tarribas@lanueva.com   

   Con nueve fechas desarrolladas, el Campeonato Estival de Midget 2017/18 completó el 50% de su recorrido total y el tercer cuarto del camino hacia a los Playoff, la etapa más emocionante del certamen de verano, que con la victoria de Brian Altamirano confirmó su octavo integrante.

   Pero el próximo viernes, ocasión en la que se dispute el noveno capítulo veraniego, última antes del receso, las probabilidades de incrementar ese listado son altas, habida cuenta que cinco pilotos de los mejores doce en la tabla numérica aún no conocieron la victoria.

   Ellos son: Luciano Franchi (3°), Gustavo Zennaro (6°), Sebastián Burgos (7°), Daniel Altamirano (9°) y Kevin Altamirano (10°). A excepción de Zennaro, quien partió en primera fila de final en dos ocasiones, el resto subió alguna vez al podio; dato que incrementa aún más la posibilidad. Y ni hablar de Fernando Caputo, hoy fuera de los 12 (está 17° en el certamen), vencedor en pista de la séptima fecha.

   La lista de aspirantes al éxito no muere allí, ya que nombres como el de Marcelo Weimann, Gabriel Schiebelbein y Gastón Pérez, los tres de deslucido arranque, parecerían haber encontrado la fórmula para dejar atrás la merma de potencia en sus unidades.

   Especialmente el Narigón, quien el pasado viernes ganó una semifinal y largó la prueba central en primera línea; su primer gran resultado tras la “reconciliación” con el motorista torquinstense Sergio Torres (dejó las huestes de Patricio Venturino).

   Como ocurre siempre, cada programación nos deja situaciones que valen la pena destacar y que aquí comenzamos a desglosar.

Sin margen de error

   La puja por un lugar entre los primeros doce gana emotividad con el paso de las programaciones. Si bien todavía hay 82 puntos en juego para el cierre del tramo regular, la brecha entre los aspirantes al Playoff es ínfima.

   Tal es así que de Matías Lastra Meler (ya clasificado), quien ocupa el 12° puesto en el certamen, a Fabián Colturi, escalonado 30°, hay 33 unidades de diferencia. Si uno tiene en cuenta que una fecha entrega 27, las posibilidades de aquí al cierre de la duodécima fecha sin infinitas.

   De hecho, las matemáticas indican que todos los pilotos rankeados tienen chances de Playoff. Aunque, claro, solo es posible en términos numéricos...

   Otro dato estadístico que acentúa la paridad existente hasta el momento es que, al cabo de nueve fechas disputadas, 23 pilotos han sabido ocupar un lugar entre los primeros doce del campeonato.

Divertirse, ante todo

   Otro de los que inició su camino veraniego con la vara muy alta fue Lucas De Acharán. No era para menos, el Rey venía de integrar su primer Playoff y de tutearse con la victoria.

   Pero de entrada nomás, un fuerte vuelco (le causó pérdida de conocimiento) lo condenó a remar contra viento y marea fecha a fecha...

   “Estoy contento porque el auto nació muy bien después de la quinta fecha, donde tuvimos que hacerlo todo nuevo después de pegarle al paredón. Habíamos pensado en dejar, porque no nos salió una buena en este campeonato. Pero los mecánicos, los amigos y la familia estuvieron atrás y nos pusimos como meta venir a divertirnos. Nos propusimos tomarnos las cosas de otra manera; si uno está tranquilo, y si tiene el auto, los resultados llegan solos”, contó el Rey luego de ganar la penúltima serie.

Autitos chocadores

   La joven Micaela Mata pasó de la alegría a la tristeza en un segundo. La bandera de cuadros la consagró escolta en el segundo repechaje y la clasificó a las semifinales; resultado que, para todo debutante, resulta valioso por donde se lo mire.

   Pero repentinamente, el aplauso popular se transformó en lamento. ¿Qué pasó? La joven piloto se quedó sin frenos y terminó volcando en la calle de escape que desemboca en el portón de boxes.

   “Se rompió el freno de mano en plena competencia. Cuando llego al portón de boxes lo veo a Prozorovich estacionado, lo intento esquivar girando para afuera, pero me llevé puesto un muñeco de gomas y terminé volcando. Estaba recontenta porque veníamos de seis fechas con mucha mala suerte, y un resultado así era muy importante para nosotros. Tengo una mala suerte tremenda”, sostuvo Mica.

Autitos chocadores II

   ¡Cerrar los ojos y agarrarse fuerte! Eso debió hacer Hernán Sartori en la décima serie, cuando en el ingreso a la curva 1-2 encontró girando a paso de hombre a la máquina conducida por Marcelo Cecconi, quien levantó su marcha metros antes por problemas mecánicos.

   El pobre Sartori no pudo sortear el encontronazo con el Carroña y terminó volcando al final de la recta principal.

   “Cecconi rompió y nunca se corrió de la pista. Somos amigos, compañeros y está todo bárbaro, pero cuando uno rompe tiene que salir del radio de circulación y tirar el auto adentro. Él no pudo hacerlo porque venían autos girando, pero si pudo salir hacia afuera contra el paredón”, contó Hernán.

   “Venía a fondo y empezando a cruzar el auto para doblar. De golpe, el de adelante mío pega un volantazo y lo esquiva, pero yo lo encontré de golpe y no pude esquivarlo. Se rompió mucho el auto, pero vamos a volver recargados”, concluyó.

No está muerto quien pelea

   El título le cuadra a varios, especialmente a Weimann, pero esta vez se refiere al Osito Schiebelbein, quien luego de candidatearse al título hasta la última fecha del Estival pasado renovó su estructura por completo para ir en busca del “1”.

   Si bien sus producciones iniciales dejaron bastante que desear la sensación cambió el viernes, donde, más allá del resultado, la unidad mostró un veloz y sólido andar.

   “Estoy tranquilo porque volvimos a tener un auto parecido al del año pasado. De hecho, es la primera vez en lo que va del torneo que anda tan bien el conjunto completo. Ojalá que cuando pongamos el nuevo motor de Tito (Purretta) mejore todavía más. No vamos a bajar los brazos, haremos todo lo posible por tratar de manotear una final y mantener la ilusión para entrar a otro playoff.”, sostuvo Schiebelbein.

A río revuelto, ganancia de Oyola

   Restaba vuelta y media para el final de la décima serie y la inminente victoria de Kevin Altamirano quedó sin efecto por el vuelco de Sartori. En el relanzamiento, con Sebastián Burgos adelante, la rotura en la llanta trasera derecha del Flecha motivó la segunda detención.

   Y en la tercera, la vencida, Oyola sorprendió a Burgos, le manoteó la punta y se fue decidido a su primer éxito en dicha instancia.

   “La verdad que estoy muy feliz. Hace dos fechas que el auto dio un salto importante y eso me da mucha confianza para manejarlo. En la última largada solté justo y pude irme adelante. Por ahí tendría que haber levantado un poco pero no quería que me pasen”, contó Mati.

¿Pieza clave?

   Junto al motor de Gustavo Zennaro, preparado en Río Colorado por la familia Etchagaray, cuelga un racimo de ruda que, según su propio grupo de mecánicos, resulta indispensable a la hora de afrontar cada competencia del certamen.

   “No puede faltar la ruda”, expresó el ex piloto Rodrigo Buiani. “Sí, pero si yo no trabajo el auto no arranca”, contestó entre risas el chasista Fernando Rodríguez.

   Más allá de la broma, no son pocos los que apelan a alguna superstición para ahuyentar la mala suerte.

   Por lo menos al ex subcampeón, hasta el momento, le viene funcionando.